Cumplir horarios para asistir a marchas y mantener el plan social: el negocio detrás de los beneficios

POLÍTICA 21 de agosto de 2021 Por Carlos Arbía*
520985

Las impactantes y reveladoras imágenes mostradas el miércoles pasado donde se pudo observar en vivo el modus operandi de como los líderes de los movimientos piqueteros utilizan a la gente para amar una protesta social cortando por más de 6 horas la Avenida 9 de Julio dejó en evidencia el manejo de los planes sociales que hace un mes había adelantado iProfesional en un estudio especial. 

El miércoles pasado los argentinos pudimos observar en vivo cómo funciona esta especie de negocio montado por los líderes de varios movimientos sociales que son los que manejan las tarjetas del Banco Nación que provee al ANSES para cobrar los planes sociales. En este caso, se trató de la una marcha de protesta armada frente al ministerio de Trabajo por el movimiento social Organización Clasista Revolucionaria (OCR) un desprendimiento del Movimiento Evita que fue fundado por dos funcionarios del Gobierno como Fernando Chino Navarro y Emilio Pérsico.

Se pudo observar a unos 500 hombres y mujeres con chalecos rojos que decían "seguridad" y con una bandera del Che Guevara estampada que controlaban la asistencia de unas 80.000 personas al acto. Las personas que asistieron a la marcha estaban divididas entre cobrantes, que son los que ya tienen un plan social, y no cobrantes, que son los que están a la espera de cobrarlo, y la mayoría de los mujeres y hombres que tenían el plan comentaban que recibían unos 12.000 pesos por mes.

Este es el valor mensual de un Plan Potenciar Trabajo que otorga el ministerio de Desarrollo Social a través de la ANSES.

El mecanismo funciona de la siguiente manera:

1. Cada asistente al acto antes de retirarse del mismo tenía que depositar en una bolsa de los controladores el número firmado por el puntero o encargado del comedor o merendero de su juridicción que lo citó por medio de un mensaje de Whatsapp para asistir a la marcha.

2. De esa manera, quienes participaron en la marcha demuestran a los líderes de la organización que estuvieron presentes depositando en esa bolsa el número que le dieron en un merendero o en un comedor de su distrito antes de asistir a la marcha.

3. Si se demuestra que la persona faltó a la marcha, las personas contaban que el líder le saca directamente la tarjeta de débito del Banco Nación a la persona que faltó y se la otorga a otro que está esperando anotarse para cobrar un plan.

4. Para no perder el plan social la persona puede enviar a un familiar o alguna otra persona pero tiene que pagarle 2.000 pesos al líder porque no asistió al acto como una especie de castigo.

5. Esa persona que asistió al acto en remplazo de otro puede en el futuro acceder a un plan social si el puntero político se lo otorga.

ANSES, sin control sobre los planes

Cada uno de los aproximadamente 500 controladores tenía un cuaderno donde los asistentes al acto debían firmar luego de entregar el número. Lo que llama la atención es que no figuraba el documento de ninguno de los asistentes solo nombre y apellido y la firma. Esto muestra que muchas de las personas que utilizan esas tarjetas de la ANSES o el Ministerio de Desarrollo Social para cobrar el plan no son las dueñas de las mismas ya que se la pueden sacar y dársela a otra persona sin intervención del estado.

El clientelismo político aporta una novedad. Las convocatorias a las marchas se hacen a través de grupos de Whatsapp de hasta 500 personas. Los líderes de estos movimientos sociales de las distintas jurisdicciones son por lo general dueños de merenderos y comedores subsidiados por el estado y convocan a los manifestantes por un mensaje directo a su celular. La mayoría tiene planes Potenciar Trabajo por los que reciben unos 12.000 pesos mensuales.

Podemos concluir de acuerdo a todo los observado a través de las imágenes y los relatos de los manifestantes que en su mayoría no se trata de personas que marchan para protestar que no tienen un plan social. La mayoría de ellas ya lo cobra y va a las marchas organizadas para que el líder del movimiento social o del merendero o comedor de su jurisdicción no le saque el plan y donde el estado que lo otorga al parecer no tiene ninguna injerencia para otorgar o sacarle un plan a una persona.

De acuerdo a los testimonios de los manifestantes, en varios casos es el líder del movimiento social el que le otorga la tarjeta de débito del Banco Nación al beneficiario y no la ANSES donde tiene que hacer el trámite para obtenerlo. Esta llamada "filtración de los planes" es un aspecto que han comenzado a investigar en forma conjunta la ANSES a cargo de Fernanda Raverta y el Ministerio de Desarrollo Social que conduce Juanchi Zabaleta.

Los manifestantes cuestionaron al Gobierno. En particular al nuevo ministro de Desarrollo Social Juan "Juanchi" Zabaleta quien les envió un contundente mensaje a los movimientos sociales en el dia de ayer. "No los voy a atender mientras no dejen a la gente circular libremente", dijo luego del acto el ministro. Zabaleta, que es cuestionado por los principales líderes sociales que manifiestan que "llega sin respuestas concretas y con palabras huecas". Las organizaciones pretenden tener mayor participación en la enorme caja que maneja el nuevo ministro.

"El movimiento piquetero reclama por trabajo desde hace 20 años. Cuando hubo trabajo casi desapareció el movimiento porque la gente fue a trabajar, y está bien que eso ocurra. Eso es lo que queremos que suceda, pero con esta política económica, y con la que tiene la oposición nos vamos al demonio", sostuvo el referente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni.

La semana pasada iProfesional publico un informe exclusivo acerca de cómo funciona la Guía del Estado para conseguir un plan social y anteriormente un estudio donde se explica que tipo de planes hay, quienes son los dirigentes que están en el Gobierno que los manejan y como se distribuyen desde los distintos ministerios del estado nacional casi 150 variedades de planes sociales en nuestro país. 

La semana que viene nuevamente habrá marchas en distintos puntos de la Ciudad y el Conurbano que son lideradas por organizaciones sociales y partidos de izquierda como la citada Organización Clasista Revolucionaria y otros movimientos como el Polo Obrero, Movimiento Evita. También habrá marchas en el interior del país interior del país, en puntos como Neuquén, Río Negro, Corrientes, Chubut, Santiago del Estero, Santa Cruz, Tucumán y San Juan. El reclamo está centrado fundamentalmente en los salarios adeudados del plan Potenciar Trabajo, el aumento en los programas sociales, empleos genuinos, asistencia a los comedores populares y un programa de viviendas, entre otras.

En casi 20 años la ayuda estatal a personas con problemas socioeconómicos, los planes sociales y subsidios, se multiplicó por 11, para llegar hoy a más 22 millones de argentinos, lo cual refleja el nivel de deterioro que atraviesa la economía argentina, donde más del 45% de la población es pobre. En el 2002, durante la crisis que debió gobernar Eduardo Duhalde, los planes sociales sumaban unos 2.000.000 beneficiarios.

Se habían creado como un beneficio para "jefas y jefes de hogar", y su idea original era que fuesen temporarios. Pero esa herramienta de ayuda se disparó en forma dramática a lo largo de dos décadas y actualmente hay más de 150 tipos de planes sociales y ayudas estatales además de los que otorgan las provincias y municipios por su lado.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar