El mal gusto de un grupo de "ñoquis" que dicen saber de arte

OPINIÓN 15 de julio de 2022 Por Carlos ZIMERMAN
hoy

Pareciera que al Festival de Teatro, que algunos tontos dicen que solo Rafaela lo puede organizar, le hace falta siempre una polémica para llamar la atención. 

La controversia de este año ya no se puede tomar como una estrategia de marketing para llamar la atención de un alicaído y casi desapercibido festival, que pareciera se hace para un minúsculo grupo de la sociedad rafaelina, pero que es solventado por todos, ya pasa al lugar del mal gusto, lo grotesco y la falta de respeto.

Utilizar el cementerio para hacer una obra de teatro es literalmente faltarle el respeto a todo aquel que tiene un ser querido descansando en paz.

Los organizadores rompieron el umbral, se fueron literalmente al "pasto".

Lo más grave es que cuando quienes se sintieron afectados pidieron explicaciones y reclamaron, nadie dio respuestas, como si se trataran de "dioses" que tienen la suma del poder y hacen lo que quieren.

Los organizadores del Festival y el mismo intendente Luis Castellano se están burlando hasta de los muertos.

Quien salió a manifestar su desagrado fue el Concejal Miguel Destéfanis, quien pidió al Intendente Luis Castellano reubicar la obra, pero no tuvo éxito. "Ni siquiera dio una explicación pública", expresó. 

Es más, llamó a concentrarse "pacíficamente" este viernes a las 14.45 hs en el ingreso central al Cementerio "para que recemos el Santo Rosario o simplemente acompañando en silencio". Precisamente mañana se llevarán a cabo dos funciones. "La única finalidad es que se respete el lugar sagrado y a nuestros difuntos", concluyó el Concejal,

Este Festival, que más que orgullo ya causa vergüenza, manejado por un grupo de "ñoquis" que poco y nada saben de arte y si de cobrar suculentos sueldos, con asesores de dudosa reputación, se fue al "pasto" y nadie pareciere poder decirles que enderecen el camino, que con actitudes como estas lo único que logran es alejar a la mayoría de la gente y limitarlo al pequeño grupo que siempre los acompaña.

Demasiado caro sale para un grupo minúsculo, que a todas luces no son los dueños de la verdad pero actúan como tal.

Quizá llegó el momento de hacer muchos replanteos para el próximo año, quizá llegó el momento de que la organización esté a cargo de profesionales realmente idóneos y no de simples aprendices caprichosos acostumbrados a vivir del dinero de los demás.

El Festival de Teatro de Rafaela es de toda la ciudad, no de un grupo que se adueño del mismo y hace y deshace a su gusto sin importarles si hieren susceptibilidades o rozan los grotesco y el mal gusto.   

 

Te puede interesar