Autos usados: en Rafaela, en algunos casos están más caros que el 0 km

multimedia.normal.97a4afa9629b8917.31302d4175746f7320757361646f7320315f6e6f726d616c2e77656270

“Así como en un momento fue la pandemia, y en todo asado o reunión las miradas y las preguntas apuntaban al médico del grupo, hoy si estás en el rubro, sos el centro de las charlas, porque hoy el tema son los precios de los autos”, nos decía Juan, de la concesionaria Zenklussen Automotores.
“El momento favorece a vender todo. Se vende lo bueno y lo malo también, no importan los kilómetros ni el estado del auto”, agrega. Y nos explicaron que el usado es difícil que llegue a la concesionaria, porque la gente logra venderlo en forma particular: “Hay personas que entran a la concesionaria con la plata en la mano, pero a veces no encuentran qué comprar, lo que necesitan. El cliente hoy viene con una idea y se lleva a veces algo totalmente diferente porque es lo que encuentra. Antes el que quería blanco esperaba el blanco, hoy se lo termina llevando negro, y un modelo distinto al que venía a buscar”, nos comentaban desde otra agencia.
Este panorama que encontramos a nivel local, se corrobora en cifras a nivel nacional. La falta de oferta de usados, seguramente potenciada por algunas otras variables, hizo que en los tres primeros meses del año se vendieran 379.659 unidades usadas, lo que representa una baja del 8,41 por ciento comparado con igual período de 2021, según informó la Cámara del Comercio Automotor (CCA). El secretario de esta entidad, Alejandro Lamas, explicó recientemente que el mercado del usado atraviesa una serie de dificultades, como "una falta general de unidades, ya que las que están a la venta son insuficientes para abastecer la demanda actual, cuestión que provoca que potenciales compradores posterguen su decisión de compra".
Desde la concesionaria oficial de Ford de nuestra ciudad, Eladio José (más conocido como Quiqui) Galiano, gerente de la firma, nos confiesa que prácticamente no están contando con unidades usadas, y analiza el mercado actual de esta manera: “Nuestras unidades Ford vienen de importación. De la producción de Ranger, que sí se fabrica en el país, hay un alto porcentaje que es para exportar, entonces no queda demasiado para el mercado interno. Y el que quiere un 0 km, por más que le ofrezcas un usado bastante avanzado en modelo y en buen estado, es difícil que lo convenzas, porque tiene la meta del 0 km. Aparte con la compra del 0 logra ventajas impositivas que comprando un usado no las tiene”.
- Y el que tiene un usado bastante atrasado en años y viene a buscar algo más nuevo? ¿Encuentra?
-En usados hay de todo. En pick up, con una antigüedad de 10 años por ejemplo, generalmente ya tienen una buena cantidad de kms hechos y el que busca un usado se fija mucho en el estado, porque después hay que mantenerlo. Si hay que reparar eso es caro, a veces ni siquiera se están consiguiendo repuestos. Por ejemplo, hasta el tema de neumáticos está faltando. Pero por otro lado también, el que compra un vehículo usado por lo general necesita financiación, que es bastante más cara que la de 0 kms. Cada cliente tiene un panorama distinto y hay que tratar de ver cómo lo podemos encaminar. No contamos en este momento casi con usados, porque como Ford no nos provee más de autos... hoy lo que era la línea de Ka, Fiesta, Focus, no los tenemos más. EcoSport contaditos con los dedos de las manos... Era un producto que se fabricaba en Brasil y ahora lo que está entrando viene de la India. A nosotros nos sorprendió que Ford levantara sus tres plantas de Brasil, por ejemplo, yo creo que el mercado cambió, que les conviene más producir en India o China. Se han ido hacia esos mercados. Acá por ejemplo la Territory viene de China. El caso de un automóvil como el Focus, que había tenido una penetración tan grande en estos años, y llegamos un día y nos dijeron que se levantaba la producción de este modelo en la planta de Pacheco, cuando en Europa, por ejemplo ha salido el Focus 2022. Y acá los primeros Focus venían de España, en el año 99.
- ¿Caen las ventas?
- No estamos en un gran porcentaje de ventas por la falta de 0 kms. Tratamos de defender el negocio lo mejor posible cada vez que disponemos de una unidad nueva, para que ese producto dé utilidad y nos ayude a mantener la agencia en movimiento...
-Entra una unidad nueva y… ¿ustedes qué hacen cuando hay un montón de gente esperando?
-Hay un modelo con una lista bastante amplia de espera. No se vende de otra manera. Inclusive no se hace más boleto de compraventa, sino que se hace un formulario que denominamos “Ingreso a la lista de espera de Unidad 0 km, donde no nos comprometemos para nada pero sí le tomamos los datos al cliente. Si pasado el tiempo llegamos a disponer de esa unidad, nos contactamos, y si el cliente todavía no hizo otra operación, se hace, pero si ya no le interesa o se le escapa lo que es ese precio tratado en su momento, no hay ningún compromiso de ninguna de las partes.
- ¿Cuál es la unidad con más lista de espera?
- Todo lo que es Ranger Raptor, en F 150 , en F 150 Híbrida y en la nueva Maverick. 100 personas pueden llegar a estar en cada lista. En la F 150 hay clientes esperando desde julio del año pasado.

