Los movimientos sociales prometieron al Gobierno acciones para buscar votos en el conurbano y esperan no perder espacios de poder

POLÍTICA 11 de noviembre de 2021 Por Andrés Kipphan*
KOGM6B74ZZG6LOBYAVXLAVMR6I

Los movimientos sociales vinculados al gobierno nacional participan de manera activa en el último tramo de la campaña electoral que desembocará en los comicios del próximo domingo. La actividad está volcada casi exclusivamente en la provincia de Buenos Aires. ¿El propósito? Dar vuelta la elección. ¿La acción? Golpear puerta a puerta las viviendas del conurbano y convencer a los que no fueron a votar en las PASO a que lo hagan. Perciben que parte del electorado propio está desmotivado por las políticas económicas aplicadas por el Frente de Todos. Detectaron malestar entre los que reciben ayuda social porque no les alcanza para llegar a fin de mes. Otros, ni siquiera pudieron acceder en un plan. La mayoría está desalentada porque no consiguen trabajo. La inseguridad también está presente entre los reclamos que le realizan tanto al presidente Alberto Fernández como al gobernador Axel Kicillof.

Uno de los principales dirigentes del Movimiento Evita le confirmó a Infobae que la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Somos Barrios de Pie y el Evita participarán de manera activa del acto de cierre de campaña que el oficialismo realizará el jueves en la localidad bonaerense de Merlo. Movilizarán a sus militantes y compartirán espacio con La Cámpora y otras organizaciones. En total serán unas 15.000 personas.

El objetivo es seguir mostrando unido al frente gobernante. El cierre estará a cargo del Presidente. En el escenario, lo acompañarán los principales candidatos de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires, Victoria Tolosa Paz, Daniel Gollan y Daniel Menéndez, el coordinador nacional de Barrios de Pie junto a todos los dirigentes que completan la lista del Frente de Todos, y sus pares de la lista porteña encabezada por Leandro Santoro y Gisela Marziotta.

Si bien el Gobierno pensaba cerrar la campaña el fin de semana pasado, se cambió la fecha para darles tiempo a los gobernadores e intendentes a realizar sus actos locales antes de concurrir al cierre nacional, con el principal desafío para el oficialismo de revertir o suavizar la derrota que sufrió en las PASO.

Cualquiera fuese el resultado de las urnas, los movimientos populares se movilizarán junto a la CGT el próximo 17 de noviembre, cuando se celebre el Día de la Militancia. Así se lo comunicaron ayer durante la reunión que mantuvieron con el primera mandatario y los popes de la central obrera.

“Será el relanzamiento de la segunda etapa del gobierno de Alberto”, aseguró uno de los dirigentes que integran la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). Según la información difundida por la propia Casa Rosada, Fernández recibió a representantes de sindicatos y movimientos sociales en su despacho.

Según los voceros oficiales se trató de una “reunión de trabajo” durante la cual los dirigentes “destacaron la reactivación económica, que se refleja en las inversiones y la creación de puestos de trabajo, y ratificaron su acompañamiento para profundizar el rumbo del Gobierno”.

Uno de los presentes le dijo a este medio que el Presidente también celebró el proceso de unidad que está llevando adelante la CGT, que se concretará el mismo jueves del acto en Merlo, en la reunión que realizará el Confederal cegetista. “El Presidente nos manifestó todo su apoyo”, le dijo a Infobae uno de los principales referentes de la CGT.

Los líderes sociales expresaron su decisión de seguir trabajando junto a la principal central obrera del país con el objetivo de que la UTEP se termine integrando a ella en 2022.

El Jefe de Estado lo acompañó el jefe de Gabinete, Juan Manzur. En representación de los dirigentes gremiales estuvieron sentados alrededor de la mesa Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA), Héctor Daer y Carlos Acuña (cotitulares de la CGT); Gildo Onorato (secretario gremial de la UTEP), Daniel Menéndez (coordinador nacional de Barrios de Pie), Juan Carlos Alderete (líder de la Corriente Clasista y Combativa), el secretario de Economía Social, Emilio Pérsico y el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando Navarro, ambos referentes del Movimiento Evita.

Sobre la movilización que se llevará adelante tres días después del acto eleccionario, Daer fue contundente al expresarse al término del encuentro con Fernández y sus pares: “”Cuando se está terminando algo tan trágico como es la pandemia es necesario expresarnos política y solidariamente, movilizarnos y volver a un acto democrático”.

Dirigentes de peso de la UTEP, van en el mismo sentido creen que habrá “recuperación económica en los próximos dos años”, lo que permitirá que el Gobierno de Alberto Fernández pueda “empezar a resolver algunos de los problemas que tiene Argentina” como, por ejemplo, reemplazar planes sociales, como Potenciar Trabajo, por empleo genuino.

Este último tema no es menor. Otros líderes de ese mismo espacio están preocupados por el destino de las partidas presupuestarias de ayuda social ante las exigencias que podría solicitar el Fondo Monetario Internacional (FMI). El presupuesto nacional aún no fue discutido en el parlamento, por eso siguen de cerca las asignaciones presupuestarias que tendrá el ministerio de Desarrollo Social.

Dentro de la UTEP las opiniones están divididas. Mientras algunos dirigentes entienden que la decisión de Fernández es achicar el Potenciar Trabajo, que alcanza a un millón de personas, porque habrá “reactivación económica”, otros referentes, de mucho peso específico, no son tan positivos y creen que los planes sociales se multiplicarán ante la imposibilidad de reactivar la economía de manera urgente. Entienden que las necesidades de las zonas más carenciadas del conurbano no pueden esperar y por eso impulsan una suba en los programas sociales.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar