La comunidad internacional promete más de 6.000 millones de euros de ayuda humanitaria a Ucrania

INTERNACIONALES Por Gloria RODRÍGUEZ-PINA
ZDUMT6VJWK2MQQIIM7X6UPTKPM

Los 71 días de agresión rusa en Ucrania han generado millones de imágenes de destrucción y horror. Lugares como Bucha, Mariupol o Irpin han quedado registrados ya para siempre en las páginas más oscuras de la historia europea reciente. Tras el reguero de bombardeos y disparos contra civiles a sangre fría, quedan vidas destrozadas. Muertos, heridos, mujeres y niñas violadas, civiles traumatizados, desplazados internos y refugiados, y un país hecho añicos. A todos ellos se ha dedicado este jueves una conferencia de donantes celebrada en Varsovia, la capital polaca, en la que la comunidad internacional ha prometido destinar 6.500 millones de dólares (unos 6.150 millones de euros) para ayuda humanitaria al país invadido.

Distintas agencias de la ONU y la Cruz Roja desgranaron ante los jefes de Estado y de Gobierno de países de todo el mundo los horrores de la guerra y las necesidades más urgentes. Casi 16 millones de ucranios necesitan ayuda humanitaria, según la ONU, que pidió 2.250 millones para apoyar sus esfuerzos. “El nivel de muerte, destrucción y miseria de la población civil afectada por el conflicto armado en Ucrania es abominable e inaceptable”, afirmó Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, coorganizador de la conferencia junto a la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, en cooperación con la UE y la ONU, agradeció a los donantes su participación. El anuncio al cierre de la jornada de la cantidad recaudada de 6.150 millones fue seguido de un gran aplauso en la sala. Además, la campaña Levántate por Ucrania, en la que aparte de Estados y organismos internacionales también participaron artistas, recaudó el pasado 9 de abril 10.100 millones de euros para refugiados y desplazados internos.

Según había explicado Morawiecki en su intervención inicial, Ucrania necesita más de 12.000 toneladas de ayuda humanitaria cada día, y se le proporcionan 3.000 toneladas, menos del 25% de los alimentos, medicinas y artículos de higiene que requiere con urgencia. Además de aportar fondos para su vecino, el primer ministro polaco llamó a la comunidad internacional a “aumentar la presión sobre Rusia” mediante sanciones firmes y “la confiscación completa de los activos y reservas rusos”. “Fue Rusia quien inició esta guerra y debe pagar las consecuencias”, dijo.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, afirmó desde Kiev que “la guerra no se gana solo en el campo de batalla”. “También está el apoyo humanitario, económico y financiero, y la capacidad de garantizar una vida normal en los territorios liberados y reconstruir lo que fue destruido por el ejército ruso”, afirmó. En su conexión por videollamada, Zelenski hizo tres peticiones. Primero, expuso que necesitan recursos financieros para cubrir las necesidades de los ucranios. Segundo, solicitó cooperación internacional para un plan de recuperación y reconstrucción en el que ya están trabajando, y al que invitó a gobiernos y empresas de todo el mundo a patrocinar proyectos, como se ha comprometido el Reino Unido a hacer con Kiev y Grecia con Odesa. En tercer lugar, pidió a la UE que le conceda el estatus de país candidato con un procedimiento especial abreviado. “La pertenencia de Ucrania a la Unión Europea debe ser una realidad absoluta, no solamente promesas o perspectivas, sino pasos prácticos”, urgió.

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, expresó el compromiso de la UE para seguir apoyando a Kiev y evocó la necesidad de reeditar el Plan Marshall que ayudó a Europa tras la Segunda Guerra Mundial. “Reconstruiremos una Ucrania moderna, próspera y democrática, un país lleno de confianza y listo para abrazar su futuro europeo y su lugar en la familia europea”, prometió. Michel recordó la necesidad de liquidez urgente de Ucrania; según el Fondo Monetario Internacional, el país necesita 5.000 millones de euros al mes para seguir funcionando y para que los maestros, médicos y otros trabajadores esenciales puedan seguir prestando sus servicios.

La Comisión Europea ha aportado 4.000 millones de euros de ayuda financiera para el país, ha movilizado 3.500 millones para la acogida de refugiados en los Estados miembros y ha comprometido 1.800 millones para los desplazados internos, de acuerdo a su presidenta, Ursula von der Leyen, a los que este jueves sumó otros 200 millones para ayuda humanitaria. Von der Leyen aseguró que “Rusia está cometiendo crímenes de guerra a diario”. “No podemos igualar la valentía y el sacrificio del pueblo ucranio, pero podemos respaldaros, podemos ayudaros”, subrayó.

 

Un tercio de la población desplazada

En 10 semanas desde el comienzo de la guerra, más de un tercio de la población ucrania se ha visto forzado a huir de sus casas, según Filippo Grandi, alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados. Más de 5,6 millones de personas han huido del país y hay más de 7,7 millones de desplazados internos. “Esta es hoy la mayor crisis de desplazamiento humano en el mundo”, afirmó Grandi, que pidió fondos para ayudar a los ucranios, con independencia de donde se encuentren; apoyo para proveerles de “alojamiento decente” a medio plazo y no campos temporales; y cooperación para los trabajos de reparación y reconstrucción de los hogares destrozados por la guerra, para que los desplazados puedan volver a casa “con dignidad”.

Los niños ucranios están viendo cosas que ningún menor debería ver, como recordó Catherine Russell, directora ejecutiva de Unicef. “Cada día que la guerra en Ucrania sigue es una pesadilla para millones de niños”, remarcó. Casi dos tercios se han visto obligados a huir y cientos han muerto. Unicef trabaja para cubrir sus necesidades más urgentes y ayudarles a desarrollar la resiliencia que les permita reconstruir sus vidas.

Agua, electricidad, comida, un techo seguro y ayuda médica de urgencia se han convertido en un lujo en buena parte de Ucrania. “La disrupción de la atención médica ha sido catastrófica”, según Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud. “Lo hemos visto todo”, dijo, como a enfermeras trayendo niños al mundo en sótanos y médicos atendiendo a heridos y haciendo cirugías mientras caían las bombas. En las 10 semanas de guerra, se han producido 191 ataques a hospitales, clínicas, ambulancias, trabajadores de la sanidad y pacientes que han provocado 75 muertes y han dejado 54 heridos. “Estos ataques son una violación del derecho internacional y es absolutamente inaceptable”, subrayó.

El presidente de la Cruz Roja, que evocó las dificultades para organizar corredores humanitarios para civiles en ciudades como Mariupol, recordó las obligaciones que la Convención de Ginebra impone para proteger a los civiles, facilitar ayuda a los heridos, y tratar con dignidad a los prisioneros de guerra y a los fallecidos. “Facilitar el acceso a la acción humanitaria es una obligación, no un punto de negociación”, denunció Mauer.

El representante del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley, también denunció los impedimentos que se encuentran a diario para ofrecer ayuda a los ucranios. Beasley advirtió, además, de que si los puertos de la región de Odesa se mantienen cerrados, será catastrófico para Ucrania, que exporta grano a todo el mundo, y para muchos otros países. “Por eso se lo pedimos a Rusia, por favor. Por favor, tendremos hambrunas en todo el mundo si no abre esos puertos”, dijo.

Fuente: El País

Te puede interesar