RAFAELA ES ESPECIAL
“Rafaela es una plaza muy particular, donde hay gente que está dispuesta a pagar muchísimo”, nos decía Juan desde la concesionaria Zenklussen ubicada en Bv Yrigoyen.
-¿Sube el precio del usado?
-A nosotros nos sorprenden a veces los precios que la gente empuja. Hablando de usados, a veces uno ve ofertas publicadas con lo que están pidiendo, y uno tiene una lista de referencia de lo que vale, sobre todo pasa con Toyota, y a veces se está pidiendo más por el usado que lo que vale nuevo, no hay techo. Cuanto más caro es el auto más fácil es pedir un millón más de lo que vale. Un Etios vale $ 2.300.000 nuevo. Usado lo ves por arriba de ese precio: 200 o 300 mil pesos más. En una Toyota Hilux que vale 8 o 9 millones, la ves usada en 10 millones”. Es difícil saber en qué precio se termina vendiendo, porque a veces el que vende, pide por pedir un número muy alto para escuchar ofertas, y quizás se lo pagan, pero es cierto que el usado se está pagando por arriba del 0 en muchos casos.
-¿Qué disponibilidad hay de 0 km?
-En cuanto a nuevo, lo que se fabrica en el país hay precio y hay producto. Fiat tiene Cronos, Renault tiene Kangoo. Cada marca fabrica un poco de su oferta en Argentina. Con Volkswagen, pasa a veces que hace 6 meses que no recibís unidad nueva, entonces cuando entra decís “tengo tal auto en tal color” y termina siendo una subasta. En Toyota hay lista de espera. Cada mes, Toyota entrega todos los modelos (Etios, Corolla, Corolla Cross, Yaris, camionetas), pero entrega poco en relación a lo que tenemos en lista de espera. El tema acá no es que no se fabriquen autos, no hay dólares para importarlos. Lo que se fabrica en Argentina es poco y de lo que se fabrica no es todo para el mercado interno, esa marca necesita exportar para tener divisas y poder seguir comprando repuestos para seguir produciendo.
-¿Difícil cerrar negocios? ¿Cómo van las ventas?
-Hoy los autos están en dólares más caros que nunca. El dólar quedó igual y los autos siguieron aumentando en pesos. Por otro lado, como no hay 0, se sobrevalúa el precio del usado, vos por lógica no podrías pagar nada usado más que una unidad nueva. La gente entra a la concesionaria a veces ya de muy mal ánimo, pasa eso. Vos tenés plata, que supuestamente es algo positivo, lo querés llevar a un negocio y te volvés a tu casa, enojado, porque no está el auto, porque te va a cambiar el precio y se devalúa la plata que tiene. Mucha gente te comenta, “che, tengo plata y no puedo comprar, es lo más raro que me pasó en mi vida”. La gente está corriendo detrás de un auto porque dicen que no hay. Yo creo que si hubiera autos, no sé si habría tantas ganas de comprarlo.
-Entonces un mercado muy complejo.
-Las ventas vienen bajando, pero también se debe a que q hubo un pico, como en todo, tal vez en ese 2020, 2021, que hubo un consumo irracional porque producto de la pandemia la gente no gastó en otras cuestiones y decidía hacer cosas como arreglar la casa o cambiar el auto, entonces obviamente ahora está más bajo respecto a lo que fue en ese momento.

La gente cuando llega a la concesionaria ya tiene su auto colocado a muy buen precio en forma particular, uno no se puede meter, sabe que vale 10 y la persona lo vendió en 12. La gente ya viene con la plata. Y a los concesionarios no nos está sirviendo la plata porque no tenemos qué comprar. Entonces uno desde la concesionaria termina poniendo la condición: que te entregue el usado, porque yo me tengo que quedar con algo. Es la manera de subsistir que encuentra el rubro. Muchas veces los negocios quedan esperando, porque la gente no se quiere desprenderse del que tiene sino encuentra otro para comprar. Se cierran muchas menos operaciones y hay mucha menos previsibilidad. La gente termina a veces pagando cualquier precio y haciendo cualquier cosa porque no tiene otra cosa para hacer.

MERCADO DISTORSIONADO
Valor en dólares más alto que nunca. Usados más caros que el mismo producto nuevo. No hay dólares para importar. No hay oferta de 0 km, entonces “el segmento del público que iba a comprar con un usado de como mucho cinco años de antigüedad no existe más”, como señala el informe de la CCA. Evidentemente, no es la pandemia, no es el mundo, no sos vos, soy yo, como siempre. Una vez más.
Si bien, como también señala dicha publicación “en 2021 en el mundo se vendieron 66.700.000 autos 0 km, contra los casi 100 millones que se contabilizaron el año 2018, en el resto del globo no siempre se cierran plantas, faltan dólares, hay inflación, todo eso al mismo tiempo. Como señaló el titular de la cámara, Alberto Príncipe, ”que nosotros como todos los problemas los amplifiquemos, es un tema nuestro”.

Fuente: diariolaopinion.com

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar