Más emisión monetaria: el Banco Central volvió a girar dinero para financiar el déficit y ya acumula $770.000 millones en el año

ECONOMÍA 10 de septiembre de 2021 Por Matías Barbería*
MHA5W3K5KTSXNKRMKII2H3OXXY

El Banco Central (BCRA) transfirió $60.000 millones al Tesoro nacional el 3 de septiembre pasado, según revelaron datos oficiales publicados por la autoridad monetaria. La esperada aceleración de la emisión monetaria del segundo semestre marcha a todo ritmo, complicada aún más por la poca suerte del ministro de Economía, Martín Guzmán, a la hora de colocar deuda en pesos que complemente los giros del Central.

Después de un mes de agosto en el que el Tesoro casi no consiguió financiamiento neto en sus distintas colocaciones de deuda, las cuentas del fisco quedaron cerca de cero mientras los gastos de la administración central se aceleran como en cada segunda mitad de año. Así, en los primeros días de septiembre Guzmán debió pedir asistencia del Banco Central.

La entidad conducida por Miguel Pesce concretó de esa manera la primera transferencia del mes. Se trató de un “giro de utilidades”, algo así como una distribución de dividendos del Banco Central que surgen de ganancias en pesos de los activos nominados en dólares en manos de la entidad (reservas internacionales, bonos e incluso letras intransferibles en dólares que no tienen valor de mercado pero se computan como parte del activo del banco).

La emisión de $60.000 millones en los primeros días del mes siguió a $200.000 millones que se emitieron en total durante el mes de agosto para ayudar a cubrir la diferencia entre ingresos y gastos del fisco. En julio habían sido otros $180.000 millones. Todos esos giros se suman a otras distribuciones de utilidades y también a $190.000 millones en adelantos transitorios (una suerte de préstamo que tiene efecto sobre la oferta monetaria) más temprano en el año.

En total, hasta el momento el Banco Central lleva emitidos $770.000 millones para asistencia al Tesoro.

La cifra es aproximadamente la mitad de lo que había transferido Pesce a Guzmán a misma fecha del año pasado. En medio de la pandemia, la caída de los ingresos impositivos y el aumento del gasto paliativo (iniciativas como el IFE y el ATP, entre otros) las transferencias hasta los primeros días de septiembre del año pasado habían llegado a $1,512 billón de pesos.

Así, en términos nominales el BCRA transfirió este año un 49% menos que a misma altura del año pasado. En términos reales, es decir teniendo en cuenta el efecto de la inflación sobre el valor del peso, el monto transferido hasta el momento es un 66% menor al del año pasado.

Pero a pesar de la desaceleración en los giros, algo esperable dadas las condiciones únicas de 2020, el mercado está atento a s Guzmán va a poder cumplir las pautas del presupuesto de este año. Ya que una necesidad de emisión monetaria mayor puede llegar a ser potencialmente desestabilizadora para el panorama monetario.

“La expectativa planteada en el Presupuesto 2021 daba cuenta de un Tesoro que se financiaba con el BCRA y que recurría al mercado para lograr el 43% del fondeo necesario. Eso implicaba lograr crédito neto por $900.000 millones, una cifra que equivalía a 2,35 veces lo captado en 2020″, explicó un análisis de Quinquela.

“Desde la perspectiva monetaria, la emisión de $1,4 billones para asistir al Tesoro, genera un stress adicional sobre uno de los desequilibrios más relevantes de la economía, el exceso de pesos. Hoy el BCRA tiene Pasivos Remunerados por $4,1 billones. Equivalen a 1,4 veces la Base Monetaria y generan una emisión por intereses de $120.000 millones mensuales (4,1% de la BM). Si a esta emisión prevista de $120.000 millones se suman $172.500 millones promedio por mes para asistir al Tesoro, la inyección mensual de pesos llegaría al equivalente al 10% de la Base Monetaria por mes”, señaló el informe privado.

“Ese nivel de emisión exige un alto grado de esterilización y por lo tanto agrava el problema del exceso de pesos de cara a 2022″, concluyó.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar