El bendito Código Urbano puede traer sorpresas insospechables y dejar héroes como villanos

RAFAELA Por R24N
multimedia.normal.8fd67dc6ad2c98ee.31312d636f6e63656a6f5f6e6f726d616c2e77656270

La modificación del Código Urbano en Rafaela puede dejar a algunos dirigentes muy heridos y quienes se venden como héroes pasar a ser villanos o en castellano básico "curreros". Simples "curreros" que quieren llevar agua para su molino o mejor dicho, inmuebles y más inmuebles para poder alquilar. Hay quienes tienen armado el "currito".

Veamos un poco cómo vine la cosa y después seguimos con lo "non santo"

Desde hace muchísimos años, la modificación del Código Urbano de Rafaela no logra avanzar y por diferentes razones fue quedando postergado este debate. Hubo innumerables reuniones con los diferentes actores que expusieron posturas distintas y de algún modo como en tantas otras cosas es difícil conformar a todos.
Lo cierto, es que el Código Urbano no es cualquier Ordenanza, ya que establece como se dará el desarrollo de la ciudad, la edificación, los espacios verdes; que proyectos urbanísticos pueden o no avanzar.
Finalmente, será en este 2021 que se logre votar la modificación del Código Urbano, seguramente sin que todas las partes estén totalmente de acuerdo, pero con la convicción de que es necesario votar una Ordenanza que pueda dar respuestas acorde a estos tiempos. 

El secretario de Desarrollo Urbano y Metropolitano, Diego Martino, concurrió al Concejo Municipal para hablar del proyecto de modificación del Código Urbano, con los arquitectos Mariana Nizzo, Candela Turrissi y Germán Serravalle.
El arq. Martino, le explicó a los concejales que se lograron acordar o acercar la mayor cantidad de puntos posibles y señaló que “esta tensión la veo lógica...son dos ideas de ciudad diferentes”, en referencia a los planteos formulados por los Colegios Profesionales y Cámara de la Construcción que forma parte del Centro Comercial e Industrial. “Buscamos un equilibrio, no es nuestra idea ir en contra de la rentabilidad de los desarrolladores. No es que nosotros estemos cerrados, si se plantea respecto al verde una opción diferente, trataremos de adaptarnos”, indicó el funcionario.
“Estuvimos hablando de este trabajo que se fue haciendo desde hace bastante tiempo, en el cual se fue consensuando con los Colegios Profesionales, con el CCIRR, porque son casi veinte puntos en los que se renueva la normativa. Hubo dos temas que tienen que ver con el FOS (Factor de Ocupación del Suelo) y superficie verde donde por ahí no hubo acuerdo. Se subió el proyecto de Ordenanza al Concejo para que sea el Concejo el que colabore en esto de llegar a un punto de equilibrio y poder sacar la normativa ya que es muy necesaria”, precisó Martino.
El secretario, manifestó: “Nosotros les explicamos hoy cual es nuestra perspectiva y no hacer foco justamente en los puntos en los cuales no se llegó a un acuerdo. La propuesta del municipio tiene que ver con una idea más amplia. Tiene que ver con la idea de ciudad, una ciudad que se está planteando con mayores superficies verdes, superficies absorbentes y esto no implica solo el espacio privado sino también el espacio público; implica un proyecto sobre el cual se está trabajando como lo es el área central, donde se busca tener casi un 25% más de superficie”. 

En la reunión, los arquitectos presentes sostuvieron que es muy difícil lograr acuerdos si nadie cede en su postura, “hay muchos puntos en los que el municipio fue cediendo, pero del otro lado no se ve la misma actitud. Las obras que se hacen en la ciudad, son financiadas por el resto de la población, eso hay que entenderlo. Modificar el código urbano, es para que a largo plazo demos soluciones; de este lado el gesto ya se hizo”, afirmaron. 

Martino, les dejó en claro a los concejales, que “si ustedes deciden ajustar algo quiero que se queden tranquilos que lo vamos a aplicar”. Y agregó: “En el área central que es por ahí donde no se llegó a un acuerdo, el FOS es de un 90% y de ese 10% restante que se debe dejar libre, la mitad, que en definitiva es el 5% del lote, se exige como superficie verde. También se solicita otro 5% en el diseño propio del edificio (balcones, terrazas o paredes verdes). La altura, otro de los puntos que se modifica, pasará a ser en bulevares que hoy es de 25 metros, a 31 metros, es decir a dos pisos más”.

Visto esto, sería muy bueno pasar a otro capitulo, el del "curro", pero como la expectativa es buena y hay que ver lo que se decide por estos días, lo dejamos para la semana que viene, quizá ya todo este listo para que, quien dice, la justicia pueda intervenir....

Con información de La Opinión

Te puede interesar