Barrionuevo versus Camaño: se rompe una sociedad de medio siglo

POLÍTICA 26 de noviembre de 2021 Por Mariano Martín*
1jpg

El fin de una sociedad política, sindical y conyugal de casi medio siglo quedará plasmado el jueves próximo en las elecciones internas de la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra). Allí el líder nacional de la organización, Luis Barrionuevo, intentará desplazar de la estratégica seccional porteña a Dante Camaño, su histórica mano derecha y hermano de Graciela Camaño, la diputada nacional con la que el expresidente de Chacarita protagonizó en las últimas semanas una separación de amplio impacto en varios ámbitos. La votación también se dará en el resto del país (en varios distritos clave con listas opositoras) y en la conducción nacional.

Como en una serie dramática la confrontación tiene todos los condimentos: se trata de las primeras internas en esa jurisdicción clave para el poderío nacional del gastronómico, y le disputará a Camaño su hegemonía el dirigente Humberto Ballhorst, a su vez su amigo y dirigente de máxima confianza por décadas. La legisladora nacional y exministra de Trabajo de Eduardo Duhalde ya se pronunció a favor de la continuidad de su hermano. Y, como si fuera poco, en los últimos días se firmó la última revisión de la paritaria sectorial para llevar al 49% un aumento salarial plagado de sumas no remunerativas, propio de uno de los sectores más castigados por la pandemia.

Jefatura

La crisis en la Uthgra fue uno de los comentarios recurrentes del último congreso de la CGT que alumbró un nuevo triunvirato hasta 2025. En esa cúpula Barrionuevo logró sostener a Carlos Acuña, del gremio de estaciones de servicios, pese a la avanzada del metalúrgico Antonio Caló por irrumpir en la jefatura. Para entonces el excandidato a gobernador de Catamarca ya había consumado su maniobra para disputarle a Camaño el bastión porteño mediante Ballhorst, hasta ahora secretario de Organización de la filial.

La primera contienda con lista opositora en el gremio que comanda Barrionuevo desde el retorno de la democracia (aunque para entonces ya era un peso pesado y en plena dictadura logró retener el control de la obra social) se producirá en el contexto más adverso de la organización en su historia. Sólo en la ciudad de Buenos Aires el padrón de afiliados cotizantes se redujo de 64 mil a 39 mil únicamente por efecto de las restricciones sanitarias durante la pandemia.

Ahorros

No obstante, Camaño alega haber obrado con precaución y ahorrado los recursos que no se utilizaron en ese lapso, como los destinados a turismo de la obra social, fiestas, colonias de vacaciones y otras actividades. De hecho, el gremialista calcula ante quien quiera oírlo que en el Banco Nación la seccional que dirige acumula ahorros por cerca de 30 millones de dólares entre los depositados en divisa norteamericana y bonos. Y concluye que Barrionuevo ambiciona hacerse de esos fondos mediante una nueva jefatura afín.

Aunque a Barrionuevo y a Camaño siempre los unió una común animadversión contra el kirchnerismo, en el último tiempo el jefe nacional del sindicato, que en 2019 venía de apoyar a Roberto Lavagna, tendió puentes en el Frente de Todos y logró sentar a Alberto Fernández en la sede del gremio para presentar un programa de reconversión de planes sociales en empleos en los rubros gastronómico y hotelero. El referente capitalino, por su parte, no oculta su favoritismo por la proyección nacional del alcalde Horacio Rodríguez Larreta.

Mientras el secretario general a nivel nacional aguarda los comicios en silencio público, su excuñado no oculta el malestar que le ocasionó haberse enterado “al día siguiente del cierre de listas” que tendría un rival el jueves próximo. “Es una aberración inventar una lista después de dos años de pandemia. No importa, los afiliados van a saber decir quién es Barrionuevo y quién, Camaño. A Luis no le van a servir de nada los millonarios que conoce ni las influencias que tiene. No se puede apretar y sobornar a todos”, lanza el jefe porteño en diálogo con este diario.

Camaño, de paso, avizora tensión en la jornada de los comicios. “Vamos a poner seguridad en las puertas del gremio y en las mesas de votación porque queremos asegurarnos de que no vayan a venir patoteros. En estos días anduvieron circulando algunas caritas sospechosas que tienen mala fama en los estadios de fútbol.”, señala el referente de la lista Gris, quien entró al sindicato en 1972. Ballhorst será candidato por la lista Azul. También habrá internas del gremio en otras seccionales con poderío como Quilmes, Rosario, San Juan, Bariloche, Mar del Plata o Mendoza.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar