“No entiendo cómo no morí”: dramático relato del israelí que sobrevivió 24 horas en un glaciar de Ushuaia

CIUDADANOS 14/12/2021 Por Dante HERRERA
RREAZ2IPQBASPEHD53MJQYDW4A

Después del calvario que le tocó vivir durante toda una noche en uno de los lugares más fríos del planeta, Eitan Shaked se recupera en el hospital de Ushuaia, Tierra del Fuego, y aún no cree que pudo sobrevivir a temperaturas tan extremas.

Mientras se recupera de las graves lesiones que sufrió tras su caída en una grieta cercana al glaciar Ojo del Albino, Shaked habló públicamente y contó por qué decidió emprender el viaje a tierras fueguinas.

 
“Me fui de Israel cuando terminé el servicio militar. Ahí decidí ir a recorrer el mundo, particularmente Sudamérica. De hecho, mi sueño era conocer la Antártida y Ushuaia, de donde había leído un montón de libros. Pero a los pocos días de llegar a Argentina sufrí el accidente que pensé que iba a terminar con todo”, contó Shaked.

Tal era la desesperación por el accidente que Shaked, varado a la intemperie, llegó a grabar videos pidiendo que contacten a su madre para cuando sea hallado por socorristas locales.

“Para distraerme empecé a grabar videos en los que contaba lo que estaba pasando. Hubo momentos de tristeza y grabé mensajes despidiéndome de la gente que amo. Son muy duros porque no paraba de llorar. Fue un momento que dije ‘probablemente voy a morir acá”, admitió el turista israelí.

Asimismo, el joven de 23 años todavía no entiende cómo resistió 24 horas en condiciones tan adversas. “Después del shock de caerme, que aún no entiendo cómo no morí en el acto, comprendí que tenía que sobrevivir hasta que alguien me viniera a rescatar. Fue muy difícil porque me rompí la pelvis y el brazo. Además hacía frío: intentaba mantenerme caliente, pero era difícil porque también llovió y yo estaba muy mojado”, explicó Shaked, quien además reconoció que haber emprendido el viaje solo “fue un error”.

La aparición de los primeros helicópteros en la zona le dieron esperanza

Tras las primeras 20 horas de sufrimiento en un escenario inhóspito, Shaked escuchó los primeros helicópteros en la zona donde se había accidentado. Ahí comenzó a creer en que sí era posible sobrevivir.

“Ahí pensé ‘hay posibilidades’ y me llené de energía otra vez. Pero no me vieron, se fueron y nunca volvieron. Volví a ponerme triste. Hasta que finalmente reapareció uno y me saludaron. Como era chiquito el vehículo, fueron a buscar otro para rescatarme”, contó en declaraciones al diario Clarín.

Shaked tuvo que aguardar otras dos horas hasta que el equipo de rescatistas llegó a su posición. Maltrecho por las heridas y al borde del colapso por hipotermia, el joven israelí fue socorrido a tiempo. “Esperaba que tardaran media hora en volver, pero tardaron dos. Durante ese tiempo empecé a perder las esperanzas de que me iban a venir a buscar. De repente escuché el sonido de las hélices y vi un hombre. Fue como ver a un ángel para mí. No lo podía creer, dije ‘soy libre’ y todo el dolor que sentía desapareció al darme cuenta de que ya no estaba solo”, relató, aún emocionado.

A pesar de que Eitan ya había pergeñado en su cabeza un plan con el que esperaba sobrevivir entre cinco y seis días, al ser rescatado le aseguraron que eso no hubiera sido factible. Los médicos que lo atendieron en primera instancia constataron que ya tenía principios de hipiotermia, y posiblemente no hubiese pasado más de 12 horas con vida.

“Eso fue muy difícil para mí, porque yo ya había estado cerca de la muerte cuando me detectaron cáncer a mis 15 años. Estuve ocho meses enfermo. En ese entonces sabía que estaba a punto de morirme siendo muy joven. Además, el tratamiento era muy duro. Por eso, habiendo superado esa etapa, me enojé conmigo por lo que me pasó ahora”, confesó el joven.

Eitan Shaked se recupera favorablemente y hasta le dieron de probar mate

Mientras continúa con su recuperación, Eitan aprovecha el tiempo para registrar distintos momentos en el Hospital Regional Ushuaia Gobernador Ernesto Campos, donde es visitado por parte del personal que llegó hasta su posición en el glaciar Ojo del Albino y hasta le convidaron mate para que lo pruebe por primera vez.

Allí también contó que volverá a su Israel natal, donde espera terminar la recuperación para luego finalizar el viaje por el sur argentino que quedó trunco. “Tengo que soldar mis huesos y eso va a llevar tiempo. Mi familia y amigos estuvieron en contacto conmigo todo este tiempo para organizar mi vuelta al país”.

Finalmente, con respecto al regreso a su tierra, Eitan agregó: “Voy a recuperarme allá, regresaré a la universidad y pronto volveré (a la Argentina) para finalizar el viaje que empecé”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar