Malestar en el oficialismo y oposición con la Corte por la reforma del Consejo de la Magistratura

POLÍTICA Por Pablo Sieira*
528590.jpg?7.2

A la espera de que el presidente Alberto Fernández convoque a sesiones extraordinarias, los diputados y senadores ya advierten con molestia que será muy difícil avanzar con la reforma del Consejo de la Magistratura que exigió la Corte Suprema de Justicia, independientemente de si el Poder Ejecutivo lo incluye o no entre los proyectos a tratar en el Congreso antes de marzo.

Las quejas se escuchan tanto en el oficialismo como en la oposición y apuntan a cuestiones de forma pero también de práctica parlamentaria. Coinciden en que no solo no dan los tiempos para sancionar una nueva ley antes de que se cumplan los 120 días que fijó la Corte para que se modifique la composición del Consejo, sino que tampoco se presta el clima político.

El máximo tribunal que preside Horacio Rosatti declaró inconstitucional la ley sancionada en 2006 que estableció la conformación actual de 13 miembros para el organismo encargado de seleccionar y disciplinar a los jueces, y administrar los fondos del Poder Judicial.

El fallo exhortó al Congreso a que dicte una nueva ley y ordenó que, mientras tanto, el organismo vuelva a la integración previa a 2006, de 20 miembros encabezados por el presidente de la Corte. Para ello, fijó un plazo de 120 días corridos -desde el 16 de diciembre- y señaló que, una vez vencido, todas las decisiones del Consejo "serán nulas".

"Lo que hizo la Corte es una aberración", afirmó un encumbrado senador del Frente de Todos consultado por iProfesional. "Resulta que ahora legisla", se quejó el dirigente en referencia al máximo tribunal de Justicia, al tiempo que recordó que la ley anterior que se ordenó aplicar a la espera de una nueva reforma "está derogada".

Ante las dificultades para adaptarse al fallo de la Corte en el tiempo establecido, los miembros del Consejo de la Magistratura -entre los que hay tres diputados y tres senadores nacionales- le remarcaron al Congreso la necesidad de contar con una nueva ley y le piden al Poder Ejecutivo que incluya el tema en las sesiones extraordinarias.

Fuentes de Jefatura de Gabinete indicaron a iProfesional que la reforma del Consejo de la Magistratura podría formar parte del temario para las extraordinarias pero que su tratamiento dependerá exclusivamente de lo que decida el Congreso. Al respecto, recordaron que el año pasado se aprobaron muy pocos de los proyectos que el Presidente envió para las extraordinarias.

Sin embargo, los jefes de bloque del Frente de Todos en Diputados y en el Senado, Máximo Kirchner y José Mayans, respectivamente, no recibieron hasta el momento ninguna indicación por parte del Gobierno sobre la reforma del Consejo de la Magistratura, según supo este medio. Y aún si la recibieran, "está muy difícil" avanzar, reconocen.

"Después de lo que pasó en Diputados con el Presupuesto y con Bienes Personales las cosas quedaron mal y cualquier tema complejo como este se puede trabar", deslizó a iProfesional una fuente parlamentaria del oficialismo que recordó las derrotas que sufrieron primero el Frente de Todos y luego Juntos por el Cambio en las dos primeras sesiones que tuvieron lugar tras la renovación del Congreso.

En el Senado ya hay un proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura enviado a principios de diciembre por el Poder Ejecutivo. La iniciativa plantea una integración de 17 miembros que sumaría dos abogados, un juez y un nuevo miembro del ámbito académico, a los estamentos con los que cuenta hoy el organismo.

Sin embargo, en el Frente de Todos advirtieron: "Si llegáramos a aprobar ese proyecto, cuando llegue a Diputados se va a trabar como pasó con la reforma judicial y con la del Ministerio Público Fiscal".

En tanto, en el bloque de Juntos por el Cambio tampoco ocultan el fastidio por el fallo de la Corte. Tanto en el Consejo de la Magistratura como en el Congreso "están enojados por los plazos", confirmó a iProfesional una fuente del espacio. No obstante, en el principal bloque opositor consideran que el tema deberá abordarse en las sesiones extraordinarias.

"Van por un proyecto propio", afirmaron fuentes de Juntos por el Cambio a la vez que indicaron que la encargada de coordinar al PRO y a la UCR para presentar una iniciativa propia será la senadora jujeña Silvia Giacoppo, que integra el Consejo de la Magistratura.

Dentro del Congreso, el primer escollo es el tiempo, dado que en ninguna de las dos Cámaras tienen previsto sesionar durante enero y los proyectos que se incluyan en extraordinarias empezarían a tratarse en febrero. El segundo es la dificultad para alcanzar consensos, en dos Cámaras sin mayorías claras que puedan empujar iniciativas.

El empate virtual entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, sumado a las diferencias de criterio que se dan principalmente en la bancada opositora respecto de la relación con el oficialismo pintan un panorama volátil.

La Corte planteó que la ley 26.080 sancionada en 2006 no respetó el equilibrio entre los estamentos de la política, los jueces y los abogados que debe garantizar el Consejo, como dicta la Constitución Nacional.

Ese será un punto que la reforma deberá atender y una de las razones por las que será necesario, para sancionar una nueva ley y que no termine nuevamente en un embrollo judicial y legal, un consenso entre las dos bancadas principales que hasta el momento todos ven difícil de lograr en una ventana corta de tiempo.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar