El Movimiento Evita realizará su Congreso Nacional después de las críticas de Cristina Kirchner

POLÍTICA 08 de julio de 2022 Por Andrés Klipphan*
UIVD7HU52NANFMP6CGPN4VOBOY

El Movimiento Evita realizará su Congreso Nacional el próximo sábado. Será en el Estadio Malvinas Argentinas y se espera la presencia de dirigentes sociales de otros espacios políticos y sindicales. La organización del encuentro comenzó en febrero y se barajó la posibilidad de que el presidente Alberto Fernández tomara la palabra ante una tribuna que lo ovacionaría, como ocurrió el 23 de abril en el precongreso bonaerense, pero no sucederá.

El Jefe de Estado estará en Tucumán encabezando el acto principal por el 206º aniversario de la Declaración de la Independencia. La confirmación de la presencia de Fernández en esa provincia fue anunciada por el gobernador Osvaldo Jaldo. Concluido el acto patrio, el mandatario se trasladará al barrio Manantial Sur donde hará entrega de 100 viviendas restauradas con fondos nacionales a través del Programa Reconstruir.

El congreso de la organización social más cercana al Primer Mandatario sucederá tras los cuestionamientos que viene realizando la vicepresidenta Cristina Kirchner al Movimiento Evita, que lideran Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro, por la “tercerización” de las políticas sociales.

Los organizadores del acto utilizarán ese escenario para cuestionar, una vez más, a la dos veces Presidenta de la Nación. Ya lo hicieron el 21 de junio a través de un documento en el que expresaron: “Lamentamos que parte de la dirigencia política sea incapaz de entender la realidad del trabajo en el siglo XXI. Es más fácil pelear con quienes la expresamos, que escuchar y reflexionar acerca de cómo resolver los problemas de los que peor están. Hoy la realidad del trabajo la expresan las organizaciones sociales en conjunto con los sindicatos. En las fábricas y en los barrios. En relación de dependencia en una empresa privada, en cooperativas y en unidades productivas”.

El clima que rodea al congreso no es el mejor. Entienden que la Vicepresidenta ganó una batalla interna al empujar la renuncia de Martín Guzmán y ocupar su lugar en el ministerio de Economía con Silvina Batakis. Consideraban al funcionario saliente como un aliado que comprendía a la economía popular. De hecho, después de los primeros embates de CFK contra el funcionario, le organizaron varias visitas en el conurbano.

La conducción del Evita entiende que después de las palabras de la titular del Senado se generó “una campaña de estigmatización contra las organizaciones populares”.

El sábado, la cúpula del Evita tiene previsto debatir y exponer sobre varios temas, entre ellos la formación de un partido político para competir en 2023.

Están decididos a enfrentarse cara a cara con los principales intendentes -oficialistas u opositores- del conurbano. Disputa para la cual ya se anotó La Cámpora, la organización política que conduce el diputado nacional Máximo Kirchner.

Algunos dirigentes del Evita le dijeron a Infobae que el armador político del partido sería el ex Jefe de Gabinete de la actual Vicepresidenta, Juan Manuel Abal Medina, dirigente nacional de la fuerza. En su entorno lo niegan.

Al encuentro asistirá la plana mayor del espacio social. Emilio Pérsico, Fernando Navarro, Gildo Onorato, Abal Medina, Esteban “Gringo” Castro, Mariel Fernández, Patricia Cubría, Leonardo Grosso, Eduardo Tognoli y Miguel Gómez, entre otros.

“No pidieron nuestra renuncia”

Si bien trascendió que el pasado domingo la Vicepresidenta le pidió a Fernández que aparte de sus cargos públicos a los dirigentes populares que desembarcaron en varios ministerios, como Emilio Pérsico y Daniel Menéndez en Desarrollo Social -además de varios subsecretarios y directores- o Fernando “Chino” Navarro en Jefatura de Gabinete, cada uno de los mencionados negaron tener información al respecto. Desde la cartera a cargo de Juan Zabaleta se negó de manera rotunda el hecho. Cualquiera sea la verdad, hasta ahora, todos siguen en el cargo.

El debate interno y nuevas leyes

Hacia dentro del Movimiento Evita, los dirigentes tienen previsto debatir sobre “la ampliación de derechos para el sector en la creación de cooperativas y grupos de trabajo”.

El proyecto de ley, que ya perdió estado parlamentario una vez, denominado “Tierra, Techo y Trabajo” y que tiene el apoyo del Vaticano a través del Papa Francisco, será uno de los ejes del Congreso.

El debate sobre el programa Potenciar Trabajo y las sospechas de corrupción que giran alrededor de posibles quitas a los beneficiarios por parte de algunos dirigentes para “financiar” a esas organizaciones también será abordado. Es Pérsico, desde la secretaría de Economía Popular del ministerio de Desarrollo Social, el que está a cargo de la coordinación de ese programa a través del que se destinan más de dos billones y medio de pesos anuales. Su área también tiene el control de esos fondos y las “altas y bajas” de los beneficiarios.

“Desde la política debemos ofrecer soluciones superadoras que puedan sintetizar las contradicciones y resolver los problemas de nuestros compatriotas más vulnerables”, sostiene el Evita en uno de sus documentos que, como respuesta a las críticas que realizó Cristina Kirchner, aseveran: “Los movimientos populares no son formas tercerizadas de ayuda social ya que han acompañado el acceso a la tierra, al techo y al trabajo allí dónde no había nada que tercerizar porque solo campea la exclusión”. Uno de los ejes de discusión girará alrededor de un paquete de leyes que diputados como Leonardo Grosso impulsan en el parlamento como el “monotributo productivo” y el Salario Básico Universal.

Dos proyectos tienen el aval, el consenso y el impulso de la Vicepresidenta, los diputados de La Cámpora, y del Frente Patria Grande, el bloque integrado por Itai Hagman, Natalia Zaracho y Federico Fagioli. El jefe político de este último espacio es Juan Grabois, líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos y un dirigente con llegada al Instituto Patria.

Ayer, Gabriela Cerruti, la portavoz presidencial abortó esa posibilidad. En conferencia de prensa aseguró que “no se va a avanzar con el Salario Básico Universal” porque “no dan las cuentas”.

Desde el Movimiento Evita y otros espacios populares también impulsan la “prorroga de la ley de Emergencia Territorial Indígena” propuesta por la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP).

Esa organización ya recibió la Personería Social por parte del ministerio de Trabajo de la Nación y brega por obtener la Personería Gremial y transformarse así en el primer gremio que agrupe a los trabajadores de la economía popular e ingresar a la CGT.

Bajo el paraguas de la UTEP conviven movimientos como el Evita, Somos Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Movimiento de Trabajadores Excluidos y el Frente Popular Darío Santillán, entre otros. Todas esas organizaciones se movilizarán los próximos días al Congreso Nacional para presionar a los diputados y senadores por el tratamiento de la ley Genera de Techo, Tierra y Trabajo.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar