Productos con precios no congelados, estacionales y carne: lo que sigue presionando la inflación pese a los controles del Gobierno

ECONOMÍA 22 de noviembre de 2021 Por Natalia Donato*
M7OF4DGWTBE77JDCVG57FRE4KM-1024x576

Pese a los intentos del Gobierno por lograr contener el precio de los alimentos con el congelamiento anunciado hace un mes, el “Precios cuidados” ampliado (de 1.432 productos) no sólo sigue sin funcionar en los comercios de proximidad, sino que otros productos se dispararon en las últimas semanas: las frutas y las verduras; la carne y los envasados pero que no forman parte de la lista que el secretario de Comercio, Roberto Feletti, mandó al freezer hasta enero.

El viernes, finalmente, el Gobierno congeló los precios de la carne y pidió a los supermercados que los tengan así durante el fin de semana largo, para continuar las conversaciones la semana próxima, con el objetivo de evitar sobresaltos a fin de año, cuando aumenta la demanda en carnicerías y supermercados por las festividades. Entre los supermercados que dieron el sí están Coto, Changomás, Cencosud (Jumbo, Disco y Vea) Carrefour, La Anónima y Día%, entre otros.

El índice de “Alimentos y Bebidas” se volvió a disparar en octubre y se ubicó casi en línea con el promedio del IPC -3,4% vs 3,5% del índice general- y para este mes se espera incluso una cifra mayor debido a la fuerte incidencia que tiene la carne, que trepó entre 10 y 15% en la última semana tras la fuerte suba de la hacienda. A eso se le suman los aumentos de los productos estacionales, que explicaron la inflación en el rubro el mes pasado, y las nuevas listas que las empresas del sector comenzaron a aplicar a los productos que quedaron fuera del congelamiento de casi 1.500 ítems.

Respecto de la carne, el Gobierno hizo este viernes una tregua con el supermercadismo y acordó congelar los precios de todos los cortes durante el fin de semana largo, con el objetivo de seguir las negociaciones la semana próxima. El precio de este alimento logró contenerse durante algunos meses luego de una disparada ocurrida a mediados de año, a partir de restricciones a las exportaciones. Pero la falta de oferta, provocada en gran parte por estas medidas, nuevamente está generando presiones al alza.

Fuentes de varias empresas reconocieron que habían comenzado a aplicar ajustes de algunos productos y en otras admitieron que lo estaban analizando para concretar en diciembre. Lo cierto es que desde que Feletti anunció el congelamiento, a mediados de octubre, siempre quedó la duda respecto de qué pasaría con el resto del portafolio, que venía con autorizaciones bimestrales durante la gestión previa de Paula Español, pero al no tener aclaraciones por parte de Comercio, las compañías asumieron que quedaban liberados. Y comenzaron a enviar nuevas listas a las cadenas de supermercados, especialmente durante la última semana, luego de las elecciones. Las fuentes aseguraron que las subas oscilan entre el 5% y el 7 por ciento.

Cuando se dio a conocer la inflación de octubre, Feletti remarcó que el real efecto del congelamiento se vería en noviembre porque sólo estuvo vigente durante 10 días del mes anterior. Sin embargo, el plan sólo se está cumpliendo en las grandes cadenas nacionales, que son las que tienen mayor poder de negociación con los proveedores y las que están más controladas por el Estado. En las cadenas del interior y en el canal tradicional -que incluye a los autoservicios independientes y almacenes- no llegó nunca a aplicarse debido a que los precios establecidos por el Gobierno no dan lugar a que todos los eslabones de la cadena puedan tener un mínimo margen.

De hecho, los almaceneros y supermercadistas chinos se quejaron de que debían comprar los productos de la lista a los mayoristas al valor establecido para vender al público, o a veces más caro, por lo que les resultaba inviable cumplir con el congelamiento. Feletti citó a todos los actores y les pidió resolver la cuestión de los márgenes en 15 días; y ese plazo se vence la semana próxima. De hecho, ya están nuevamente citados para el martes a las 15 en la sede de la secretaría. “Nosotros no tenemos posibilidad de juntarnos con los monopolios ni con mayoristas. Dependemos de la reunión con el Gobierno, a quien ya le llevamos nuestra propuesta sobre cuál es la rentabilidad que necesitamos para poder trabajar. Se evaluará todo el martes”, afirmó el presidente de la Confederación General Almacenera nacional (CGA), Fernando Savore.

Canasta navideña

En este contexto, y como ocurrió históricamente durante diciembre, el Gobierno prepara el lanzamiento de una canasta navideña que pueda comercializarse a un precio accesible. Si bien el pedido aún no llegó a las grandes cadenas, sí hubo un pedido por parte de Feletti a los mayoristas, quienes deberán acercarle la semana próxima una propuesta de canasta que contenga cinco productos. Deberán proponer un mix económico que contenga sidra, pan dulce, turrón y garrapiñadas. Como se trata de alimentos estacionales, la gran mayoría no fue incluido en el congelamiento, por lo que los consumidores se encontrarán con aumentos en este tipo de productos que superan largamente la inflación (60% a 70% interanual), dijeron fuentes del mercado.

“Definitivamente, la inflación en alimentos no cede, hasta parece que pisó el acelerador respecto de cómo venía antes del congelamiento. Esta semana pegó fuerte la carne vacuna, así que no nos deberíamos sorprender si también cierra con una variación semanal cercana, o incluso por arriba, del 1%. En carnicerías de barrio tenemos aumentos promedio que van desde el 7% al 15%”, aseguró la economista de EcoGo, Milagros Suardi.

El último informe de la consultora, que contenía el relevamiento de las primeras dos semanas de noviembre, estimaba un IPC en alimentos y bebidas del 3,8%, pero la economista remarcó que a partir del aumento de la carne, que tiene una alta ponderación en el índice, podría llegar a 4%. Se ubicaría así bastante por encima del nivel general de precios, que rondaría el 3,2% debido a que no hay este mes aumento en las prepagas ni de telefonía, prevista para diciembre.

Para LCG, que dirige Guido Lorenzo, si bien durante la primera semana de noviembre la suba en alimentos fue del 0,2%, en las últimas dos se aceleró a 0,8% y resta aún conocer qué pasará durante los últimos diez días del mes. Por ahora, la variación de las últimas cuatro semanas asciende al 2%, pero el rubro cárnico presiona al alza, precisó el informe.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar