Bolsonaro pone en marcha su programa de ayudas contra la pobreza

INTERNACIONALES 18 de noviembre de 2021 Por Felipe BETIM
3BY7GORRBBERTBVNXKZQJYRBHA

El Gobierno de Jair Bolsonaro empieza a pagar este miércoles, 17 de noviembre, el Auxilio Brasil, que sustituye al Bolsa Familia. Las críticas y la incertidumbre con relación a la nueva política social son muchas, ya que pretende sustituir apresuradamente, con escasos estudios, un programa que se ha aplicado con éxito en los últimos 18 años. Según las explicaciones del presidente de la compañía financiera estatal Caixa, Pedro Guimarães, los beneficiarios del Bolsa Familia no deben preocuparse por la transición, ya que será automática. “No es necesario registrarse de nuevo. Utilizaremos el mismo registro del Bolsa Familia”, afirmó Guimarães. Se calcula que el programa llegará a 14,5 millones de familias, que, en un primer momento, cobrarán una media de 224,41 reales (41 dólares), según el Ministerio de Ciudadanía. La expectativa es que en diciembre llegue a 17 millones de familias a las que se les pague una media de 400 reales (73 dólares).

El programa lo gestionan el Ministerio de Ciudadanía y DataPrev (Empresa de Tecnología e Información de la Seguridad Social), que lo reevaluarán cada mes. La Caixa, responsable únicamente de pagar la prestación, ha creado dos aplicaciones, Caixa Tem y Auxilio Brasil, a través de las cuales los beneficiarios pueden consultar cuánto y cuándo cobran. A través de Caixa Tem también se podrán pagar facturas de los servicios públicos, realizar transferencias y hacer compras con una tarjeta de débito virtual, como ya se podía hacer con la ayuda de emergencia que el Gobierno distribuyó durante la pandemia.


Según Guimarães, el calendario de pagos también será el mismo que el del Bolsa Familia: se cobra a partir de los últimos 10 días hábiles del mes, entre enero y noviembre. Este mes, el pago empieza el día 17 para los beneficiarios cuyo Número de Identificación Social (NIS) termina en 1 y va hasta el día 30. En diciembre, el pago se hará entre el 10 y el 23.

El Bolsa Familia solía pagar alrededor de 190 reales (35 dólares) a las familias beneficiarias, pero el Ministerio de Ciudadanía ha afirmado que el valor se ha reajustado un 17,84% en noviembre, llegando a los 224,41 reales (41 dólares) de media. El Gobierno pretende conceder una prestación media de 400 reales (73 dólares) a partir de diciembre, pero el propio Ministerio de Ciudadanía destaca el carácter transitorio del programa. En su página web, informa de que el Gobierno ofrecerá “un complemento que garantizará que cada familia cobre al menos 400 reales al mes hasta diciembre de 2022″, año electoral. Después, no se sabe. Este es uno de los factores que genera inseguridad a quienes cobraban el subsidio del Bolsa Familia, que duró 18 años.

Unos 14,5 millones de familias se beneficiaban del antiguo programa, pero el Ministerio de Ciudadanía promete que el Auxilio Brasil a partir de diciembre llegará a 17 millones de familias, es decir, a más de 50 millones de brasileños. “De esta forma, incluiremos a todos los inscritos en el Registro Unificado que están en lista de espera y que tienen derecho a acogerse al programa”, dice el ministerio. “El objetivo de la medida es que las familias en situación de pobreza y extrema pobreza puedan cobrar el mayor valor posible, para mitigar los efectos de la crisis socioeconómica provocada por la pandemia del coronavirus.


 

Las diferencias con el Bolsa Familia


El texto de la medida provisional MP 1.061/21 con la que se creó el programa Auxilio Brasil, que Bolsonaro envió a la Cámara de Diputados el pasado 9 de agosto, cambia algunas condiciones y añade otras. La medida provisional tampoco define los valores ni los criterios de pobreza, dejando que el Gobierno decida, cada año, el valor del subsidio. El Congreso tenía hasta principios de octubre para realizar cambios en la medida y convertirla en ley, pero acabó ampliando el plazo. Como la medida tiene validez inmediata, Auxilio Brasil ya está en vigor.

Sin embargo, el Congreso, que viene debatiendo la creación de una renta básica universal, puede introducir cambios en el programa. Por lo tanto, aún no se sabe qué elementos del texto de la medida provisional se mantendrán y cuáles se cambiarán. La Red Brasileña de Renta Básica criticó que el actual diseño del programa crea una serie de prestaciones auxiliares —“perifollos”, según los expertos— que generan aún más condiciones para que las familias puedan solicitarlo. Por ejemplo, el Auxilio Brasil ofrece un bono-guardería para familias que demuestren que tienen una actividad remunerada o un empleo, en lugar de centrarse precisamente en los desempleados, subvirtiendo la lógica del Bolsa Familia de lucha contra la extrema pobreza.

El programa propuesto por Bolsonaro también prevé una prestación de Inclusión Productiva Rural y otra de Inclusión Productiva Urbana, destinadas a trabajadores rurales y de grandes ciudades en actividad. También ofrece una ayuda al Deporte Escolar, para familias de deportistas, y una Beca de Iniciación Científica Junior. “La medida provisional es cruel por crear categorías de subsidios que dependen de un rendimiento científico y deportivo que los niños y adolescentes no pueden vislumbrar en la actual red escolar”, criticó la Red Brasileña de Renta Básica cuando el texto fue enviado al Congreso. La entidad también señala que la medida impone “a las familias, mayoritariamente encabezadas por mujeres, la responsabilidad de aumentar sus ingresos para poder recibir la ayuda para pagar una guardería privada, vinculando el derecho de los niños a las condiciones profesionales que encuentran sus padres”.

Fuente: El País

Te puede interesar