¿Reducir el período de aislamiento de los contagiados acelera la propagación del Covid?

SALUD - CORONAVIRUS 29 de diciembre de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
QQEGHSJZ3RGW7BKLAWFSZA7WRY

La decisión del gobierno de Estados Unidos de acortar los períodos de aislamiento para los estadounidenses infectados de coronavirus atrajo tanto apoyo moderado como intensa oposición entre los científicos del país, particularmente por la ausencia de un requisito de testeo y el temor de que esa omisión pueda acelerar la propagación de la variante ómicron, altamente contagiosa.

La nueva guía, que llegó en medio de una avalancha de nuevas infecciones que ha dejado sin trabajadores a muchos hospitales, les pareció a algunos científicos como un paso necesario para apuntalar la fuerza laboral en industrias esenciales. Y alentar a las personas a salir del aislamiento antes de tiempo después de dar negativo podría evitarles los problemas que generan los períodos prolongados en el hogar.

 
Pero permitir que cientos de miles de personas infectadas se salteen a esos tests, incluso si, lo que es más importante, sus síntomas no desaparecieron por completo, corre el riesgo de sembrar nuevos casos y acumular aún más presión sobre los sistemas de salud ya sobrecargados, dijeron expertos.


La Argentina también decidió hoy reducir los plazos de aislamiento, medidas que anunciará este mediodía la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

 
“Para mí, honestamente creo que esto se trata más de la economía que de la ciencia”, dijo Yonatan Grad, profesor asociado de inmunología y enfermedades infecciosas en el T.H. Chan School of Public Health de Harvard, que ha rastreado las infecciones por coronavirus en la NBA.

“Sospecho que lo que hará es que al menos algunas personas salgan del aislamiento más rápidamente, por lo que habrá más oportunidades de transmisión y eso, por supuesto, acelerará la propagación del Covid-19″, agregó, y señaló que difícilmente las personas se adhirieran estrictamente a los consejos de usar barbijo después de salir del aislamiento.

La doctora Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), dijo ayer que la nueva guía había sido necesaria debido al volumen de personas a punto de infectarse.

Sin pruebas rápidas
En una serie de reuniones del fin de semana de Navidad, dijo, los funcionarios de la agencia estudiaron minuciosamente los datos de transmisibilidad en busca de variantes pasadas y signos de que la ómicron causaba una enfermedad menos grave. Pero finalmente, dijo Walensky, decidió que las pruebas rápidas no eran lo suficientemente efectivas para diagnosticar la infecciosidad en las personas.

“No necesariamente haces una prueba si no sabes qué vas a hacer con el resultado”, dijo, y agregó: “El número anticipado de casos que estábamos viendo requería que tomáramos medidas en este momento”.


Las recomendaciones de los CDC reducen los períodos de aislamiento de las personas infectadas de 10 a cinco días. La agencia no recomendó pruebas rápidas antes de que las personas salieran del aislamiento.

Pero algunos científicos sostienen que las pruebas rápidas son la manera más conveniente de saber si alguien sigue siendo contagioso o no. Los retrasos regulatorios, los problemas de fabricación y la escasez de apoyo gubernamental han provocado una escasez de los tests rápidos, ya que la variante ómicron ha aumentado, lo que ha llevado la carga de casos a niveles casi récord en los Estados Unidos.

Según un científico que ha discutido la política de aislamiento con los CDC en los últimos meses, los funcionarios dijeron que la agencia no podía recomendar pruebas rápidas mientras los suministros fueran tan escasos. El científico habló bajo condición de anonimato para describir discusiones confidenciales.

El presidente Joe Biden prometió poner a disposición 500 millones de pruebas de forma gratuita, pero no está claro qué tan rápido se enviarán.

Walensky negó que la disponibilidad de las pruebas afectara la decisión de la agencia y dijo que el uso de barbijos solo aborda el riesgo de que las personas infectadas sigan siendo contagiosas después del aislamiento. Los CDC pidieron a las personas infectadas que usen un barbijo alrededor de otras personas durante cinco días después de salir del aislamiento.

“Sabemos que, digamos, el 85% de su tiempo de transmisibilidad ya ha quedado atrás”, dijo Walensky sobre el período de aislamiento de cinco días. “Una minoría del total estaría enfrente tuyo. Y si usa barbijo, se puede evitar [el contagio]“.

Los científicos dijeron que les preocupaba que, al igual que las pruebas rápidas, los tapabocas más eficaces -conocidos como N95- quedaran fuera del alcance de muchos estadounidenses.


La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) dijo el martes que las pruebas rápidas detectan casos de ómicron, aunque pueden tener una sensibilidad reducida. (Otro tipo de prueba, conocida como PCR, no es útil para liberar a las personas del aislamiento porque puede arrojar resultados positivos después de que alguien ya no sea contagioso).

Propagación
Un funcionario federal dijo que los CDC incorporaron un modelo no publicado sobre la propagación de la variante delta que encontró que el riesgo de transmisión era del 13% cinco días después de que alguien dio positivo. El CDC estaba trabajando para hacer públicos esos datos, dijo el funcionario.

Sin embargo, los científicos expresaron su preocupación por la aplicación de modelos de propagación de la delta en un momento en que la ómicron se estaba volviendo dominante rápidamente. La variante tiene un tiempo considerablemente más rápido que la delta para infectar a personas vacunadas. También es muy contagiosa, potencialmente incluso más que la delta.

Los períodos de aislamiento correctos para la ómicron dependen de cuándo se realizan las pruebas, así como del nivel de inmunidad de un individuo y de las propiedades de la variante en sí, dijeron los científicos. Algunas personas siguen siendo contagiosas durante más tiempo que otras, y la evidencia de las pruebas rápidas sugiere que ciertos pacientes siguen siendo infecciosos durante más de cinco días.

“Sería muy cauteloso a la hora de traducir datos de la delta a ómicron”, dijo Stephen Goldstein, experto en virus de la Universidad de Utah. “Creo que existe la posibilidad de que esto empeore las cosas o acelere el curso de la pandemia”.

Los inmunólogos dijeron ayer que también había señales de que las personas infectadas con la ómicron estaban desarrollando síntomas antes en el curso de las infecciones que con variantes pasadas, un cambio que podría tener ramificaciones importantes para los períodos de aislamiento.

Esos síntomas, dijeron, estaban haciendo que las personas tomaran conciencia de sus enfermedades antes y, en algunos casos, las obligaban a hacerse la prueba antes. Esas personas pueden estar comenzando el tiempo de sus períodos de aislamiento al comienzo de sus infecciones, en lugar de a la mitad o al final, como sucedió antes en la pandemia, y regresan al trabajo mientras continúan siendo contagiosas.

“No creo que reducir el tiempo de aislamiento en general sea una mala idea”, dijo Angela Rasmussen, experta en virus de la Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan en Canadá. “Pero decir, ‘Cinco días probablemente esté bien, basado en la delta, así que intentémoslo y veremos’, realmente no es lo que debería estar haciendo”.

Añadió: “Esto podría haberse implementado de una manera mucho más razonable y de menor riesgo”.

Guía confusa
El CDC ha enfrentado críticas durante mucho tiempo por emitir guías confusas durante la pandemia, particularmente sobre el uso de barbijos. Su consejo de aislamiento el lunes hizo poco para disipar esas preocupaciones, dijeron los científicos.

Varios médicos, por ejemplo, dijeron que estaban luchando por comprender qué pacientes encajarían con el consejo de los CDC de que las personas infectadas cuyos síntomas se estaban “resolviendo” podían salir del aislamiento después de cinco días.


Los síntomas de muchas personas fluctuaron en el transcurso de un solo día, dijeron. Es posible que otros pacientes parezcan sentirse mejor antes de experimentar un brote.

“La guía es mucho más confusa de lo que podría y debería ser”, dijo la Dra. Megan Ranney, médica de emergencia y decana académica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown. “Esto debería ser para personas que no presentan síntomas. Si tiene síntomas, no debe estar afuera“.

El doctor Marc Boom, director ejecutivo de Houston Methodist, dijo que estaba agradecido de que los CDC acortaran los períodos de aislamiento para los trabajadores de la salud. En la última semana, dijo, aproximadamente el 3% de la fuerza laboral había dado positivo, lo que ejerció una presión más significativa sobre el hospital que en cualquier otro punto de la pandemia.

Aún así, dijo que los mensajes contradictorios eran confusos. “Hicieron avanzar al público más allá de las reglas básicas del hospital”, dijo Boom. “Eso nos dejó perplejos. Lo miramos y dijimos: ‘Eso no tiene sentido’“.

The New York Times

Te puede interesar