Esta nota es para los que subestiman Ómicron por conveniencia política

SALUD - CORONAVIRUS 25/12/2021 Por Agencia de Noticias del Interior
61c5d85b63838.r_d.1286-1869-2355

Sí, la aparición de la variante ómicron ha vuelto a poner el mundo del revés con su altísima transmisibilidad tensionando hasta un punto insospechado el sistema sanitario. Aunque en el discurso de los políticos se rebaje la gravedad de la situación ya que sólo se refieren a los hospitales (ocupación de camas en planta y en las ucis). 

 
Pero, como los ciudadanos están comprobando, el colapso se está produciendo en la Atención Primaria (AP), con largas colas para poder ser atendido mínimamente, con imposibilidad de obtener una cita en un tiempo prudencial y menos aún conseguir la baja laboral.

 
 
 Pero, ¿cómo de saturada está la Atención Primaria? Ante la falta de datos -lo que invisibiliza el problema-, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha hecho una encuesta entre los días 20 y 21 de diciembre en sus 17 sociedades federadas y los datos resultantes avalan la “lamentable situación” en la que se encuentra este nivel asistencial, en el que cada médico de familia finaliza la jornada con una media de más de 48 pacientes asistidos en cada consulta de Medicina Familiar y Comunitaria, señala esta entidad. 

Un 55,4% de las visitas se desarrollan de manera presencial en el centro de salud; mientras que un 44,6% son a través de la consulta telefónica.

Esta situación de colapso se entiende mejor si se comparan los datos de esta sexta ola con los de anteriores. Durante la primera ola, la actividad asistencial diaria se situaba en una horquilla de entre 34-37 pacientes al día; mientras que en la ola de julio de 2020, la media alcanzada fue de 43 pacientes diarios.

 
En este momento, las comunidades que mayor presión han soportado en el arranque de la cuarta semana de diciembre son Región de Murcia (57), Andalucía (54), Aragón (52), Castilla-La Mancha (52,25) y Madrid (50,33), donde se supera la barrera de las 50 consultas diarias por médico de familia. En Catalunya, la media es de 46,38.

Otro de los baremos que con más claridad evidencia la situación de la Atención Primaria es, sin duda, los días de demora para citación en consulta que, estos días de diciembre se sitúa de media en 5,75.

El caso más dramático es el de Catalunya, donde los pacientes tienen que esperar 12,38 días para conseguir cita con su médico de familia. Valencia, con 9,33; Baleares, con 8,86; Andalucía, con 7,67; Región de Murcia, con 7; y Madrid, con 6,83, son las comunidades que deben esperar más de una semana para visitar a su médico en el centro de salud. Solo en Asturias y Castilla y León el tiempo de espera es de menos de tres días.

 
El caso más dramático es el de Catalunya, donde los pacientes tienen que esperar 12,38 días para conseguir cita con su médico
“Esta sobrecarga asistencial tan enorme que está sufriendo la AP tiene consecuencias negativas. La primera de ellas es la demora en recibir atención. Tenemos una demora de casi seis días desde que el paciente solicita una consulta con su médico hasta que es recibido por este", esgrime Salvador Tranche, presidente de la semFYC. 

"Y ya habíamos demostrado cómo una AP orientada directamente a la atención de pacientes con coronavirus se traducía en una pérdida de diagnósticos de más del 50% de las patologías crónicas y demoras en el diagnóstico, por ejemplo del cáncer de un 30% a un 40%. Por todo ello pedimos al Ministerio que incorpore indicadores de atención primaria a los datos”, añade.

 
En el caso de Catalunya, el doctor Joaquim Verdaguer, director del Servicio de Atención Primaria (SAP) del Barcelonès Nord i Maresme, defiende que las consultas covid se atienden el mismo día, pero admite que para el resto tienen 48 horas para darles respuesta y suelen resolverlas en los 5 días siguientes. 

“Nuestra prioridad es programar la visita con la mínima demora posible en función de lo que le sucede al paciente", explica a La Vanguardia, aunque reconoce que "cuanta más presión" tengan a causa de la pandemia, sobre todo si ésta sigue subiendo, "más se alargará" el tiempo para las consultas no covid.

En este sentido, admite que los centros de atención primaria están “al límite” por la sexta ola, recibiendo una media diaria de visitas covid por centro de entre 150 y 200: “En dos semanas se ha duplicado la actividad en la atención primaria con la misma estructura de personal”.

Y el problema reside en que no pueden contar con más galenos de los que ya tienen: “En la parte médica, asistencial, no existen profesionales que podamos añadir, porque ya tenemos a todos los disponibles activos”.

Ahí se suma otro problema, los sanitarios que se han contagiado, "y no en el lugar de trabajo, sino en su entorno familiar o personal", remarca este responsable sanitario. 

Verdaguer relata que, en la actualidad, los profesionales de la primaria están repartidos en cinco áreas de atención sanitaria. "La primera, la vacunación, que es fundamental. Tenemos muchas horas de enfermería dedicadas a ello".

 
La segunda -prosigue-, corresponde a la atención de la patología respiratoria covid. "La está llevando a cabo sobre todo el médico, para diferenciar qué paciente puede pasar la enfermedad en su casa, con unas indicaciones, y quién necesita ir a otro nivel asistencial, como puede ser la hospitalización, que está aumentando".

La tercera es la patología urgente no covid: "La gente continúa teniendo cólicos en el riñón, o dolores en el pecho que pueden corresponder a un infarto...", esgrime.

Explica que "el volumen más importante de la atención se lo lleva, obviamente, la patología covid y la vacunación", y que "todo lo demás" intentan atenderlo "por vías no presenciales".

Esta presión asistencial está dejando huella en los sanitarios, tanto física como psicológicamente. En este sentido, el Sindicat d'Infermeres de Catalunya asegura que las visitas de sus colegiadas al médico por cuestiones de salud mental o adicciones aumentaron un 56% en 2020.

"Es verdad que hay una afectación emocional importante entre los profesionales, estamos cansados", esgrime Verdaguer, pero recuerda que cuentan con "medidas de soporte al profesional sanitario, como la emocional, y unidades más especializadas para atender afectaciones más importantes".

La estabilización de la Rt, la esperanza
También subraya que, al menos en la atención primaria del Barcelonès Nord i Maresma y a pesar de que la incidencia no deja de crecer, han "mantenido todas las peticiones de vacaciones navideñas que han pedido los profesionales, sin denegar ninguna".

 
Confía en que la incidencia de la sexta ola no siga aumentando y así poder evitar el colapso de los centros sanitarios. "Hay una pequeña esperanza. Es verdad que la incidencia acumulada es muy alta y sigue creciendo, pero la velocidad de propagación (Rt) está estabilizada en los últimos días, no ha seguido creciendo, e incluso en algunos puntos ha bajado alguna décima", concluye. 

Fuente: La Vanguardia

Te puede interesar