Preocupación oficial: se acelera la inflación, con el foco en los alimentos

ECONOMÍA 03 de marzo de 2022 Por Claudio Zlotnik*
530379

Alberto Fernández admitió en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso que la inflación es "la principal preocupación" del Gobierno. Sobre todo por la constante suba de los precios de los alimentos. Los últimos registros indican que esa dinámica empeoró en las últimas semanas, y no hay demasiado espacio para la esperanza de un enfriamiento en el corto plazo.

Las principales consultoras que miden en tiempo real las remarcaciones de precios dan cuenta de esa dinámica perniciosa.

LCG, una de las consultoras que releva esa realidad, dio cuenta que en la última semana se aceleró la inflación en los alimentos.

"En la cuarta semana de febrero la suba de precios de los alimentos promedió 1,23%, acelerando 0,2 punto respecto a la semana anterior", indicó LCG en su último reporte.

"El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual de 4,8% promedio en las últimas 4 semanas y 4,6% punta a punta en el mismo periodo", apunta.

Inflación: los productos que más aumentaron

En el top 3 de los productos que más se encarecieron figura, otra vez, la carne. Los cortes vacunos treparon 2,3% en la última semana del mes pasado, seguido por las frutas (2,2%) y las verduras (1,7%).

Un paso por detrás, los productos panificados (0,9%) y aceites (0,6%) cierran la nómina de los que más subieron durante los últimos siete días.

La dinámica ya viene complicada desde el mismo comienzo de este 2022. Para los alimentos, el Indec midió una suba del 5% para enero, uno de los mayores registros de los últimos meses y que muestra una aceleración en ese segmento crítico a nivel político y social.

En una economía que sufre de una dinámica inflacionaria muy alta -superior al 50% anual- es muy difícil identificar las causas de los incrementos, que básicamente se vinculan con esa realidad.

Precios: las particularidades de cada caso

Es cierto: hay particularidades. De hecho, en el caso de la yerba, el azúcar, los lácteos y hasta el arroz, las fuertes remarcaciones tienen que ver con la ola de calor de comienzos de año, la sequía persistente y los incendios en algunas zonas del país, que destrozaron buena parte de la producción.

También, claro está, hay fundamentos en la realidad internacional: los precios de las materias primas mantienen una tendencia alcista. En las últimas horas, la tonelada de soja superó los u$s600, un valor históricamente alto. 

Ese escenario, que beneficia a la Argentina por el valor de sus exportaciones, termina perjudicando por el impacto del precio de los alimentos en el mercado interno.

No es un fenómeno distinto al que sufren otros países, que también conviven con una inflación irregularmente elevada. En la Argentina, todo empeora por la propia dinámica inflacionaria, que se mantiene en los dos dígitos desde el lejano año 2006.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar