Los impactantes números de la tercera ola: cómo pasó Argentina de 1.600 casos a más de 80.000 por día

SALUD - CORONAVIRUS 05/01/2022 Por Victor INGRASSIA
FHYRCVAXBIGARF2JJI6UFDB75I

A poco de comenzado el último mes del año, el 4 de diciembre Argentina sumaba en su parte diario sanitario que emite el Ministerio de Salud, 1.690 infecciones nuevas de coronavirus. Si bien en ese momento casi triplicaba las cifras de 400 positivos de octubre, la pandemia se mantenía en números bajos relativos.

Pero con la llegada de las reuniones de fin de año, los festejos por la Navidad y Año Nuevo y el comienzo de las vacaciones, las cifran se dispararon marcando un nuevo récord de contagios en esta tercera ola de COVID-19, respecto a la segunda en mayo último. La amplia circulación de gente por un lado y las nuevas variantes del coronavirus como Delta y Ómicron por el otro, colaboraron al presente escenario de un exponencial incremento del 5000% en un mes.

 
Ese 4 de diciembre había 5.339.382 de casos totales confirmados, 22.598 confirmados activos y 5.200.141 pacientes recuperados. Se contabilizaron 4 fallecimientos y las muertes totales notificadas eran 116.643. Los pacientes internados en una Unidad de Terapia Intensiva (UTI) eran 657 y la ocupación de camas UTI era 35,2% en el país y 40% en la región del AMBA.

Antes de terminar diciembre, el día 30 nuestro país marcó el récord de 50.506 casos en un día. Y ayer, la cifra alcanzó los 44.396 positivos. Hasta entonces parte oficial estableció 5.739.326 de casos totales confirmados de los cuales había 267.670 confirmados activos y 5.354.411 pacientes recuperados. Se registraron 40 muertos el lunes en 24 horas (1000% más que hace un mes) y las muertes totales notificadas hoy suman 117.245.

Los pacientes internados en una UTI también se incrementaron a casi el doble de hace un mes. Ayer había 1162 personas y la ocupación actual camas UTI en el país es del 35,8% y en el AMBA del 36,7.

Pero esas cifras hoy se vieron superadas, ya que el Ministerio de Salud de la Nación informó este martes 4 de enero que, en las últimas 24 horas, se registraron 49 muertes y 81.210 contagios de coronavirus, la cifra récord desde el inicio de la pandemia en el país. La tasa de positividad continuó subiendo y fue del 52,44%: casi cinco veces más del 10% recomendado por la OMS.

Hoy, el Ministerio de Salud de la Nación confirmó que actualmente hay circulación comunitaria de la variante Ómicron en Argentina. “Esperábamos este aumento de casos. Hay circulación comunitaria de la variante Ómicron. Nosotros trabajamos para retrasar el ingreso de Delta hasta que tuviéramos los porcentajes de vacunación altos en Argentina, y eso se logró. Pero la circulación de Ómicron vino a complicar todo esto, porque tenemos jurisdicciones donde hay circulación comunitaria de Ómicron que están conviviendo con otras donde está predominando la variante Delta, que son la mayoría (de casos)”, dijo al respecto Sonia Tarragona, jefa de Gabinete de la cartera conducida por la ministra Carla Vizzotti.

Según le dijo a Infobae la directora de Epidemiología del Ministerio, Analía Rearte, “hay circulación comunitaria de la variante Ómicron del coronavirus certificada en la provincia de Córdoba. También presumimos que hay circulación comunitaria en otras grandes ciudades de Argentina. Estamos esperando resultados de más estudios de secuenciación genómica”.

“El impacto que tiene una nueva variante contagiosa que circula en la población se mide por la combinación de tres características propias del virus: su transmisibilidad, su virulencia y su capacidad para enfrentar la respuesta generada por vacunas y enfermedad previa”, afirmó a Infobae el infectólogo Osvaldo Teglia, especialista en Clínica Médica e Infectología y profesor adjunto en la Facultad de Ciencias Biomedicas de la Universidad Austral.

“Con respecto a la transmisibilidad este es un virus altamente trasmisible, la expansión que tuvo en Sudáfrica Ómicron pone de manifiesto su gran potencial infectivo de, 4.2 veces más contagioso que Delta. Con respecto a la Virulencia existe cierta evidencia sugiriendo una menor gravedad de la enfermedad causada por Ómicron que por versiones anteriores del coronavirus y esto podría ser por cuestiones intrínsecas propias del virus”, afirmó el experto infectólogo.

Y agregó: “La nueva variante parece causar entre 40% y 75% menos internaciones que Delta y en Sudáfrica el 80% de los pacientes hospitalizados no requirieron oxígeno. No obstante hay que tener cuidado. Estos datos alentadores provienen fundamentalmente de Sudáfrica, en donde la población afectada fue mayormente joven. Habrá que esperar estudios concluyentes sobre las características clínicas de Ómicron, existiendo interrogantes de cómo se comportará el virus en otras partes del mundo, entre otros grupos etarios y entre pacientes inmunocomprometidos.

Teglia recordó que las vacunas siguen siendo el método más seguro y efectivo para prevenir esta enfermedad infecciosa y que aunque las vacunas no son 100% efectivas para evitar contagios, nos protegen fundamentalmente de las hospitalizaciones y formas severas de la enfermedad.

“Enfatizaría finalmente en que las vacunas deben ir acompañadas de algunos más. Vacunas más el uso del barbijo. Vacunas más el distanciamiento social, más priorizar encuentros al aire libre o más ventilación de ambientes cerrados. Vacunas más lavado de manos frecuente. Vacunas más testeos y aislamientos, por ejemplo para bajar la positividad diaria.

El doctor Antonio Raúl De los Santos Presidente de la Academia Nacional de Medicina, coincidió con Teglia al afirmar a Infobae: “Todo lo que hay que hacer respecto al coronavirus, sea la variante Delta, Ómicron o la que venga en un futuro se resume en la prevención y en mantener las medidas de cuidado, como así también la alta vacunación. El contagio viene con el contacto, no con la variante nueva. También es necesario aumentar la cantidad de hisopados y no solamente hisopar a quien tiene síntomas”.

Consultado por Infobae, el médico infectólogo Lautaro De Vedia observó que en las últimas semanas volvieron a verse más pacientes internados por COVID en los hospitales. “Ómicron es la repetición de la historia del coronavirus. Delta parecía que era un demonio hasta que llegó y ahora es predominante en el país. Ómicron será lo mismo. Y luego va a aparecer otra. Hoy estamos mucho peor que hace 4 meses. El virus no reconoce fronteras ni tiempos. Y la falta de cuidados y las aglomeraciones nos muestra que la consecuencia obligada será ver más contagios”, concluyó el especialista.

Fuente: Infobae

Te puede interesar