Dólar blue a más de $200: cómo impacta en el bolsillo y en la economía

ECONOMÍA 22 de noviembre de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
dolar-blue

El Dólar blue mantiene su marca y se mantiene por encima de los $201. Desde el 1 de septiembre hasta hoy la suba se consolida en $4 descontando el pico que se dio el 11 de noviembre a $206,5 previo a las elecciones generales. Pese a que algunos economistas consideran que es un mercado chico y que cualquier movimiento puede llevar a un alza abrupta - como ya se demostró muchas veces-, lo cierto es que sigue teniendo un impacto en la economía general.

Si bien no tiene una incidencia directa en los costos de las empresas, debido a que acceden al comercio exterior a través del tipo de cambio oficial, el impacto se puede ver en los bolsillos de los ciudadanos por ejemplo cuando la incertidumbre y el juego de las expectativas se traslada a los comercios y las pymes. La brecha cambiaria produce retraso en ventas, aumentos en algunos productos por tomar un dólar "intermedio" y ralentización en la recuperación. Mientras, los consumidores salen a stockearse. Por ende, la economía en general toma una actitud "defensiva" ante la expectativa de una devaluación.

Según un estudio del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), Argentina es de los cinco países del mundo con más pass through, es decir, del traslado a precios en la economía real generada por una suba del tipo de cambio. Implica que si el dólar sube 1%, el traslado a la inflación es de 0,45 punto porcentual.

Fuentes de una importante cámara industrial contaron que el impacto de la suba del blue se da en las “expectativas”, y que esto ocurre independientemente del tamaño de las empresas. “Cuando piensan en el costo de reposición miran el blue o el CCL”, agregó la misma fuente. “Tenés listas de precios que tienen un dólar implícito que te das cuenta que es mayor al oficial, dado que están pensando en el futuro del negocio”, afirmó.

En la misma línea, desde una empresa de autopartes contaron que importan al dólar oficial de $100, y mantienen la lista de precios en dólares. A la hora de vender, actualizan el tipo de cambio a un dólar de $120 o $140, según el producto. Afirmaron que se trata de hacer el “mix” entre el oficial y el blue, y poder cubrirse ante las expectativas de devaluación que genera una brecha superior al 100%.

Los sectores más favorecidos del cepo cambiario son los que venden productos dolarizados como electrónico, electrodomésticos o construcción. Un punto central está en los importadores: muchos por el "costo de reposición" encarecen los productos que compran en el exterior aunque accedan a una divisa más barata.

Es en los precios donde se ve el mayor impacto del dólar blue. Pese a que el gobierno intenta anclar los precios, la inflación corrió por encima del dólar oficial. Por este motivo y por otros más, la inflación aún sigue teniendo números por encima del 3%.

Otra de las claves que mira el mercado es el poder de fuego del Banco Central para intervenir en el mercado de cambios. Con la pérdida de reservas para contener las cotizaciones paralelas, la expectativa general se mantiene en torno a la devaluación pese al cambio que se produjo en el MEP y el CCL esta semana. El poder de fuego, a mediano plazo parece depender de que el gobierno acuerde con el FMI y la creciente volatilidad y la incertidumbre del mercado también se ve en el dólar blue. Como una rueda, el clima de volatilidad se reproduce desde el más grande hasta el comerciante de barrio.

Más allá de estas actitudes puntuales, el investigador de la UBA Gabriel Montes realizó un ejercicio de econometría con datos del tipo de cambio oficial, el paralelo, la brecha y la inflación, desde el 2004 hasta el 2020. “Los precios siguen al tipo de cambio oficial, siendo el ejemplo ilustrativo el 2015, cuando el supuesto era que se podía devaluar y los precios no iban a cambiar porque habían seguido el blue. Y lo que pasó es que se devaluó y explotó la inflación. La teoría dice que los precios están atados a los costos y estos se ven afectados por el dólar a través de las importaciones, que se realizan al oficial”, afirmó.

Sin embargo, también aseguró que existe un “efecto indirecto”: cuando la brecha cambiaria es muy grande, se pierden reservas, se acumulan activos en dólares, se derivan problemas financieros y eso eventualmente ajusta el tipo de cambio nominal, y por ende los precios. “Nunca se pudo mantener una brecha excesivamente grande”, agregó el economista.

 

 

Con información de www.ambito.com

Te puede interesar