Tiene 60 años, es vicepresidente de Surinam, pidió jugar un partido oficial de su equipo y no podrá disputar la vuelta porque lo busca Interpol

DEPORTES 22 de septiembre de 2021 Por Omar EDEN
16322676452857

Lo que ocurrió el martes en un partido oficial de la CONCACAF es difícil de contar por la cantidad de ventanas que se abren a cada paso. Es así: se enfrentaban el Inter Moengotapoe de Surinam y el Olimpia de Honduras (dirigido por Pedro Troglio) en la llave preámbulo de la Liga de Campeones. Todo normal hasta que las cámaras advirtieron la presencia de un hombre cuya contextura no era la de un futbolista profesional y se quedaron con él en primer plano. El extraño jugador en cuestión no era otro que Ronnie Brunswijk, el exótico vicepresidente de su país.

Ronnie Brunswijk tiene 60 años y una barriga prominente, pero el poder suficiente para haber pedido jugar la ida de ese compromiso oficial a sabiendas, además, de que no podría disputar la vuelta porque tiene un pedido de captura por parte de Interpol, la mayor organización de policía internacional porque desde sus tiempos en los que era guerrillero tiene cuentas pendientes con la Justicia por crímenes de guerra, secuestro y narcotráfico. Si sale de su país, quedaría automáticamente detenido.

A Ronnie no le importa mucho casi nada. Salió al campo de juego, nomás, con el número 61 y la cinta de capitán para dejar absortos a propios y extraños en la cancha del Franklin Essed Stadion en el partido de ida Ida de los Cuartos de Final del torneo.

Entre todas las curiosidades que surgen a partir de su figura, la primera es su edad porque ya de por sí es raro ver a un jugador de 60 años en un partido oficial, pero en su caso, además, sus años lo convirtieron en el futbolista más veterano (60 años y 198 días) en disputar un partido internacional oficial de clubes a partir de los 54 minutos que estuvo sobre el campo, tiempo en el que su club, del que además por cierto es presidente, se fue al entretiempo con un marcador en contra de 0-3.

Cabe destacar que Ronnie Brunswijk es mas viejo que la propia CONCACAF. Él nació el 7 de marzo de 1961, mientras que la Federación de Fútbol comenzó a gestionar el 18 de septiembre de 1961. El exguerrillero, vicepresidente de su país y ahora futbolista profesional es cinco meses y 11 días más grande que el organismo.

Durante el partido, el veterano futbolista tuvo el 85 por ciento de efectividad en sus pases y lanzó tres tiros al arco, además de que se vio involucrado en un off side durante el primer tiempo.

Por lo que se ve, Ronnie las hizo todas, porque a lo ya relatado hay que sumarle que le cuentan 50 hijos y su principal política, al menos aquella que genera más adeptos en su país, es lo suelto que se lo ve con el dinero. En la campaña electoral en la que terminó por ser electo, prometió repartir por igual la riqueza petrolera entre los habitantes. En ese contexto tras el partido, por ejemplo, se lo vio repartiendo dólares americanos en el mismísimo vestuario del estadio a los rivales a los que enfrentó.

En el mentado partido, Ronnnie se dio el gusto de compartir cancha con uno de sus descendientes), pero ¡pidió que lo saquen! en el minuto 29 porque no le gustó una decisión que tomó en cancha. Su equipo terminó perdiendo por 6-0.

   Brunswijk no podrá estar en la vuelta en Honduras, pues está en la lista de Interpol por crímenes de guerra, secuestro y narcotráfico, por lo que si sale del país, podría ser capturado.

Fuente:tn

Te puede interesar