La carrera del dólar y los plazos fijos: ¿Quiénes son los ganadores y los perdedores?

ECONOMÍA 30 de agosto de 2021 Por Giuliana Iglesias*
dolar-inversionesjpg

Se acercan las elecciones de medio término y como cada dos años, los argentinos deciden en dónde pueden cubrir sus ahorros ante un posible movimiento en el tipo de cambio. Históricamente, en cada elección, los argentinos miran la pantalla –con menor o mayor conocimiento- para saber cómo reacciona el mercado ante el resultado electoral aguardando si el dólar oficial y el dólar blue se puede disparar generando una olla de presión en la inflación.

Inevitablemente, los argentinos se debaten entre dos preguntas: a quién votar y en dónde cubrirse del riesgo. Para los pequeños ahorristas y también para el mercado, son días de tensión. Muchos argentinos van en busca del dólar. Sin embargo, una moneda controlado por el Banco Central con dos impuestos del 30% y del 35%, se hace menos accesible para el pequeño ahorrista “guardarlos debajo del colchón”.

Volviendo a los instrumentos tradicionales, uno de los más utilizados es el plazo fijo. Y en la carrera contra el dólar, los argentinos tienen dos posibilidades para lo que resta del año: el ¿UVA o el Plazo Fijo Tradicional?

Ahora es importante diferenciarlos: los plazos fijos tradicionales ofrecen una tasa fija del 37% nominal anual mientras que los UVA implican una tasa variable que se ajusta por inflación más un 1% nominal anual. Los tradicionales brindan una previsibilidad nominal y están exentos de impuesto a las ganancias mientras que los UVA otorgan previsibilidad medida en inflación pero gravados por impuesto a las ganancias por ser plazos fijos con cláusula de ajuste. En un duelo entre ambos, los analistas coinciden que el que más ganó hasta ahora fue el UVA.

El ganador y el perdedor

No obstante este contexto, para el economista Nery Persichini, “el plazo fijo UVA es uno de los mejores del año en términos de performance. Rindió 34,6% en pesos o un 0,6% por encima de la inflación (tomando el índice CER). También fue la variante que mejor rindió en dólares al tipo de cambio CCL, con un retorno directo de 9,2%. El resto de las opciones clásicas (plazos fijos, dólar CCL y dólar oficial) no pudieron hacerle frente a la inflación acumulada del año”.

Matías Rajnerman de Ecolatina explicó por qué el UVA fue el ganador: “El que tuvo plazos fijos UVA ganó contra el que tuvo un plazo fijo tradicional, básicamente porque la inflación estuvo por encima de la tasa de interés y el rendimiento el plazo fijo tradicional fue negativo porque perdió contra la inflación y el del UVA también le ganó a quien compró el dólar oficial y al que compró dólar paralelo” y agregó: “En líneas generales fue una buena inversión porque permitía cubrirte de la inflación y estuvo por encima del dólar oficial y por encima del PF”.

Maximiliano Suárez, economista de Grupo Bull Market coincidió en que el UVA fue el ganador y sumó qué: “Paradójicamente, en este último año, el plazo fijo y el dólar tuvieron un empate técnico. Tanto si uno lo toma año a año (agosto 20 - agosto 21), o YTD (enero 21 a la fecha), plazo fijo tradicional y dólar tuvieron desempeños similares”.

“Ajustado por riesgo, que es como verdaderamente se debe medir el retorno de una inversión, la peor performance siempre la lleva, efectivamente, el plazo fijo tradicional, ya que un salto en el dólar, que puede darse de manera muy repentina, erosiona rápidamente cualquier ganancia obtenida. Por su parte, el plazo fijo UVA, tiende a seguir en mayor o menor medida la evolución del dólar”, agregó.

Y advirtió: “Que haya sido lo mejor en el pasado no es garantía de que vaya a ser lo mejor en el futuro.

El juego de la incertidumbre

En este momento, los ahorristas y los inversores suman una pregunta más: ¿Qué tan pesimistas o qué tan optimistas somos respecto al futuro?

Nery Persichini afirma que en la previa electoral, la “brecha podría tornarse inestable”. Sin embargo, las previsiones son una “aceleración en el ritmo del dólar oficial al observar las tasas implícitas en futuros de tipo de cambio y los rendimientos de bonos dollar-linked de 2022”.

Maximiliano Suárez por su parte, asegura que es esperable que dólar y UVA continúen en ventaja respecto al PF tradicional. “Los esfuerzos por contener la inflación y el dólar, al menos hasta que el proceso electoral esté finalizado, favorecen sobre todo las perspectivas sobre este último instrumento, ya que es esperable que una vez concluido el proceso electoral, el gobierno deje de subsidiar los dólares alternativos y empiece a deslizar más rápidamente el oficial, buscando compensar el planchamiento de los últimos meses”

Rajnerman, sostiene que: “El UVA permite cubrir un salto cambiario, una aceleración inflacionaria y el plazo fijo tradicional no. Ahí está la diferencia, en los períodos inflacionarios por ahí las herramientas con un poco más de cobertura aun cuando tienen una ganancia en el corto plazo son más atractivas. Si se dispara el dólar va a subir la inflación por lo cual, el UVA le va a ganar al tradicional. Pero no están necesariamente atados”.

Conclusiones

“Si alguien piensa que el dólar oficial va a subir y se va a acelerar mucho la inflación, y va a estar por encima del 3% le conviene el UVA. El UVA, el plazo mínimo de colocación es de tres meses. Hay que ver ahí, qué piensan de la inflación. Para los más pesimistas y los que tienen ganas de cubrirse, el UVA es una mejor opción. Para los optimistas y creen que la inflación va a estar por debajo del 3% les conviene el PF”, concluye Rajnerman.

Maximiliano Suárez, por último propone otros instrumentos post elecciones: “Es esperable que resulten atractivos otros instrumentos como puede ser deuda Dollar Linked o CER, o bien plazo fijo UVA”.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar