Cuidando a la gallina de los votos de oro

POLÍTICA 11 de octubre de 2021 Por Pablo FORNERO*
images?q=tbn:ANd9GcSQcFCOLfRNiw1Lclm48zJM38t7LNSR8XYVXHQ13kL8vps-9Os9JMfnx6fYszPKFgb2bdI&usqp=CAU

Para evitar eventuales daños, Losada faltó a un debate. Protegida y rodeada, no se va a correr del libreto. Toda la fuerza del sello a su servicio. 
Carolina Losada rompió el molde en Santa Fe. Su postulación para el Senado se construyó de la nada y terminó en la cima de la interna de Juntos por el Cambio (JxC). Ahora, su candidatura requiere de otros atributos para mantener la diferencia de diez puntos sobre el Frente de Todos que consiguió el 12 de septiembre.

 

La periodista faltó al debate que se realizó esta semana en Rosario y fue reemplazada por el segundo de la lista, Dionisio Scarpin. Alegó problemas de agenda, pero el mismo día, aunque a la mañana, lideró una actividad en la zona. Con una ventaja considerable en el bolsillo, se procura no cometer deslices.

 


En ese sentido, la sola ausencia en un debate no resta, pero una presencia equívoca, una frase desafortunada, puede detonar una pequeña crisis. Distinto es el ámbito de un debate televisivo, como el que pretende organizar Canal 3 y al que Losada ya dio el sí. Allí, en formato ágil y deseoso de interrupciones, la candidata puede desplegar toda una gama de yeites que conoce desde hace años.

 

La actividad que organizó la Universidad Nacional de Rosario (UNR) apostó al contenido y a la profundidad. Las figuras que participaron tienen un recorrido en la política y/o en la gestión. Losada podría haber desentonado. ¿Para qué exponerla? La pregunta habrá sonado en su comando de campaña. Scarpin, aún con una buena dosis de coucheo sobre sus hombros, cumplió con el mandato.

 


Losada fue la revelación de las PASO. Está claro que su aporte al triunfo se volcó en la consideración que tuvo en la opinión pública. Ahí ganó su propio partido, el individual, pero también se rodeó de armado político, sobre todo en el centro norte de la provincia.

 

Ahora, le toca conducir otra cosa y otra etapa. Entresemana mantuvo una reunión con el exministro de Seguridad Maximiliano Pullaro para darle sustancia a sus consideraciones sobre la violencia narco que impera en Rosario.

 


Ella seguirá jugando de local en medios de comunicación, tanto nacionales como provinciales. Por un lado, por las relaciones con periodistas, sobre todo de la Ciudad de Buenos Aires, que supo cultivar. Por otro lado, porque se desenvuelve con soltura y sin temores ante las cámaras. Es un plus.

 

La contiene, además, el sello. Más allá de la notoriedad que alcanzó con su performance, Losada tiene toda la estructura de JxC a su servicio. Gran parte de la provincial y toda la nacional. Prueba de ello es la visita que harán juntos las cabezas de los dos partidos mayoritarios de la coalición, la PRO Patricia Bullrich y el radical Alfredo Cornejo. Bajan el martes a la ciudad capital a apadrinar la candidatura de la periodista. El pasado pisado: si Bullrich apoyó a Federico Angelini en la interna, no me acuerdo.

 

Más adelante, sobre el cierre de octubre, le tocará el turno a Horacio Rodríguez Larreta. Ya no importa que haya ganado una radical. Al jefe de Gobierno será recibido con los brazos abiertos y las mejores sonrisas para la foto. El alcalde, con el afán de engordar su proyecto 2023, lo agradecerá con creces.

 

Losada no es más la novedad, pero tiene margen para exprimir la idea de que entra a la política para “oxigenarla”, tal el keyword de su búnker. Arranca ahora una etapa distinta, más cuidada, rodeada, sin improvisaciones. No vaya a ser que cometa un error y lo pague carísimo.

*Para Letra P

 

 

Te puede interesar