Los rigurosos requisitos que debe cumplir Ámbar de Bedenedictis para estudiar en una exclusiva universidad de París

ESPECTÁCULO 19 de agosto de 2021 Por Julia VOSCO
maxresdefault-2-e1608492676135

Desde el domingo pasado, Ámbar de Benedictis ya se encuentra en París acompañada de su mamá, Juana Viale, y su abuela, Marcela Tinayre. Y supuestamente en setiembre arrancaría sus clases en la célebre universidad parisina, La Sorbona, que está constantemente clasificada entre las las mejores universidades de Europa.

Si bien no está claro qué va a estudiar, Marcela Tinayre aseguró que no es cine como se dijo en un primer momento, tampoco sería una carrera, sino un curso relacionado con arte. “No recuerdo bien cómo se llama lo que va a estudiar”, le había asegurado la abuela de Ámbar a Ángel de Brito hace una semana.

No es fácil ingresar a la prestigiosa universidad parisina, la misma donde estudió Marie Curie. Esta prestigiosa institución educativa reconocida en todo el mundo nació en 1257, fue fundada por Robert de Sorbon, y finalmente se convirtió en la actual Facultad de Humanidades de la Universidad de Sorbonne.
 
Hay varios requisitios, uno es hablar y escribir perfectamente francés, algo que Ámbar de Benedictis hace muy bien, además es egresada del Liceo Francés. Todos los programas se imparten en ese idioma. De todas maneras, los estudiantes que no cumplen con ese requisito, pueden hacer un programa intensivo de idioma francés durante uno o dos años.

Si Ámbar de Benedictis eligió estudiar algo relacionado con las artes, seguramente asistirá a la Sorbonne Nouvelle. Situada en el corazón del Barrio Latino en el distrito quinto de París, la Universidad Sorbonne Nouvelle propone diplomas y cursos multidisciplinares de alto nivel en las áreas de Lengua, Literatura, Artes, Ciencias humanas y sociales. Gracias a su influencia internacional, la Universidad ha puesto en práctica una política de acogida e integración de estudiantes internacionales que representan  el 30% de su población, y Ámbar será parte de ella.
Ella es una de los 8.000 jóvenes extranjeros que fueron admitidos este año para estudiar en París, pero estaba bloqueado su entrada al país a personas provenientes de países “rojos” (la calificación que impusieron en Europa para países con grandes cifras de contagio por COVID, como Argentina) desde junio debido a la pandemia. Es decir: hasta último momento Ámbar no sabía si iba a poder ingresar a Francia por esta cuestión.

Te puede interesar