Duro de domar: la inflación no cede y ya se instala la idea de un piso en 40% para el año próximo

ECONOMÍA 14 de agosto de 2021 Por Leandro Gabin*
507959

El dato de inflación de julio, que dio 3% (por encima de lo que había dejado filtrar el Gobierno), mostró que el aumento de precios en la Argentina es duro de domar. En el acumulado del año (siete meses) ya se llegó al 29% que planteó Martín Guzmán en el Presupuesto y se encamina a terminar más cerca de lo que estimaban las consultoras y bancos (denostadas por el mismo ministro de Economía, el Banco Central y parte del Gabinete) en torno al 50% anual.

Más allá de que pueda haber alguna reducción en el margen en los próximos meses, lo cierto es que la batería de medidas para estimular la economía y la emisión monetaria "aseguran" un 2022 también complejo en términos inflacionarios. 

El consenso de los bancos y las consultoras, medido por LatinFocus, cree que este año el IPC cerrará en 49%. Pero el dato es que no habrá una desaceleración el año próximo, como promete Guzmán y su equipo, sino que la Argentina tendrá una inflación "crucero" superior al 40%. En base a eso, la  estimación promedio habla de un incremento del 42,5% para el 2022. 

Consultoras a la carga

Pero hay algunos más pesimistas. Los que creen que los precios treparán aún más el año próximo son BBVA Argentina (pronostica 50%), Eco Go (48,5%). Empiria Consultores (51%) y OJF & Asociados (52,1%). 

Guzmán ya había criticado en febrero de este año a las consultoras y los bancos que pronosticaban un IPC elevado. De hecho, en reuniones, señaló que eran los que fogoneaban la remarcación de precios porque influían en las expectativas. Además, el ministro les enrostraba la proyección errada del 2020, que obviamente no contemplaba una pandemia y la cuarentena estricta que bajó la inflación (y desplomó el crecimiento).

"Si miramos lo que pasó en 2020 y me dan las proyecciones del mercado, la inflación que proyectaban era entre 50 y 60%. Nosotros, les decíamos, apuntábamos en que fuera entre el 22 y el 40% y fue del 36%", decía el ministro de Economía. 

Equipo económico versus consultoras

Miguel Pesce, el titular del BCRA, más atrás en el tiempo, también le había "pegado" a las consultoras. En una nota a Bloomberg de enero del 2020, fustigó a las consultoras y analistas que pronostican indicadores en el REM (Relevamiento de Expectativas de Mercado), a que tengan que mejorar la calidad de sus pronósticos porque en 2018 y 2019 se equivocaron. Pesce primero los mandó a ajustar los modelos (de estimación) y después, a través de los medios oficialistas, lo repitió en tono peyorativo. Eso hizo que varias consultoras dejaran de participar del REM del BCRA pero mantuvieron sus estimaciones en las que realiza LatinFocus. 

¿Volverán a acertar como -aparentemente será- este año las consultoras? Los economistas profesionales ven que el gasto electoral y la emisión monetaria aseguran más presiones inflacionarias para el año que viene. Anclar al dólar, lo que hizo el Gobierno este año, no funcionó y en el 2022 tendrá que acelerar el crawling peg para recuperarse del atraso cambiario de este año. ¿Con un dólar más alto y una economía más normalizada habrá más o menos inflación? En el mercado creen que la Argentina viaja a una inflación crucero de entre 40% y 50% anual, peligrosa y con un alto costo en términos del poder adquisitivo. 

"Argentina navega cómodamente en una inflación del 50% anualizada (lo cual ubicaría a la economía en un régimen de alta inflación), de la cual no hay perspectivas de una moderación significativa", dice la consultora LCG, una de las "echadas" por Guzmán y Pesce del REM. La inflación "multicausal" tiene larga vida en la Argentina. 

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar