“No sabía si publicar esto”: la Leona mamá mostró una foto del antes y después de su bebé tras los Juegos Olímpicos

DEPORTES 20 de agosto de 2021 Por Julia VOSCO
2EYJJMHCJJBLRHK3IL3BKSU5VM

Rocío Sánchez Moccia fue noticia en estos Juegos Olímpicos de Tokio, no solo por haberse consagrado con el seleccionado de hockey, sino porque además había ido a competir tan solo cuatro meses después de ser mamá. Hoy, después de haber ganado la medalla plateada, la delantera de Las Leonas habló con TN Deportivo sobre el reencuentro con su hija Francesca y cómo el mes de competencia a reforzó -y cambió- el vínculo entre ambas.

“El reencuentro fue hermoso. Me encantó volver a abrazarla y a estar con ella. Necesitábamos ese contacto piel con piel porque fueron muchos días (28) los que estuvimos separadas. La verdad es que tenía ganas de volver a la rutina, porque de alguna manera uno se acostumbra a eso y se siente cómodo”, indicó.

Sánchez Moccia, de 33 años, es una de la jugadoras más experimentadas del plantel de Las Leonas y tuvo la particularidad de haber sido madre primeriza, poco antes de los Juegos. Después de hablarlo con su familia, sus compañeras y su entrenador, decidió aceptar el desafío de competir en Tokio, aunque eso le costara estar lejos de Francesca.

“Lo que más me costó de la separación con mi hija fue la parte previa a los Juegos Olímpicos. La realidad es que mientras estuve allá estaba muy enfocada en conseguir el objetivo y además, estaba convencida de la decisión que había tomado. No te voy a mentir porque cuando llamaba a mi casa y la veía se me caían las lágrimas y la extrañaba, pero siempre fui consciente que había hecho el esfuerzo para competir”, aseguró.


Por otro lado, dijo que el acompañamiento de su familia fue crucial para tomar la decisión: “Me dio mucha tranquilidad saber que ella estaba con mi familia. Mi mamá, mis suegros y, por supuesto, mi novio fueron un sostén vital para que la distancia con mi hija no fuera tan difícil. La realidad es que todo sucedió mucho mejor de lo que me imaginaba”.

Después de Tokio, Roció disfruta de un par de días de vacaciones, antes de volver a la actividad con su club, el Liceo Naval, y de volver a entrenar con el seleccionado argentino para el Mundial del año próximo.

“Estoy de vacaciones y aprovechando a full con la beba. Estoy aprendiendo a ser mamá otra vez, a bañarla a darle la mamadera. Estamos volviendo a reencontrarnos con esa rutina previa”, le explicó la Leona a TN Deportivo. Por último, Rocío dijo que la separación cambió los hábitos. La pequeña Francesca no quiso volver a tomar la teta y solo acepta la mamadera. Fue un cambio que sorprendió a la jugadora, pero que terminó por aceptar.

“Tuve una sensación extraña cuando me di cuenta que la beba se había acostumbrado a tomar la mamadera y ya no quería la teta. Fue difícil, pero entendí que tenía que soltar. La situación se dio así y hay que aceptarlo. Muchas veces nos cuesta más a nosotros que a ellos aceptarlo, pero la realidad es que yo la veo feliz”, finalizó.

Su mensaje en redes
Hoy, a poco más de dos semanas el logro, Sánchez Moccia decidió compartir cómo había sido el reencuentro con la pequeña Francesca y develó algunas intimidades. Indicó que la beba dejó de tomar la teta, algo que hoy le “cuesta aceptar”, pero que seguirá adelante.

“No sabia si subir o no subir esto, pero recién nos sacamos una foto (ultima foto) que me identifica hoy con Fran y que me costó y todavía quizás un poco me cuesta aceptar pero es lo que somos hoy y también éramos en la primer foto. Mama e hija, juntitas”, escribió.

Con un par de imágenes en las que se la ve amamantando o sacándose leche, la joven continuó con su posteo.

“Francesca tomó leche materna desde el día que nació, fuimos unas afortunadas en poder transitar todo lo que fue la lactancia sin ningún problema, pero después empecé a entrenar y por tiempos decidí empezar con lactancia mixta, y en mi cabeza siempre pensaba volver a darle la teta cuando volviera de los Juegos Olímpicos” relató.

“Mientras estuve en Japón me saqué leche todos los días, 3 a 4 veces por día , para poder tener aunque sea algo de cantidad para volver e intentar otra vez darle la teta, y lo hice feliz y con amor. Sin embargo eso nunca pasó. Fran no quiso volver a tomar la teta, lo intenté, mejor dicho lo intentamos pero no funcionó. Me dolió, pero también la entendí, fueron muchos días sin tomar su tetita y ella también esta bien con su mamadera y su leche de fórmula, que es igual de buena, rica y saludable como es mi leche materna. Si ella está feliz así, yo también”, reflexionó la Leona.

“Esto también fue parte de mi decisión cuando decidí intentar jugar los Juegos Olímpicos , y al final las dos cosas tuvieron final feliz. Siempre hay más de lo que se imaginan, que no se ve en unas fotos o historias de Instagram”, finalizó.

Fuente: tn

Te puede interesar