Miguel Romano reveló el motivo de su escándalo con Wanda Nara: “No la quise peinar”

ESPECTÁCULO 26 de agosto de 2021 Por Julia VOSCO
images?q=tbn:ANd9GcQQA3ixiFMUnv3ltV1vzyz-9fwB39tq4Dch5A&usqp=CAU

En la noche del miércoles, Miguel Romano estuvo como invitado a Los Mammones, donde mantuvo un divertido ida y vuelta con su conductor Jey Mammon. En tanto, el reconocido peluquero hizo un recorrido de su vida profesional y también reveló algunos detalles de su intimidad.
En este contexto, Miguel no dudó en contar cuando tuvo un conflicto con Wanda Nara, quien le solicitó sus servicios pero bajo condiciones distintas a la que quería Romano.

Todo comenzó cuando el invitado recibió un mensaje de Marcela Tauro, quien le pidió que cuente la anécdota con la modelo y reveló que cuando la hermana de Zaira pasó por el altar de la mano de Maxi López, él no quiso peinarla para su boda.

“No es que pasó algo con Wanda, es que no la quise peinar para el casamiento, nada más”, comenzó relatando el peluquero ante la mirada atenta de todos los presentes. Sin embargo, dejó en claro que su decisión se debió únicamente a un conflicto económico: “No quise porque no arreglábamos, por la plata”.

Ante esto, Miguel Romano insinuó que la actual esposa de Mauro Icardi le pidió hacerlo “por canje”, y que dentro de este conflicto, quien medió para que ambos llegaran a un acuerdo fue ni más ni menos que la diva de los almuerzos. “Ella fue a la mesa de Mirtha Legrand y le dijo que por favor me diga que la peine, y entonces me llamó Mirtha. Me dijo ‘Miguel, ¿por qué no la quiere peinar?’, porque ella no me tutea. Y no le iba a decir la verdad, entonces le dije que no se esmeró para que la peinara”.

De esta forma, Miguel Romano dejó en claro que tiempo después llegaron a un acuerdo gracias a las palabras de La Chiqui: “Pero después arreglamos… Y la peiné en el Hotel Alvear”.
Sin filtro, Silvina Escudero le preguntó si directamente “Wanda le había pedido canje”, y ante esa consulta, el estilista se quedó en silencio y esbozó una sonrisa irónica dando a entender que ese había sido el requisito de la modelo, quien no quería abonar el trabajo sino retribuírselo mediante publicidad.

Te puede interesar