Horas difíciles para el ministro: Guzmán sigue bajo la lupa y deberá rendir un duro examen ante Cristina

ECONOMÍA 22 de septiembre de 2021 Por Claudio Zlotnik*
1d510c97e3643cc6d7da00c1555e71ba

Después de una semana vertiginosa por la profunda crisis en el Gobierno que obligó a cambios de Gabinete, se vienen momentos trascendentes para la gestión de Martín Guzmán. El ministro tendrá que afrontar varios tests en los próximos días. Todos ineludibles. Algunos pondrán a prueba, otra vez, su habilidad política.

Guzmán logró sobrevivir a la ofensiva de Cristina Kirchner, la semana pasada, aun cuando la vicepresidenta responsabilizó de la "catástrofe" electoral a las decisiones que se tomaron en el Ministerio de Economía.

Que la vicepresidenta haya culpado a la economía por la derrota, y que -al mismo tiempo- Guzmán y el resto del equipo económico hayan sobrevivido políticamente y permanezcan en sus cargos es toda una paradoja.

La permanencia del ministro sólo se explica, a esta altura, porque Guzmán conduce las negociaciones con el Fondo Monetario y, por esa razón, CFK decidió sostener a su principal negociador para no volver a fojas cero. En el mismo escalón puede mencionarse a Miguel Pesce -un hombre cercano a Alberto Fernández- y que tendrá la responsabilidad, junto al ministro, de firmar el próximo acuerdo con el FMI.

Nuevos tests para el ministro

El ministro atravesará varios desafíos en las próximas horas. El primero tendrá que ver con el anuncio de un paquete de medidas, con el cual el Gobierno de Alberto Fernández querrá mejorar las expectativas económicas y dar vuelta el resultado de las PASO.

"Lo que viene tiene que ver con decisiones que vamos a tomar a partir de ahora, muchas de las cuales teníamos previsto tomar de antemano, que tienen por objeto dar respuesta una parte del electorado argentino que la pandemia lo ha afectado y el crecimiento no ha llegado a ellos con la velocidad que uno quisiera", dijo el jefe de Estado durante el acto en el que tomó juramento a los nuevos ministros.

Con esa batería de medidas intentará inyectar dinero en la calle, de manera de apuntalar el consumo en la última parte del año.

La cuestión es saber la magnitud que tendrá ese paquete. Hasta este momento, Guzmán se mostró muy celoso de las cuentas públicas. Por eso mismo, el rojo fiscal de los primeros ocho meses estuvo cerca del 1% del PIB. Muy por debajo del 4,5% que se había comprometido en el Presupuesto 2021.

¿Qué hará Guzmán? ¿Acelerará a fondo con el gasto? Muy probablemente. Lo central será saber cuál es el margen de maniobra que el propio titular de Hacienda cree que dispone antes de que esa emisión de dinero termine presionando sobre el tipo de cambio y la inflación.

Algunas de las iniciativas ya estaban en marcha: la actualización del piso de Ganancias y la revisión del salario mínimo, que recién se producirá a fin de mes.

Pero habrá más: la idea es otorgar una compensación a los sectores más postergados de la sociedad, especialmente abatidos por la aceleración inflacionaria de los últimos meses.

En primer lugar, habría una mejora para los beneficiarios de la AUH y a otros sectores que perciben ayuda social por parte del Estado.

También se otorgaría un bono para los jubilados de la mínima, que tuvieron un atraso en su poder adquisitivo a pesar de que el Gobierno ya los había compensado con dos bonos en los últimos meses.

Y se apura la presentación de un plan de obras públicas para llevar a las provincias. En las primeras horas después de la derrota hubo un notorio descontento por parte de los gobernadores oficialistas que tuvieron un revés electoral el domingo 12.

Respecto del salario mínimo, el Gobierno impulsaría un incremento adicional del 10% -sobre el 35% que ya aumentó en lo que va del año-, de forma tal de ponerlo en el mismo escalón que el promedio de las paritarias del sector privado.

De esta manera, el salario mínimo quedaría en torno a los $32.000. Tendrá impacto en lo que perciben los trabajadores informales y en 900.000 beneficiarios del plan "Potenciar", que ahora reciben $14.580 mensuales.

Por otra parte, el Gobierno dispondrá en lo que resta del año de un nuevo ajuste del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias para los salarios de los empleados en relación de dependencia. El nuevo monto que se evalúa es de entre $175.000 y $180.000 de salario bruto y que reemplazará a los $150.000 mensuales vigentes. No obstante, todavía falta definir su fecha de aplicación.

Pagos al FMI

Hoy miércoles, tal como estaba previsto, habrá que pagarle al FMI u$s1.880 millones correspondientes al vencimiento de este mes. Y dentro de 91 días -el 22 de diciembre- habrás que pagar otros u$s1.880 millones.

Así lo determinó Cristina Kirchner, a pesar de la sugerencia en contrario de Guzmán, que prefería utilizar los DEGs del FMI para reforzar las reservas y evitar cualquier zozobra en el mercado cambiario.

El FMI también recomendó lo mismo. De hecho, en el acuerdo que se firmará con la Argentina, el Directorio plantea un objetivo de crecimiento de las reservas, además de la tradicional meta fiscal.

La vicepresidenta privilegió sacar de la campaña electoral el acuerdo con el FMI. El compromiso de Alberto Fernández es que ese pacto deberá refrendarse en el Congreso.

Esa decisión, como puede apreciarse, tendrá costos ya que el país podría quedarse con esos dólares. Aunque en la negociación con el organismo se planteó que el monto de los vencimientos que se paguen ahora puedan "volver" en algún momento de 2022 como parte del "rollover" que se haga de los vencimientos del próximo año.

De hecho, el primer vencimiento de 2022 aparece en marzo. El día 21 habría que abonar u$s975 millones y otros u$s1.880 millones al día siguiente.

Antes de esa fecha debería concretarse el acuerdo. Hasta hace algunas semanas, Guzmán apostaba a que pueda firmarse después de las elecciones, pero antes de fin de año, con el objetivo de "ahorrarse" el pago de u$s1.880 millones en diciembre.

Sin los DEGs que "regaló" el FMI, las reservas netas de la Argentina volverán a reducirse.

¿Habrá impacto de ese descenso en el mercado cambiario? Es otro de los "grandes" desafíos de Guzmán para las próximas semanas: que el dólar ¨blue" ni los "alternativos" se enteren de que, otra vez, la Argentina se queda con pocas reservas.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar