Alfonso Prat Gay cuestionó las restricciones a las importaciones: “El Gobierno se abraza a los dólares pero a costa de más inflación”

ECONOMÍA 02 de julio de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
S6BZTIZ7QNEXXJEQGHGV6SS2TQ

El ex ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay criticó las últimas restricciones que impuso el Banco Central a las importaciones y advirtió que se trata de medidas “recesivas e inflacionarias”.

“Las medidas no solo son recesivas sino también inflacionarias. Aumentan los costos para los importadores y eso provoca más recesión. Ahora el Gobierno se abraza más a los dólares pero a costa de más inflación”, afirmó el ex funcionario.

Cabe recordar que el Directorio del Banco Central dio a conocer esta semana modificaciones sobre las normas que rigen en el mercado de cambios que tienen por objetivo poner coto al “festival de importaciones” que impide a la entidad sumar reservas. La medida endurece las condiciones para acceder a las divisas para pagar importaciones.

Según Prat Gay: “El cepo es insostenible. El problema es la fantasía de creer que la Argentina puede vivir con parche sobre parche. Ahora frenaron por completo las importaciones, algo que no hace ningún país del mundo”.

En declaraciones a Radio Rivadavia, el Prat Gay dijo además que el modelo económico “está fracasando de manera estrepitosa” y agregó: “Lo que estamos viendo ahora es un Gobierno que se quedó sin reservas, a pesar de que el escenario internacional es favorable y que recibió varios desembolsos del FMI”.

En tanto, recordó que cuando el Gobierno asumió, en diciembre de 2019, en el Banco Central “había 12.000 millones de dólares más que los encajes bancarios, que son los ahorros de los argentinos” y remarcó: “Hoy no quedan dólares. Queda un puñado de oro y los DEGs que le deben al FMI y los yuanes que le deben a China. Esencialmente, se fumaron 12 mil millones de dólares y los fondos del FMI porque la política es mala”.

Asimismo, Prat Gay alertó por la brecha cambiaria al considerar que en los niveles actuales “se profundizan los problemas” y afirmó que “el modelo económico está llegando a un punto terminal”.

“Yo lo que creo es que el cepo es insostenible. El problema de fondo es que creyeron que una solución transitoria podía ser permanente. Y esto ya lo vivimos!”, concluyó el ex ministro de Hacienda.

La nueva normativa fuerza a las empresas -sobre todo a las más grandes- a conseguir financiamiento de parte de bancos, entidades del exterior, casas matrices y proveedores a la hora de hacer parte de sus pagos. Establece, según el tipo de importación, plazos de financiamiento obligatorio de entre 180 y 360 días para gran parte de las importaciones, aunque con excepciones. Las pequeñas y medianas empresas tienen un trato más laxo y también las compras de bienes de capital -máquinas y otro equipamiento para producir.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar