L-Gante fue sobreseído de una causa por una fiesta clandestina

ESPECTÁCULO 17 de septiembre de 2021
6133f17682711

El pasado 31 de marzo de 2020 se llevó a cabo una fiesta clandestina en el polideportivo de Vélez. Entre los asistentes se encontraba L-Gante quién pudo demostrar que había sido contratado para el evento. Dado que en ese entonces la denuncia fue la aglomeración de personas, el cantante fue sobreseído ya que la responsabilidad del cupo era de los organizadores del evento.

A raíz del hecho, el secretario de actas y encargado del departamento jurídico del club, Mariano Lizardo había planteado en diálogo con Télam, que L-Gante fue quién provocó la aglomeración de personas en el club, sin embargo, la justicia desestimó dicha versión y se dictó el sobreseimiento del cantante.
Debido a la causa iniciada, el abogado Alejandro Cipolla que representa a L-Gante pidió “una suspensión de juicio a prueba en el cual Elián tenía que abonar la suma de 100 mil pesos”. Al respecto sostuvo que su defendido “solo fue contratado para trabajar” y el organizador del evento era el responsable de la seguridad, control de cupo y cumplimiento de los protocolos sanitarios que regían en ese momento en torno a la pandemia por coronavirus.

A su vez, el abogado indicó en La Nación que no se trató de una apología a las fiestas clandestinas sino que L-Gante buscaba “fomentar su tema musical”. Además, remarcó que no se trató de una “actividad ilícita”. Ante las pruebas halladas, la titular del Juzgado de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas n°17, Natalia Ohman determinó la nulidad de todos los requerimientos de juicio del cantante como así también de otros diez implicados.
Cómo fue el caso de la fiesta
El hecho se produjo la noche del 31 de marzo en el polideportivo del club Vélez. Al lugar acudieron cerca de 100 personas y el show de L-Gante. Debido a la cantidad de personas, vecinos denunciaron ruidos molestos de manera que efectivos policiales acudieron al lugar y labraron las actas correspondientes.
En ese momento el secretario de actas de Vélez, indicó que no se trató de una fiesta clandestina sino “de un cumpleaños cuyo permiso fue solicitado por un socio y autorizado por el club”. Por tal motivo, se dio inicio a la causa y produjo un allanamiento.

Te puede interesar