Crece la polémica: el BCRA compra más dólares y niega trabas, pero los importadores siguen quejándose

ECONOMÍA Por Pilar Wolffelt*
4d207bf0886979dd02b89ac2048c854c

Este jueves, el Banco Central compró u$10 millones y cumplió nueve jornadas sin perder dólares en el mercado de cambios. Así, entre el 14 y el 23 de diciembre lleva embolsados u$s40 millones. El monto más elevado de este período es el que adquirió en esta novena jornada y, aunque se trata de una seguidilla de sumas pequeñas, el dato significativo es que no tuvo que vender durante estos nueve días.

En el equipo económico hay entusiasmo el respecto aunque en el mercado advierten que no se trata de una cuestión atípica ya que, "diciembre suele ser un mes positivo para el saldo del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) debido a la liquidación de la cosecha fina (principalmente de trigo)", según a iProfesional el economista de EcoGo, Sebastián Menescaldi.

El analista señala que el ritmo de ventas viene evolucionando muy bien y que ese es el elemento principal que le permitiría al BCRA mantener una tendencia compradora. Además, indica que, gracias a eso, puedo cancelar casi por completo la deuda que tenía con los bancos post-elecciones.

Bueno, pero algo le juega en contra

Sin embargo, a pesar de que la tendencia es buena en ese sentido y la cosecha se viene liquidando en muy buenos precios y con volúmenes elevados, este año el Central está pudiendo comprar dólares "de a puchitos".

¿A qué se debe esto? Un dato que podría explicar esto es que, si bien se viene liquidando la cosecha fina, esto se ve contrarrestado por el elevado nivel de importaciones. Según fuentes oficiales, "en la comparación de volumen diario operado en importaciones, este mes es 20% más alto que en noviembre y 35% superior en el promedio diario del año".

Así, Menescaldi explica que, si las exportaciones realmente están un 20% por arriba de lo reportado en noviembre (cuando se posicionaron en torno a los u$s3400 millones), como dice el Gobierno, se trata de un número alto para lo habitual de diciembre. Y asegura que esto se debería a:  

* Que los importadores están tratando de concretar todas las operaciones que puedan por estos días teniendo en cuenta que se espera una aceleración de la expectativa devaluatoria para después de diciembre.

* También señala que pueden estar incidiendo los miedos sobre que lleguen nuevas restricciones para el acceso al MULC en los próximos meses, lo que también se reflejaría en un  adelanto de compras y búsqueda por sostener los niveles de stocks.

* Y no descarta tampoco el hecho de que la menor cantidad de días hábiles del mes pueda impulsar esa suba.

Sin embargo, más allá de los datos que reportan las fuentes oficiales, desde el sector privado aseguran que "el Central está pisando las importaciones". De hecho, el consultor en comercio exterior Miguel Ponce informa que "a las empresas que yo asesoro les está costando conseguir la aprobación de las licencias del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI).

Y el experto evalúa que "eso suena lógico teniendo en cuenta que estamos en una situación límite, estamos rascando el fondo de la olla" en materia de dólares y reservas. Sucede que pocas veces el Central llegó a fin de año con un nivel tan bajo de reservas en sus arcas, que este año rondarán los u$s39.600 millones (cerca de la cifra de diciembre de 2020).

"El BCRA dice que no pisan el ingreso de mercadería, pero los importadores dicen que no les salen las aprobaciones", resume Ponce. Pero no pone en cuestionamiento la palabra del BCRA con esta afirmación, sino que explica que esto podría estar relacionado con el hecho de que hay mucha ansiedad entre las empresas los importadoras, que tratan de vender lo más posible y cuanto antes para cubrirse ante una aceleración del ritmo devaluatorio del dólar.

En tanto, los exportadores quieren demorar las liquidaciones justamente por el mismo motivo. Y es que señala que, por estos días, se observa una suba del dólar blue que alienta las expectativas respecto de la inminente llegada de la aceleración del crawling-peg.

Perspectivas para el sector

Así las cosas, Ponce espera que Argentina termine el año con un crecimiento del PBI del 9,2% y se arriesga a anticipar que, "el saldo comercial será de u$s16.000 millones (la diferencia entre expos e impos)". Y, para 2022, estima que el PBI subirá cerca del 3% y terminemos con un superávit de entre u$s13.000 millones y u$s19.000 millones.  

Destaca que todo el comercio exterior ve con buenos ojos el Plan Exportador anunciado ayer por el Gobierno, que apunta a llegar a los u$s100.000 millones en 2022 bárbaro, pero advierte que "hay que tener en cuenta que por cada punto de crecimiento de la actividad las importaciones aumentan 3 puntos" y al respecto asegura que es importante definir de dónde saldrán los dólares para solventar ese desarrollo.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar