El diablo metió la cola y le dio una paliza a Colón

DEPORTES 29 de agosto de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
colon-cayo-atenuantes-frente-independiente-y-lleva-tres-partidos-victorias-el-torneo-la-liga-profesi

Colón perdió por 3-0 con Independiente, en la novena fecha del Torneo de la Liga Profesional y llegó a los tres partidos sin victorias. El Sabalero volvió a terminar con diez jugadores luego de la expulsión de Facundo Mura. Alan Soñora, por partida doble, y Andrés Roa anotaron los goles del encuentro.

El inicio del juego tuvo a un Independiente muy activo, agresivo para jugar en campo rival con un Alan Velasco muy movedizo y atrevido. El juvenil el Rojo produjo las dos primeras ocasiones de peligro del partido, pero para fortuna del Sabalero, ninguna fue entre los palos del arco que defendía Leonardo Burián.

 El equipo de Eduardo Domínguez se animaba poco, o no podía, atacar a Independiente. Colón avanzaba de manera tímida, sin convicción y el Rojo recuperaba rápido la pelota para seguir jugando en el campo del visitante.

 El punto débil del Rojo era la banda izquierda, por donde marcaba Thomas Ortega. El lateral del equipo de Avellaneda era superado por su sector y las principales aproximaciones de peligro de Colón se producían en esa zona. Con algo más de precisión, el visitante podía aprovechar esa banda.

 El trabajo por los costados de Velasco y Palacios mantenía ocupada a la mitad de la cancha rojinegra que no estaba metida en su principal labor: la generación. Sin fútbol de mitad de cancha para adelante, en defensa, Colón defendió varias veces mano a mano. De no ser por la falta de precisión también por el lado de Independiente y por Burián, el Rojo pudo haberse puesto en ventaja.

 De tanto ir, Independiente se pondría 1-0 gracias a un gol de Alan Soñora. Luego de un avance por derecha, Silvio Romero ganó la pelota con guapeza, la aguantó y le terminó quedando al joven mediocampista que le dio de volea y venció a Burián que, a pesar de volar, no pudo evitar el gol del Rojo.

El partido de Colón iría en descenso a partir del gol del equipo de Julio Falcioni. La apertura del marcador no le alcanzó al Sabalero para reaccionar. No ajustó las falencias defensivas e Independiente seguiría atacando con la misma intensidad. Eso llevó a que Facundo Mura, tras una dura falta por detrás a Sebastián Palacios, vea la tarjeta roja y deje a Colón con diez jugadores. Como en varias oportunidades en este Torneo, el Sabalero volvía a quedarse con un jugador menos.

 De la falta que llevó a la expulsión a Mura, Alan Soñora convertiría el 2-0 y aumentaría su cuenta personal. El joven volante, hijo de Chiche Soñora, acarició la pelota por encima de la barrera y dejó parado al Cachorro Burián que vio cómo la pelota ingresó en ángulo. Independiente ganaba con justicia, ante un apático y desconocido equipo sabalero.

Colón pudo irse al descanso con tres goles de diferencia en el marcador, pero a pesar de todas las malas, la fortuna seguía estando de su lado en cierta medida. De no ser por malas decisiones en la definición y por Burián, el Sabalero se fue al entretiempo perdiendo 2-0.

 Segundo tiempo:

 Obligado a tener que cambiarle la cara al equipo, con un jugador menos, Eduardo Domínguez hizo tres cambios. Pero a los tres minutos del complemento, Andrés Roa, en posición discutida, puso el 3-0 para el Rojo y echó por tierra las primeras embestidas de Colón que intentaba reponerse lo antes posible de los dos goles anteriores.

 A partir del tanto del colombiano, el partido cayó en un bache, en un período en el que Independiente jugó con la ventaja a su favor y la desesperación de Colón.

 Si con once jugadores era difícil llevar peligro al área de Sebastián Sosa, con diez, era una tarea casi titánica. Colón está muy lejos de su mejor versión, de aquel equipo que jugaba de igual a igual a cualquier rival. Más allá de que pueda tener tramos de superioridad, al equipo de Domínguez le falta algo, o alguien. Al equipo se lo nota con poco ingenio en los metros finales, sin explosión para sorprender por cualquier sector y con poco gol, algo vital para ganar partidos.

 Apenas un par de llegadas del local animaron los minutos finales del partido. Un encuentro que vuelve a dejar a Independiente puntero del Torneo de la Liga Profesional y a Colón cada vez más lleno de dudas. Los de Domínguez arrastran una racha de tres partidos sin victorias y su juego muestra cada vez más fisuras.

Colón no logra corregir los errores a tiempo y evitar recibir más de un tanto. Esa fragilidad defensiva explica el flojo rendimiento general del Rojinegro en el campeonato y su posición, que si bien no está alejado de los primeros puestos, empieza a ver la cima cada vez más lejos si encamina su andar cuanto antes.

Fuente: Aire de Santa Fe sobre una nota del Periodista POR LUCAS OTERO

Te puede interesar