El socialismo quiere una reforma inmediata de la vieja y vetusta Constitución de Santa Fe

POLÍTICA 20 de mayo de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
diputados-y-referentes-socialistas-presentaron-el-proyecto-la-reforma-la-constitucionjpeg

Legisladores y referentes del Partido Socialista cumplieron con el mandato de sus afiliados que en el Congreso del partido, el 7 de mayo pasado, pidieron ir por la reforma de la Constitución provincial que ya cumplió 60 años. Este jueves ingresaron su proyecto y, con ese, ya son seis las iniciativas de diferentes bloques que buscan modernizar la Carta Magna de Santa Fe.
En conferencia de prensa, Joaquín Blanco, presidente de la bancada socialista en la Cámara baja, aclaró que es una iniciativa de reforma parcial de la Carta Magna y que de esta manera su partido está siendo coherente con su postura desde el retorno a la democracia. "Siempre estuvimos convencidos y seguimos sosteniendo que tenemos una Constitución que quedó vieja para la realidad de la provincia de Santa Fe. Tenemos una provincia progresista con una Constitución conservadora y creemos que este es el momento de cambiarla", sostuvo.
En el proyecto presentado, aseguraron, se recogió todo el trabajo que realizaron desde hace muchos años y, fundamentalmente, lo que fue "la impronta reformista en la gestión de Miguel Lifschitz", que fue el último proyecto ingresado por el Poder Ejecutivo en 2018.

"Creemos que 2022 es el año de la reforma. Hay una serie de condiciones que nos permiten avanzar con una reforma de la Constitución de la provincia de Santa Fe. La primera de estas razones tiene que ver con el contexto de una profunda crisis económica, social y de seguridad. Pero fundamentalmente por una profunda crisis política. 


 
Los ciudadanos no se sienten representados por sus instituciones. Los partidos políticos no estamos a la altura de las demandas ciudadanas. Por eso, en los momentos de crisis muy profundas, hace falta audacia, pensar lo nuevo, hace falta innovar", argumentó Blanco.

El legislador socialista aseguró que se tiene que dar un proceso democrático y de mucha participación ciudadana para "pensar la Santa Fe que viene a partir de una reforma constitucional como nos merecemos los santafesinos".

"Lo segundo es que está despejado el principal escollo que tuvo la reforma constitucional que es que eso sea un traje a medida para la reelección del gobernador", dijo y amplió: "Esta es la primera gestión, la de Omar Perotti, que no impulsa una reforma constitucional, que no tiene un espíritu reformista y lo único que está planteando es que transcurra el tiempo. Pero no tiene una agenda profunda de transformación. Por eso es que ni desde el propio Partido Justicialista están planteando la posibilidad de que este gobernador pueda reformar la Constitución con posibilidades de reelección. Despejado eso, la Constitución y la reforma como proceso no se ajusta a una especulación de un sector que busque una conveniencia electoral, sino que podemos pensar de forma colectiva y heterogénea cómo reformamos la Constitución de cara a la gente y que sea un proceso que impacte positivamente en las futuras generaciones".

El tercer factor que mencionó Blanco fue que no cree que sea casual que en la Cámara de Diputados haya seis proyectos de reforma constitucional con estado parlamentario. "Hay una decisión de legisladores y legisladoras que están buscando generar una huella profunda en la historia institucional de la provincia de Santa Fe y que, a pesar de las diferencias, se respira en la Cámara de Diputados un clima de diálogo y de respeto que nos permite ser muy optimistas con la posibilidad de alcanzar consensos profundos. Ese clima es el que necesita la provincia de Santa Fe para resolver sus diferencias y los problemas políticos graves que tenemos", aseveró.

"Este proceso necesita de propuestas serias, participación ciudadana y señales claras de la política. Si trabajamos, si ponemos empeño y dejamos de lado especulaciones sectoriales creemos que podemos alcanzar la reforma y que este año pueda estar votada. Aspiramos a que pueda haber una asamblea constituyente para que el próximo gobernador o gobernadora de la provincia jure por la nueva Constitución que nos merecemos los santafesinos", dijo.

Por su parte, Clara García, se mostró confiada en que "este año encontremos fruto del diálogo, el consenso y el diálogo compartido la posibilidad de que esta maravillosa provincia de Santa Fe tenga una Constitución acorde no solo a los tiempos que se viven, sino a los que vendrán".

La legisladora recordó que en 2018 cuando les tocó defender el mensaje que había mandado el exgobernador Miguel Lifschitz, se repasaron uno a uno los mensajes de apertura de sesiones de los gobernadores de la democracia y todos planteaban saldar la deuda de la reforma de la Constitución.

"Por eso es tan llamativo que el actual gobernador Perotti se conforme con subsistir", acotó y agregó: "La función de los líderes es, claro, atender a las emergencias, a las cuestiones de cada día, a la vecina que ve que los precios se les van de las manos, a la pyme que no puede llegar como quisiera, a aquel que no tiene trabajo. Pero también hay que construir futuro. Esa es nuestra responsabilidad y hay que hacerlo de manera colectiva y consensuada. De ninguna manera pensar en la más grande de las leyes, en el más grande de los acuerdos políticos como es la reforma de la Constitución puede suponer una pérdida de tiempo a las labores del gobierno".

Luego contextualizó cómo se forjó la reforma de 1962, con un reciente golpe de Estado. "El Congreso, las legislaturas fueron intervenidas. Estaba todo detenido. Sin embargo, la Convención Constituyente de Santa Fe, con las botas y las armas en la puerta, siguió adelante", dijo y argumentó que en estas circunstancias, "aferrados a la democracia, ya no a una Constitución de transición, sino a una de los nuevos derechos, de las nuevas relaciones del Estado, de los nuevos acuerdos sociales, vaya si no nos entusiasma para ir adelante".

García dijo que el PS pensó en algunos temas, aunque aclaró que luego, de forma autónoma, será la Convención la que decida qué se reforma. Entre las temáticas señaladas apuntó a que haya más igualdad y menos privilegios. "Acá se decía basta de fueros para la política; basta del riesgo que nuestras empresas de servicios públicos puedan ser privatizadas; garanticemos nuestra Caja de Jubilaciones con el 82% móvil que demuestra que se puede; demos rango constitucional a los derechos de las minorías, a la defensa del medioambiente y a la paridad de género en las listas, pero también en la construcción de la política", enumeró.

"Pensemos en la autonomía para que nuestros gobiernos locales puedan decidir y no que se decida desde afuera. Pensemos que los presidentes comunales puedan pasar de dos a cuatro años de mandato para planificar mejor sus gestiones. Hablemos de más participación, de que todos puedan decidir con el voto joven a los 16 años; que el jefe de Policía pueda ser elegido por la Legislatura, que tengamos juicios por jurado, que hagamos consultas populares para las decisiones más importantes. No nos da temor dar más derechos a la gente. Más transparencia, que no haya un Estado cerrado. Que haya un Tribunal Electoral independiente, es una deuda que tenemos; en la obligatoriedad de las declaraciones juradas y de abrir los datos públicos; en más auditorías para las contrataciones del Estado; en ampliar el período legislativo", agregó.

Por su parte, la exministra de educación y actual diputada, Claudia Balagué, consideró que la actual Constitución "ya no representa los cambios que la propia sociedad, las luchas sociales y los gobiernos progresistas dieron en estos 60 años". Y continuó: "Pensando en lo social tenemos que recapacitar en los grandes derechos que se fueron conquistando, como el derecho a la cultura; el derecho a la apropiación del espacio público, a la participación ciudadana, a la salud, a la educación que es inalienable y que tenemos que seguir profundizando porque después de la pandemia todos los chicos y chicas tienen que estar en la escuela".

"Que cada uno de estos derechos sea un derecho constitucional nos hace una mejor sociedad. Una sociedad que mira hacia adelante y que, sin dudas, va a construir una convivencia diferente, menos violenta y que nos permita crecer como provincia de Santa Fe. Por eso es indispensable trabajar en esta reforma. Atravesamos tiempos muy difíciles, gobiernos como el que tenemos que no puso eje en estos derechos y es tarea de legisladores y legisladoras de distintos partidos políticos hoy abocarnos a esto", concluyó.

Fuente: Uno Santa Fe

Te puede interesar