A diferencias de las naftas, para el Indec, la suba de tarifas tendrá un impacto marginal en el cálculo inflacionario

ECONOMÍA 30 de mayo de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
tarifas-electricidadjpg

La secretaría de Energía, que conduce Darío Martínez, emitió una resolución el último viernes para que el Enargas y el ENRE disponga los aumentos, que serán entre el 18,5% y el 25% para el gas, de acuerdo a la región del país, y un 16% para la electricidad.

Al margen de que los incrementos serán menores para aquellos que tengan una tarifa social, es sabido que el objetivo del Gobierno es que las correcciones tarifarias sean inferiores a la variación de los ingresos de la población. De todas formas, persiste el debate en torno al impacto inflacionario que podrían tener estos incrementos, en forma comparativa con respecto a otros, por ejemplo, el de los combustibles.

En las últimas horas, el propio Indec salió a informar de cuánto será el impacto inflacionario real que tendrá en el cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en su versión anual, las subas de los servicios públicos.

Según información del Instituto, un aumento teórico del 60% en la tarifa del gas natural de red, tiene una incidencia de 0,3% en el IPC calculado en forma anual para el Gran Buenos Aires, mientras que, a nivel nacional, el mismo es de 0,1%.

En otra referencia, un incremento en la tarifa de electricidad también de 60%, implica una incidencia de 0,2% para el IPC del Gran Buenos Aires y del 0,1% a nivel nacional en el cálculo anual.

Con referencia al suministro de agua de red, un incremento de 60% tiene una incidencia de 0,1% anual en el IPC de GBA, mientras que es marginal en el nacional.

Para tomar una referencia en términos comparativos, los números cambian cuando se trata de una suba en los combustibles. Por ejemplo, se menciona que cada 10% de incremento, existe un 0,15% de impacto directo a lo que se suma una cifra similar de impacto indirecto, lo que habitualmente se denomina incrementos de segunda ronda. Es decir que un incremento de 60% suma un punto porcentual directo en el IPC y otro punto indirecto.

El contraste permite a los especialistas saldar algunos razonamientos. Habrá que recordar que las petroleras vienen de aumentar hace apenas tres semanas nuevamente los combustibles hasta un 12%, en lo que fue el tercer incremento en lo que va del año.

Esta actualización se sumó a las realizadas en febrero y marzo, por lo que los combustibles acumulan en lo que va del año un alza de hasta el 31%.

Se trató del decimoquinto aumento en los combustibles que se concreta durante la gestión de Alberto Fernández. En ese período, el litro de nafta súper, por ejemplo, presentó una suba cercana de hasta el 130%. En el segmento Premium, el alza superó el 140%. Estos incrementos se encuentran por encima de los ajustes que tuvieron, por caso, las tarifas de gas y electricidad: desde diciembre de 2019, el gas subió en promedio 91% y la electricidad, un 38%. En ambos casos, hay que aclarar que las tarifas estuvieron muchos meses congeladas y se avanza en un esquema de actualización con segmentación. A esos números se suman ahora los recién comunicados.

 

 

Con información de www.ambito.com

Te puede interesar