La "Liga de gobernadores" le marca la cancha a Alberto Fernández: lista de reclamos y guiño a Cristina Kirchner

POLÍTICA 27 de junio de 2022 Por Pablo Sieira*
536450

La "Liga de gobernadores" que empezó a consolidarse en los últimos meses en medio de la fuerte interna del Frente de Todos mantuvo una reunión este viernes en Chaco para formalizar su posición política y condicionó al presidente Alberto Fernández con una lista de reclamos sobre temas centrales como la inflación, el faltante de gasoil y el manejo de los planes sociales.

El anfitrión del encuentro que reunió a 17 gobernadores, la mayoría de ellos del Frente de Todos, fue Jorge Capitanich y entre las presencias destacadas estuvo el bonaerense Axel Kicillof. Ambos son cercanos a la vicepresidenta Cristina Kirchner y firmaron junto a sus colegas un comunicado que, si bien apeló a la "unidad nacional" y al "pluralismo", envió un duro mensaje para Fernández a pesar de que no lo mencionaron directamente para evitar chispazos.

Por un lado, formalizaron el nombre "Liga de Gobernadores y Gobernadoras" que recuerda a los momentos más complicados de los gobiernos de Fernando de la Rúa y luego de Eduardo Duhalde, cuando los mandatarios se reunían para acordar medidas ante la crisis. Por el otro, exigieron ser "partícipes" de las decisiones que afecten a sus provincias.

La reunión contó con el aval de Cristina Kirchner y los mandatarios le correspondieron con un guiño: "Transformar planes sociales en trabajo digno es el desafío de nuestro tiempo, y debemos lograrlo entre todos los que tenemos responsabilidad de gobierno en diferentes niveles", expresaron, en un respaldo explícito a la idea que impulsó la vicepresidenta para poner más presión sobre el Presidente.

Los reclamos de la Liga de gobernadores a Alberto Fernández

En el duro comunicado los mandatarios provinciales se cuidaron de no mencionar a Fernández ni por su nombre ni por su cargo. En cambio, canalizaron el planteo con la formalidad de una "petición a las autoridades".

Entre las "peticiones" pusieron en un lugar destacado "la definición de un plan concreto para resolver el abastecimiento de combustibles líquidos, como así también generar las condiciones de inversión y planificación para que este inconveniente no vuelva a repetirse el año próximo".

Seguidamente, alertaron sobre "el impacto de la inflación en los ingresos de las familias argentinas" y le solicitaron al Gobierno que implemente "medidas específicas destinadas a desacelerar su impacto de manera clara y sostenida". Fue un sutil llamado de atención para el ministro de Economía, Martín Guzmán, a quien critican casi a la par de Cristina Kirchner aunque, hasta ahora, con menos estridencia.

En este sentido, remarcaron que el crecimiento de la inflación "afecta las tarifas, la ejecución de las obras, el sostenimiento del salario real y genera efectos colaterales que afectan el desenvolvimiento de las políticas públicas en nuestras provincias".

Como uno de los últimos puntos del pliego, los gobernadores reclamaron "por una distribución justa y equitativa de los subsidios al transporte público de pasajeros y de la energía", dos temas que forman parte de un caliente debate tanto en el Congreso (con un proyecto para reordenar los recursos al transporte) como en el Poder Ejecutivo, con la puja interna por las tarifas de gas y luz.

Quiénes firmaron el comunicado

El primer nombre de la lista de adherentes a estos planteos es el de Kicillof, uno de los principales consejeros de la vicepresidenta en materia económica. Le siguen Raúl Jalil (Catamarca); Capitanich (Chaco); Mariano Arcioni (Chubut ); Gustavo Bordet (Entre Rios ); Gildo Insfrán (Formosa) Sergio Ziliotto (La Pampa) y Ricardo Quintela (La Rioja).

La lista la completan Oscar Herrera Ahuad (Misiones ); Arabela Carreras (Río Negro); Gustavo Saenz (Salta); Alberto Rodríguez Saá (San Luis); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Sergio Uñac (San Juan); Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Osvaldo Jaldo (Tucumán).

"La Liga de Gobernadores y Gobernadoras es un espacio para la construcción de una Argentina justa y federal. Fomentamos la unidad nacional, no el desarrollo de parcialidades partidarias", indicaron los jefes provinciales, al tiempo que señalaron que buscan "la construcción de consensos".

En ese sentido, convocaron a sancionar leyes para "el desarrollo de la industrialización con valor agregado en origen" de la producción primaria, con prioridad para "un marco jurídico que garantice previsibilidad e incentivos para lograr más inversiones y exportaciones diversificando la penetración a mercados múltiples" y pidieron "acuerdos legislativos vinculados a la protección de inversiones".

"Convocamos a todos y todas. Sin exclusiones. Nuestra patria nos convoca a todos. Para construir los consensos necesarios y para administrar los disensos en el marco de la diversidad y el pluralismo", afirmaron en otro párrafo, que pareció aludir a la interna del oficialismo y pedir a su vez a Fernández que acerque posiciones con Cristina Kirchner.

Una interna cada vez más caliente

El grupo de gobernadores formalizó la constitución de la Liga pero empezaron a moverse hace varios meses, cuando retomaron las reuniones en el histórico Centro Federal de Inversiones (CFI) para discutir sobre la crisis política del Gobierno y motorizar iniciativas como la reforma de la Corte Suprema de Justicia, un tema que impulsó Cristina Kirchner y que Fernández, ante el avance de los mandatarios, apoyó públicamente.

El lanzamiento de la Liga de gobernadores, a la que se incorporan dirigentes ajenos al Frente de Todos como Carreras, Ahuad y Arcioni, abre un nuevo frente interno para el Presidente. Se suma a las reiteradas críticas y reclamos del kirchnerismo por un cambio de rumbo en la política económica, que esta semana detonó una pelea por el manejo de los planes sociales.

Cristina Kirchner reclamó que dejen de estar "tercerizados" por las organizaciones sociales y pasen a manos de los intendentes, en paralelo a la idea de reemplazarlos por un "salario universal", resistida por Guzmán.

Otro frente de conflicto lo abrió Sergio Massa, quien le pidió a Alberto Fernández "repensar el Gobierno" para encarar la crisis política y económica que vive el Frente de Todos y, ante la falta de respuesta, amaga con tomar distancia e incluso renunciar a la presidencia de la Cámara de Diputados, a pedido de un sector de su espacio político.

En ese contexto, el Presidente subió a Massa al avión que lo llevará hasta Alemania para participar como invitado en la cumbre del G7. El titular de la Cámara baja sigue a la espera de una respuesta por parte del mandatario a su pedido.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar