Fernanda Raverta: “Tenemos expectativa de que en diciembre ningún jubilado haya perdido contra la inflación”

ECONOMÍA 17 de octubre de 2021 Por Ximena Casas*
5FMRZ6ZNDNG2FIZAJTXRCA6YTY

Este viernes comenzaron a tramitarse las primeras jubilaciones anticipadas, una de las últimas medidas de la Anses que permite jubilarse a mujeres de más de 55 años y hombres de más de 60 años con 30 años de aportes. Fernanda Raverta, titular del organismo, destacó que ya se otorgaron más de 21.000 turnos a personas que quieren acceder al beneficio.

A pesar de que la inflación mensual volvió a acelerarse en septiembre, con un inesperado 3,5%, Raverta confía que con la aplicación de la nueva fórmula de movilidad, aprobada por Ley durante este año, y los bonos otorgados a quienes perciben los haberes más bajos, en diciembre las jubilaciones no habrán perdido con la inflación. En diálogo con Infobae, repasó las últimas medidas de su gestión:

“El universo de trabajadores y trabajadoras asalariados tienen un tiempo perdido en términos de valor adquisitivo, de capacidad de compras, con sus asignaciones familiares. Perdieron 19,6% de capacidad de compra con la asignación familiar en los últimos dos años del Gobierno anterior. Decidimos duplicar el monto de los salarios familiares para los trabajadores registrados para recuperar ese tiempo perdido. Son 2,1 millones de trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia, monotributistas y personas que tienen una prestación de desempleo.

—¿Cómo se financian estas medidas?

—Se financian con decisión de un Gobierno que decide poner entre las prioridades el acompañamiento, en este caso, de los trabajadores argentinos que hacen un esfuerzo enorme todos los días. La decisión de un Gobierno de acompañar ese esfuerzo haciendo otro esfuerzo que es un esfuerzo presupuestario. Se hace con decisión del Gobierno de ver cuál es la agenda de prioridades y ver a quién hay que proteger y a quiénes hay que cuidar en términos de ingresos.

—Otra medida reciente es la jubilación anticipada para quienes tienen los 30 años de aportes pero no cumplieron aun la edad, ¿Cuántas personas se inscribieron?

—Ya dimos 21.361 turnos. Los comenzaron a recibir a partir de este viernes. En su mayoría son varones, hay también mujeres, que se quedaron sin trabajo durante el Gobierno anterior, en general del sector industrial. A los 60 días de iniciado el trámite van a estar jubilados. Es una prestación anticipada porque para estar jubilados necesitan tener mas de 65 años los varones y 60 años las mujeres. Lo que estamos haciendo es adelantar el tiempo de esa jubilación donde cobran el 80% de lo que cobraría por su actividad si se jubilara hoy. Cuando cumplan la edad automáticamente van a cobrar el 100% de su jubilación.

—¿El beneficio no es compatible con un emprendimiento o trabajo autónomo que pueda tener esa persona?

—No. Si tenés un ingreso, no lo podés percibir. Si esa persona accede y después consigue una oportunidad de incorporarse al mercado formal y decide volver, obviamente se le da de baja la prestación; y no puede después volver a solicitarla, pero puede volver a ser un trabajador activo. Lo que venimos recogiendo es que, por lo general, les ha costado mucho volver a incorporarse a un trabajo registrado. Tiene un antecedente en una ley de 2005 que fue muy exitosa.

—¿Por cuánto tiempo estará vigente?

—Son dos años de vigencia.

—¿Puede haber de acá a fin de año algún beneficio para los que recibieron el IFE en 2020?

—Seguimos pensando todo el tiempo, caracterizando poblaciones que tengan cuestiones en común y que necesiten que el Estado tenga un política pública que los abrace y les haga la vida un poco mas simple. Es así por una definición de nuestro presidente y la vicepresidenta. Pensar en distintas iniciativas, políticas públicas, obedece a un estudio muy serio sobre la población. Hay un Estado que no quiere dejar a nadie solo. Todo lo que está por venir lo seguimos pensando.

—De acuerdo a esa enorme base de datos de las personas que recibieron el IFE, ¿cómo fue evolucionando su situación?

