Depresión, violencia y adicciones: el dramático relato de Patricia Pacheco sobre la presión que vivió Rodrigo

ESPECTÁCULO Por Julia VOSCO
CO3PAI6BSRFXXLPVQVZ2HGM6PM

El pasado 24 de junio del 2000, Patricia Pacheco viajaba en la misma camioneta, con su hijo Ramiro y su expareja Rodrigo, cuando se produjo el fatal accidente donde murió el cantante. A pesar de haber transcurrido 22 años del trágico día, ella recuerda con exactitud cómo fueron los últimos minutos y todos los problemas que surgieron a causa de las adicciones.

En diálogo con Gastón Pauls para Seres Libres, Pacheco recordó que cuando conoció a Rodrigo “él ya consumía cocaína y consumía mucho, muchísimo”. Al respecto, planteó que el entorno del músico consumía drogas y “en los momentos en el que él no estaba en ese consumo, era un pan de Dios y después se transformaba”.

“Veo que generaba violencia, violencia y violencia”, sostuvo. De hecho recordó que cuando se quedaba solo “entraba en cuadros de violencia contra él mismo”. A modo de ejemplo, indicó que se golpeaba la cabeza contra la pared y lloraba. “Yo solo podía verlo y me dolía, Me acuerdo que una vez llegó de un baile y para abrir la puerta rompió todos los vidrios con un pie”, recordó Pacheco.

Al recordar la vida de Rodrigo, Pacheco cuestionó que antes no se podía hablar de lo que sufría el cantante debido a que vendía la imagen exitosa. Pero “en realidad tenía unos dramas y estaba hasta el cuello de problemas y de presiones. Y de depresión también por la muerte del padre y por el consumo”, detalló. Aún así, destacó que se trató de un hombre valiente, gracioso y fuerte que logró mantener a muchas personas “pero la cocaína apagaba todo eso”.

La expareja de Rodrigo recordó que él había tomado y decidió manejar. Al llegar al peaje se molestó porque no tenía la tarjeta de modo que frena a un costado, habla con algunas personas y al subir “tomó, convidó, y cuando pasa el peaje, nos pasa esta camioneta, lo hace como vibrar y él salió como tiro”.

En ese momento empiezan a conducir de manera muy rápida de modo que “agarré al nene, bajé la mano y se la puse en la cabeza, o en la espalda”. Segundos después, volcaron y Rodrigo falleció. “Ese fue el final, lo último que hizo fue tomarse un pase”, recordó Pacheco, quién advirtió que “la cocaína es lo peor con lo que se puede topar una persona”.

Fuente: la100.cienradios.com

Te puede interesar