El descontrol por los planes sociales sacude al Gobierno

OPINIÓN 07 de agosto de 2021 Por Alejandro Cancelare*
06-lomas2

Los movimientos sociales, los intendentes del Conurbano y La Cámpora siguen tensionando por la crisis económica y el manejo de los presupuestos para los sectores más postergados. El copamiento a la Municipalidad de Lomas de Zamora puso en alerta al Frente de Todos.

"No la vieron venir a pesar de que todas las alertas estaban sonando", dijo un importante funcionario del gobierno nacional que mantiene una constante relación con los grupos piqueteros, organizaciones sociales, o como últimamente más les gusta denominarse, "trabajadores de la economía informal y popular", eufemismos para no decir lo que son, organizaciones políticas que manejan miles de millones de pesos y que no están dispuestas a ceder en pos de "llevarle comida a nuestra gente",

Las diferencias entre el Movimiento Evita, Barrios de Pie, la CCC y el Movimiento Teresa Rodríguez, uno de los más extremistas de todos, son muchas, pero también tienen un común denominador. El considerarse el único vehículo autorizado para que el gobierno asista a los ciudadanos que se caen del sistema económico y productivo y deben ir en busca de una bolsa de productos, alimentos y comida caliente.

Lo que sucedió ayer en Lomas de Zamora, donde fundamentalmente el MTR, acompañado por otros grupos "sociales" se manifestaron al frente del municipio y apenas escalaba la protesta fueron repelidos por las fuerzas de seguridad desplegadas con balas de goma y gases lacrimógenos no fue casual y mucho menos lo que sucedió luego, cuando el desbande llegó y continuó hacia dentro de la sede municipal, donde todavía hoy contabilizan los daños y el mini saqueo producido.

Desde el momento en que se empezó a debatir la lista de diputados nacionales de la Provincia de Buenos Aires del Frente de Todos el Ministerio de Acción Social quedó en un virtual estado de acefalía. Daniel Arroyo, el ministro que será reemplazado por Juan Zabaleta, ya había quedado casi al margen de la cotidianeidad gubernamental y los grupos que retenían el manejo de la mayor parte de las dependencias sólo pujaban por quien podía reemplazarlo.

Allí subsisten las tensiones entre La Cámpora, el Movimiento Evita, Barrios de Pie, la CTEP de Juan Grabois y los intendentes, que mantienen algunos resortes del ministerio. Y, en cada territorio, como ya informó MDZ, estas alianzas se modifican o fortalecen según sea necesario para estos sectores.

Los grupos que se manifestaron ayer en Lomas de Zamora son los más radicalizados de todos, pero mantienen ciertas conexiones con el oficialismo. Sin embargo, los diferentes cortes que se habían registrado desde hace un mes en el tramo del Ferrocarril Roca por múltiples pedidos advertían que podía expandirse. Incorporación a puestos formales de trabajo de trabajadores precarizados, aumento de los presupuestos para los comedores y otras solicitudes se expusieron de manera masiva.

Otras organizaciones, en mayo, habían colmado la avenida 9 de Julio. Estos estaban relacionados con Barrios de Pie en Lucha, una escisión de la corriente que encabeza el actual funcionario y candidato a diputado nacional Daniel Menéndez.

"Marchar y avanzar sobre la Municipalidad que conduce Martín Insaurralde, un aliado estratégico de Máximo Kirchner y La Cámpora, debe ser atendido como un dato político relevante. No sucedió en Almirante Brown, donde hay tensión entre el intendente Mariano Cascallares y el kirchnerismo más extremo, o en Esteban Echeverría, donde Fernando Gray se le plantó a Máximo", comentó un conocedor de todo lo que pasa en el microsistema social oficialista del Sur del Gran Buenos Aires.

Las localidades mencionadas por esta fuente no fueron al azar. Las tres son peronistas, pero tienen diferencias entre sí, y quien más fuerte políticamente está es el de Lomas de Zamora. "Ni siquiera marcharon en Lanús, que es del PRO", agregó.

Según Guillermo Viñuales, ex jefe de Gabinete en el municipio que conduce Insaurralde ahora aliado con Juntos por el Cambio, "lo que salió a la superficie es la tensión y la desconfianza que se tienen los intendentes y los movimientos sociales", algo que el propio Emilio Pérsico se encargó de poner en claro hace tiempo cuando los criticó por no brindar las herramientas que los asistentes a diferentes planes necesitan.

"Los intendentes abandonaron el territorio, es todo marketing, sonríen en televisión, hablan de 'podemos', de 'ciudadanos', todas cosas vacías", sostuvo hace unos meses Pérsico, que ya definió competir en La Matanza contra Fernando Espinoza. Otro de los suyos, Leonardo Grosso, aparece como candidato a concejal en San Martín para ratificar su intención de ser el sucesor de Gabriel Katopodis y Fernando Moreira en esa localidad. Grosso había asumido como diputado nacional hace dos años y mantiene una gran relación con Máximo Kirchner y Sergio Massa.

El Movimiento Evita logró llegar a la conducción del municipio de Moreno, al oeste del Gran Buenos Aires, en la que Mariel Fernández ganó la PASO tras disputar una feroz interna en 2019 contra un excamporista, Walter Festa.

Parte de esta tensión apareció tras la decisión de Alberto Fernández de reemplazar a Arroyo por Zabaleta, un intendente que conoce el manejo de las organizaciones sociales. Si bien en su localidad, Hurlingham, pudo consolidar un acuerdo con el Evita, a quien le cedió una subsecretaría, sabe también que todo tiene un límite y está dispuesto a fijarlo.

 

 

* Para mdzOnline

Te puede interesar