—Nuestro profundo estudio y análisis sobre la población argentina es diario. Dialogamos prestacionalmente con 7,1 millones de jubilados y jubiladas y 4,3 millones de titulares de asignaciones familiares (SUAF) y asignaciones universales. Nuestra vocación siempre es saber a quiénes estamos asistiendo y como ir mejorando.

Es una organismo que tiene mucha inteligencia. Parece un ritmo acelerado de tantas medidas pero es muy pausado en relación a cómo pensamos lo que hay que hacer.

—¿Cómo impactará este año la nueva fórmula de movilidad para las jubilaciones?

—Sabíamos que había que recuperar tiempo, que las jubilaciones habían perdido 19,6 puntos en los últimos dos años del Gobierno de Mauricio Macri. Entonces hicimos que las actualizaciones sean trimestrales. Tenemos expectativa en la actualización de diciembre para poder hacer una evaluación de todo el año, de punta a punta. Hemos acompañado a la fórmula con bonos a los jubilados cuando sentimos que la fórmula no pude superar a la suba de precios, a la inflación. Dimos tres bonos para 5 millones de jubilados de hasta dos haberes mínimos y un bono de $5.000 en agosto. Ahora tenemos mucha expectativa de que la fórmula termine de punta a punta resolviendo el tema de que ningún jubilado haya perdido con la inflación.

—La inflación de septiembre fue más alta de lo esperada, con un 3,5% mensual.

—En el Gobierno hay otras áreas que están construyendo respuestas al tema de la inflación y obviamente hará lo que tengan que hacer en su área para responder a este tema.

—Hace algunas semanas se otorgaron también jubilaciones a mujeres a las que se reconocieron los años por el cuidado de sus hijos. Hay cuestionamientos sobre cómo impactan estas medidas en el sistema jubilatorio.

—La Argentina que se viene es una Argentina donde seamos un poco más generosos en la manera de apreciar lo que tiene o no tiene el otro. Una madre que accede es una madre que devuelve con una moratoria los años que no aportó. A nadie se le regala nada. El esfuerzo se reconoce. Es un Gobierno que requiere de una comunidad que no esté mirando lo que le toca al otro.

—¿Pero el sistema se sostiene económicamente?

—Sí, claro que se sostiene. Se sostiene en la decisión de que la agenda de inclusión previsional sea una prioridad de Gobierno. En qué se destinan los fondos públicos es un función de una agenda de prioridades. Los jubilados y jubiladas argentinas son prioridad de nuestro Gobierno. ¿Se sostiene económicamente? Sí, por supuesto, porque es agenda y prioridad del Gobierno.

—¿Qué sectores están mirando con más atención para diseñar nuevas medidas de apoyo?

—Cuando hayamos salido de la pandemia va a ser un tiempo donde nenes y nenas tengan la oportunidad de vivir cómo se merecen, trabajadores y jubilados también. Ese tiempo que requiere del esfuerzo del Estado, de que terminemos de salir del tiempo de pandemia. Va a tener una cantidad de políticas públicas que acompañen ese desarrollo.

Todas las políticas terminan y empiezan en una Argentina que crezca económicamente a partir de la generación de puestos de trabajo. Todas las poblaciones están conectadas. Cuando un jubilado viaja, es turismo y es es trabajo. Cuando un nene de la AUH tiene una Tarjeta Alimentar se consumen alimentos y eso también es trabajo. Cuando un chico del salario familiar recibe duplicado su monto es probable que esa mamá pueda comprar zapatillas.

—Se instaló cada vez más la necesidad de transformar planes sociales en empleo, ¿qué rol puede cumplir Anses en esa transición?

—Nosotros vamos a acompañar. Hoy acompañamos a las familias, el 94% de las titulares de la Asignación Universal por Hijo son mujeres. Acompañamos a mujeres que tienen hijos menores de 18 años y no tienen trabajo estable. Espero que esas mujeres pasen a tener salario familiar. Cuando las personas consiguen trabajo, toda la familia está bien. Seguir construyendo una Argentina donde el trabajo ordene la vida social y familiar.

—¿Cuánto se incrementó la ayuda social durante la pandemia?

—En el pico de diálogo prestacional (la asistencia de llegar con una política pública) estuvimos conectados con 27 millones de argentinos. Ese número es súper importante. Son políticas que van a un titular pero son para las familias. Fue un gran volumen de laburo, de esfuerzo, con las oficias abiertas y los trabajadores poniendo el cuerpo.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar