Los talibanes llegan a Kabul y asedian la capital tras una ofensiva relámpago

INTERNACIONALES 15 de agosto de 2021 Por Simón DERONDA
OSNT3GQ4WJT3H7HN5FUXKSVGTQ

Los talibanes han llegado a Kabul y asedian la capital afgana, después de que este domingo por la mañana cayera Jalalabad, la otra gran ciudad que aún estaba en manos del Gobierno de Afganistán. La ofensiva relámpago de los fundamentalistas amenaza con provocar la caída del Ejecutivo. El ministro del Interior afgano ha anunciado ya que trabajan para que haya un traspaso pacífico del poder a un “Gobierno de transición”. La milicia islamista asedia la ciudad por todos los frentes, pero según Reuters, la cúpula de la guerrilla insurgente ha pedido a sus soldados que eviten la violencia en la toma de la capital.


“No queremos ni un solo civil afgano inocente herido o muerto mientras tomamos el poder, pero no hemos declarado un alto el fuego”, ha declarado un jefe talibán en Doha (Qatar), donde se estaban manteniendo conversaciones para el cese de las hostilidades. Un portavoz de la milicia asegura que están negociando con el Gobierno la “rendición pacífica” de Kabul.


El ministro del Interior en funciones de Afganistán, Abdul Sattar Mirzakwal, ha confirmado el inicio de negociaciones con los talibanes para traspasar el poder a un Gobierno de transición. En una comparecencia ha indicado que “la trasferencia de poder al Gobierno de transición se llevará a cabo en un entorno seguro y pacífico”, según recoge la cadena afgana Tolo News, citada por Efe. Suhail Shahein, portavoz de los insurgentes, ha asegurado en declaraciones a la cadena británica BBC que la milicia también busca una transición de poder pacífica que se produzca en los próximos días.

Fuentes diplomáticas y medios locales apuntan a que Ali Ahmad Jalali, un antiguo ministro de Interior y académico que se formó en EE UU, podría encabezar un Ejecutivo interino de transición, aunque no está confirmado si los talibanes están de acuerdo.

El ministro ha confirmado también que se ha llegado a un acuerdo preliminar con las milicias para evitar una ofensiva armada en la capital, una ciudad densamente poblada que suma a sus 4,4 millones de habitantes a los ciudadanos desplazados por el conflicto que han buscado refugio en sus calles en las últimas semanas.
La situación es de pánico en Kabul, según Efe, con las autoridades afganas pidiendo a todos los funcionarios que abandonen sus puestos de trabajo y vayan a sus hogares, mientras cierran tiendas y bancos, con el tráfico paralizado por grandes atascos.


Los combatientes talibanes tienen orden de no entrar en la capital afgana y de mantenerse en los accesos a Kabul, según ha afirmado este domingo un portavoz de la milicia en declaraciones recogidas por France Presse (AFP).


“El Emirato Islámico ordena a todas sus fuerzas que permanezcan a las puertas de Kabul, que no intenten entrar en la ciudad”, ha tuiteado Zabihullah Mujahid, portavoz de las milicias islamistas. Poco antes, habitantes de la capital habían señalado la presencia de los talibanes en la ciudad. “Hay combatientes talibanes en nuestro barrio, pero no hay combates”, ha declarado un ciudadano a AFP.

Según Reuters, se han escuchado disparos en varios puntos alrededor de Kabul. “Las fuerzas de seguridad del país, en coordinación con los socios internacionales, controlan la situación de seguridad en Kabul”, aseguró en Twitter la oficina del presidente afgano, Ashraf Ghani.

El presidente está manteniendo contactos urgentes con Zalmay Khalilzad, enviado especial de EE UU en Afganistán, y con altos mandos de la OTAN, según fuentes de su Gabinete.

Los talibanes están pidiendo a los afganos que no se marchen del país por miedo. Aseguran que no pretenden vengarse de nadie y que todos aquellos que han servido en las fuerzas de seguridad gubernamentales y en el ejército serán perdonados.

Los hospitales y el aeropuerto seguirán operando y los suministros de emergencia no se verán interrumpidos, ha asegurado un portavoz de los talibanes citado por Reuters. Los extranjeros que se encuentran en Kabul podrán salir de la ciudad, si así lo desean.

 

Evacuación de personal internacional y colaboradores

Las labores de evacuación del personal diplomático y colaboradores se han acelerado y Estados Unidos ha comenzado ya a evacuar su Embajada con helicópteros que conectan con el aeropuerto, tras el envío de tropas para proteger al personal. La semana pasada, la inteligencia estadounidense estimaba que los talibanes tardarían al menos tres meses en llegar a Kabul. Este sábado aún se creía que contaban con al menos otras 72 horas antes de que conquistasen la ciudad.

Miembros de equipos esenciales estadounidenses trabajan desde el aeropuerto de Kabul, según fuentes estadounidenses. Una fuente de la OTAN asegura que la organización “está evaluando los desarrollos en Afganistán de manera constante”. “Estamos ayudando a mantener las operaciones en el aeropuerto de Kabul para mantener a Afganistán conectado con el resto del mundo”, ha aclarado la fuente anónima, que ha añadido que la seguridad del personal es “primordial”.

El Ministerio de Exteriores español acelera los planes para la evacuación de españoles y colaboradores afganos en Kabul, que se realizará “en cuanto sea posible”. El Gobierno británico también ha manifestado que están trabajando en estos momentos para proteger al personal británico y ayudar a antiguos colaboradores a viajar a Reino Unido. El Ejército alemán iniciará este lunes los preparativos para evacuar a sus ciudadanos, personal de la embajada y trabajadores locales de Afganistán sin esperar al mandato del Parlamento, informa el diario Bild.

Tras la toma de Jalalabad este domingo por la mañana, Pakistán ha cerrado su frontera con Afganistán, un territorio que ahora está bajo control talibán, según ha informado el ministro del Interior pakistaní, Sheikh Rashid Ahmad. El único punto de salida del país en estos momentos es el aeropuerto de Kabul, todavía bajo control gubernamental.

Desde que el pasado abril el presidente estadounidense Joe Biden anunciase la retirada de todas sus tropas del país después de 20 años de guerra antes de la fecha simbólica del 11 de septiembre, los talibanes han tomado el país a una velocidad de vértigo. A principios de mayo la guerrilla inició una gran ofensiva en la provincia de Helmand. Para mediados de julio los insurgentes controlaban ya la mitad de los distritos del país, según un general estadounidense. El 6 de agosto, la ciudad de Zaranj, en el sur, se convirtió en la primera capital de provincia en caer a manos de la milicia. Desde entonces, han ido tomando una tras otra en una ofensiva relámpago hasta llegar este domingo a Kabul.

Fuente: El País

Te puede interesar