Rossi acusa a Perotti de no defender los intereses de Santa Fe

POLÍTICA 24 de agosto de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
el-postulante-una-banca-el-senado-nacional-fustigo-sus-contendientes

A menos de un mes de las Paso, Agustín Rossi, precandidato a senador nacional por La Santa Fe que Queremos (Frente de Todos, FdT), ensanchó las diferencias con sus rivales internos. “Ningún integrante de la otra lista (Celeste y Blanca) defiende las políticas nacionales en la provincia”, enfatizó a La Capital respecto de la construcción electoral diseñada por el gobernador Omar Perotti.
Metido de lleno en la campaña de cara a la cita en las urnas del 12 de septiembre próximo, el ex ministro de Defensa nacional también formalizó su propuesta para que los monotributistas accedan al aguinaldo en algunas categorías.

—Campaña en un contexto inédito, todo un desafío...

—No es una época fácil, tanto para la Argentina como para el resto del mundo, y eso influye en el ánimo de la sociedad. El gobierno nacional venía con múltiples objetivos centrados en la recuperación de la economía, que se vieron demorados por las medidas adoptadas para contener el avance de la pandemia de Covid-19. Pero empezó a surgir la esperanza de la mano de la vacunación, que permite recuperar cierta normalidad y, por sobre todas las cosas, una mayor movilidad social que impacta en la economía. Y las vacunas, más allá de los dimes y diretes, las pagó y las distribuyó la Casa Rosada a cada provincia en función de sus necesidades. Ya se registran buenos indicadores en la industria y la construcción, aunque falta más impulso en el comercio. El Ejecutivo nacional tomó medidas en ese sentido y hay que seguir avanzando, por eso le pedí a Perotti que reabra las paritarias. Ayer dio un aumento, pero sin abrir las paritarias. Eso no resuelve la cuestión de fondo. El sector público debe ganarle a la inflación y recuperar poder adquisitivo, porque eso irá volcado al consumo.

—¿Cuál es el pulso de la calle?

—Es una mezcla de “no estamos bien”, pero también con dosis de optimismo. Hay un problema que sigue marcando la agenda en toda la provincia, fundamentalmente en las ciudades de Rosario y Santa Fe: la inseguridad. No es un tema imputable al actual gobierno provincial sino una situación que viene creciendo desde 2009, aproximadamente, y que tiene ribetes alarmantes como la reciente balacera al Centro de Justicia Penal. Hay que fortalecer la complementación entre la Nación y Santa Fe y materializar un gran acuerdo político. La inseguridad no puede estar más a merced de la disputa política.

—Y en ese día a día de campaña van llegando reclamos de distintos sectores, como los monotributistas.

—Sí, por eso avanzamos con una propuesta que alcanza a los monotributistas de las categorías A, B y C (incluyendo social y promovido), que no aportan a otro régimen. Hablamos de un máximo de 2 millones de contribuyentes. Tengamos en cuenta que solamente en Santa Fe hay 400 mil monotributistas, de los cuales se verían beneficiados aproximadamente 200 mil. El costo fiscal de la iniciativa, a solventar por el Estado, es de 63.000 millones de pesos y se estudiarán medidas compensatorias. Es un costo fiscal inferior al otorgamiento del ingreso familiar de emergencia (IFE) durante la pandemia y ayudaría a igualar las condiciones de los trabajadores de ese segmento con el resto. Si pretendemos un país más justo e igualitario, hay que potenciar la ampliación de derechos. Con este proyecto buscamos saldar una deuda histórica con un sector importante de los trabajadores.

"Si pretendemos un país más justo e igualitario, hay que potenciar la ampliación de derechos

—¿Ya quedaron atrás las diferencias con la Casa Rosada que enmarcaron su salida del Ministerio de Defensa?

—Como algunos no querían que presentara la candidatura, esos guapos del off the record dejaron traslucir que me iban a sacar el ministerio. Por eso sostuve, en su momento, que siempre creí que uno dejaba esos lugares cuando no respondía a la gestión. Pero la decisión del presidente Alberto Fernández fue razonable, ya que era imposible encarar una campaña tan intensa con las exigencias de una cartera como la de Defensa. Les agradezco a él y a Cristina Kirchner la posibilidad de haber sido ministro.

—¿Pesa la foto de Cristina con sus rivales directos?

—Hace casi 20 años le toqué la puerta a Néstor Kirchner. Siempre adscribí a las ideas y valores del sector, que no son transaccionales. Nunca le hubiese dicho a Cristina: “Te apoyo si me respaldás”. Siempre entendí que la política es otra cosa y mi pertenencia a los liderazgos de Alberto y CFK es incuestionable. Allí estaré, independientemente del resultado del 12 de septiembre. Además, todo lo que dije se verificará: ningún integrante de la otra lista defiende las políticas nacionales en Santa Fe. El gobernador nunca tiene palabras de reconocimiento. Trata de transmitir que la campaña de vacunación es de él, pero las vacunas las puso la Casa Rosada. Habría que preguntarles a Perotti y a Marcelo Lewandowski si serían tan cristinistas sin una foto con CFK.

“La disputa principal en las próximas elecciones es no volver al pasado. Y Mauricio Macri es el pasado”

—¿La foto del festejo en Olivos durante la cuarentena redujo las aspiraciones oficialistas?

—El presidente ya dio las explicaciones necesarias. Fue una falta ética grave y la oposición quiso montarse sobre un pedido de juicio político, que es una barbaridad. Porque Fernández no robó, no persiguió a sus adversarios políticos y no hizo operaciones de inteligencia ilegales a periodistas. Ocurre que en la foto se esconde la ausencia de un debate de ideas, que es el problema que tiene la oposición en la Argentina. Se refugia en ese discurso porque no está legitimada para hacer propuestas hasta tanto no realice una autocrítica de su paso por el gobierno. Dejaron un país destrozado y nunca les explicaron a los argentinos por qué administraron tan mal en tan poco tiempo.

—Mauricio Macri se sumó a la campaña. ¿Cómo interpreta la reaparición del ex presidente?

—Está claro que Horacio Rodríguez Larreta es Macri y que los dirigentes de Juntos por el Cambio (JxC) tienen el liderazgo del ex presidente. La disputa principal en estas elecciones es no volver al pasado. Y Macri es el pasado. El futuro está en otro lado. En 2019 generamos expectativas que, lamentablemente, por la pandemia no las pudimos concretar. Pero lo que el coronavirus no nos quitó es seguir soñando con una Argentina mejor.

Fuente: La Capital

Te puede interesar