Arqueólogos descubren el sitio de una batalla bíblica

NOTICIAS DE INTERES 16 de noviembre de 2021 Por Paula GRUN
2.%D7%94%D7%9E%D7%A6%D7%95%D7%93%D7%94-%D7%A9%D7%A0%D7%97%D7%A9%D7%A4%D7%94-%D7%91%D7%99%D7%A2%D7%A8

Armas, vigas de madera quemada, docenas de monedas y una estructura fortificada helenística han sido desenterradas en una excavación arqueológica en un bosque en el centro de Israel en lo que la Autoridad de Antigüedades de Israel dice que es evidencia de una batalla entre los macabeos y los seléucidas griegos hace unos 2.100 años.

El descubrimiento en el bosque de Laquis fue anunciado el martes por la Autoridad de Antigüedades de Israel, coincidiendo con la próxima fiesta judía de Jánuca, en la que se conmemora un milagro ocurrido en este contexto.

“El sitio de excavación proporciona evidencia tangible de las historias de Jánuca. Parece que hemos descubierto un edificio que formaba parte de una línea fortificada erigida por los comandantes del ejército helenístico para proteger la gran ciudad helena de Maresha de una ofensiva macabea”, dijeron los directores de excavación en un comunicado.


“Sin embargo, los hallazgos del sitio muestran que las defensas seléucidas no tuvieron éxito; el edificio excavado estaba muy quemado y devastado por los macabeos”, agregaron.

En un comunicado, la Autoridad de Antigüedades de Israel dijo que las excavaciones habían descubierto un edificio de 15 por 15 metros que había sido diseñado como una unidad bien fortificada alrededor del año 112 a. C.


Los muros tenían más de tres metros de espesor y estaban construidos con grandes piedras dispuestas en pendiente en el lado exterior, para evitar que fueran escalados.

En el interior, había siete habitaciones y una escalera que conducía a un segundo piso, que no se conservó. Los arqueólogos estimaron que el edificio tendría unos cinco metros de altura.

Miles de piedras grandes de la parte superior destruida del edificio fueron removidas durante las excavaciones, antes de que se descubriera lo que se describió como una “capa de destrucción masiva”, de aproximadamente medio metro de espesor.

Un arma descubierta en la excavación del bosque de Laquis, probablemente utilizada en la batalla en el período helenístico (Saar Ganor, Autoridad de Antigüedades de Israel)


Esa capa envolvía cientos de hallazgos, dijeron los arqueólogos, que incluyen cerámica, ondas, armas de hierro, vigas de madera quemadas y docenas de monedas que datan de fines del siglo II a. C.

"Según los hallazgos y las monedas, la destrucción del edificio se puede atribuir a la conquista de la región de Idumea por el líder macabeo Juan Hyrcanus alrededor del año 112 a. C.", dijeron los arqueólogos.

Las conquistas de Juan Hircano, descritas en los Libros de los Macabeos y los relatos del historiador Josefo, llevaron a la expansión hacia el sur del Reino de Israel.


"Las historias de los Macabeos están cobrando vida ante nuestros ojos, y esta es la parte más fascinante del trabajo de la Autoridad de Antigüedades de Israel, cuando arqueólogos dedicados y trabajadores dan vida a los anales históricos de las personas que pasaron por esta tierra", dijo el director de la AAI, Eli Eskozido.

“En unos días celebraremos Jánuca, cuyo tema central es la derrota de los helenistas por parte de los hasmoneos, lo que lleva al restablecimiento de una entidad judía soberana independiente” luego de la caída del Reino de Judá, dijo.


El sitio estaba en la cima de una colina que daba una vista de la antigua carretera principal, que corría a lo largo del lecho del río Nahal Lachish y habría servido como una arteria que conectaba el área central del reino con la llanura costera.


Además, el edificio daba a Maresha, hoy reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que una vez fue una ciudad helenística culturalmente diversa con una pequeña población judía en el distrito de Idumea.

El ministro de Cultura y Deportes, Chili Tropper, dio la bienvenida al hallazgo. “El fascinante nuevo descubrimiento de la Autoridad de Antigüedades de Israel es un ejemplo clásico de cómo las historias tradicionales, conocidas y queridas se convierten en parte del registro histórico y arqueológico”, dijo.

Cerámica, piedras de ondas, armas encontradas en la excavación del bosque de Laquis (Davida Eisenberg-Degen / Autoridad de Antigüedades de Israel)

Fuente: The Times of Israel

Te puede interesar