“Me manda fotos para extorsionarme”: el crudo relato de Sofía Maccari sobre el ladrón que le robó la medalla olímpica

DEPORTES 07 de octubre de 2021 Por Omar EDEN
sofi-1jpg

La jugadora de Las Leonas, Sofía Maccari, no baja los brazos. Ella está convencida que recuperará la medalla de plata que un grupo de ladrones le robó a comienzos de septiembre. Pero la historia evolucionó con el correr del tiempo: de no saber nada del paradero de la presea a tener contacto con los delincuentes, quienes le envían videos y fotos del premio que se llevó de los Juegos Olímpicos de Tokio.

“La persona que tiene mi medalla, que encima me manda videos y fotos de mi medalla para extorsionarme, claramente no sabe lo que tiene en las manos. Y no espero que lo entienda, no soy tan ilusa. Obviamente que deseo que en algún momento se le haga un click en la cabeza, pero creo que una persona que apunta con un revólver a otra no creo que llegue a analizar la importancia de una medalla para un deportista”, dijo la jugadora de hockey.

Maccari fue uno de los pilares del equipo argentino que en Tokio se quedó con la medalla de plata y hoy le toca vivir un momento extremadamente difícil. A través de Instagram y Twitter comenzó una fuerte campaña para que la noticia se viralice y pueda ejercer cierta presión sobre los ladrones. El robo fue el 8 de septiembre en Escobar, cuando la deportista conducía su vehículo. Fue interceptada y le quitaron varias pertenencias.

En diálogo con alumnos de la facultad de periodismo deportivo Deportea, dijo: “Me robaron el auto, los teléfonos, bolsos y todo... El tema es que los iPhone necesitan que los desbloquees para que ellos los puedan vender. Me piden que si quiero la medalla se los desbloquee. Realmente adentro tengo cosas que no quiero que miren, fotos, cosas que no me interesa que vean”.

Y agregó: “Creo que una persona que toma la decisión de apuntar con un revólver en la cabeza a una persona, no me da la confianza para decir ‘si yo te doy esto, vos me das la medalla’. Sería como muy tonto de mi parte. Los primeros días dije ‘chau, lo hago, me la va a dar’. Pero no. Después hablando con diferentes personas, que están al tanto de todo, me dijeron no te la van a dar y quizás después pidan otra cosa”.


   

Te puede interesar