Weiss: "Por la escasez de dólares, tenemos problemas con los artículos importados"

ECONOMÍA 18 de julio de 2022 Por Liliana Franco*
weiss-construccionjpg

La construcción es uno de los sectores que ha registrado alto nivel de crecimiento. Ya llevan incorporados cerca de 100 mil trabajadores luego de la pandemia y ya cuentan con una dotación de 470 mil trabajadores, impulsado por la obra pública y la obra chica privada.

En dialogo con Ámbito, Gustavo Weiss, titular de la Cámara de la Construcción se manifestó a favor de las medidas anunciadas por la ministra Silvina Batakis, admitiendo que “algo había que hacer”. El temor del sector es que las medidas de ajuste afecten los pagos de las obras publicas.

La suba del dólar y la inflación, a lo que suma el faltante de productos importados, llevaron a que hace dos semanas atrás no hubieran “ni precios y ni entregas”. Weiss reconoce que se está normalizando la situación, aunque los precios se ubican en valores más altos. A continuación, los aspectos más salientes de la conversación mantenida con Ámbito.

Periodista: ¿Qué opinión le merece los anuncios de la ministra de Economía?

Gustavo Weiss: Desde el punto de vista macro económico claramente algo que había que hacer, no sé si serán suficientes, pero algo había que hacer.

El criterio de caja única, como explico la ministra, de pagar en función de los ingresos, es una medida similar a la utilizada en las provincias con dificultades.

Lo anunciado por la ministra, creo que es una medida de urgencia al estar agotado el crédito externo y estar agotado el crédito en la Banca local, parecería que no hubiera muchas otras medidas a tomar.

P.: ¿No teme que se afecte la obra pública?

G.W.: Nuestra preocupación, que como ha ocurrido en otras oportunidades, lo primero que comienza a tener dificultades de pago es la obra pública. Esperemos que esta vez sea la excepción pero, la realidad es que si uno mira la historia en procesos similares, el sector que más ha sufrido han sido los pagos a la obra pública.

Además, tenemos dificultades con el aumento de insumos que no se ven reflejados en la fórmula de determinación de precios, tema que complica un poco las obras, pero en términos de cobranza estamos muy, muy bien. Nos preocupa que las medidas anunciadas empiecen a influir también en atrasos en los pagos de las obras.

P.: ¿Están teniendo problemas con la importación de insumos?

G.W.: Con respecto a la situación actual del sector y ahora hablando de la obra pública, desde hace un tiempo atrás, motivado por la escasez de dólares del Banco Central, tenemos problemas con los artículos importados. Por ejemplo, aquellos productos importados que requieren obras como las eléctricas, de saneamiento, maquinas viales y repuestos, entre otros estamos con problemas de faltantes. Hay un cuello de botella que continua.

P.: ¿Como está afectando la inflación?

G.W.: La inflación está complicando muy, muy seriamente la marcha de los contratos de obra pública porque todos ellos tienen una fórmula de actualización de precios con inflación alta funciona muy mal. Los contratos se desvalorizan en el tiempo, y en algunos casos se hace imposible continuar las obras. En otros se demoran mucho porque es más caro el insumo que se compra que luego lo que se cobra al Estado.

Este problema, que viene de varios meses atrás, lo venimos conversando con el gobierno pero todavía sin ninguna solución.

P.: ¿Como afecta la suba del dólar?

G.W.: Hay dos situaciones diferentes. Los grandes inversores o emprendimientos cuando el dólar sube las obras se paralizan. Si alguien estaba por tomar una decisión la demora hasta que se tranquilice el mercado. Respecto al pequeño constructor lo ayuda porque la brecha con los insumos lo favorece (claro, si tiene dólares).

P.: ¿Hay faltantes de insumos?

G.W.: Respecto a los insumos y la reposición, la semana pasada, no había precios y no había entregas, fue muy complicado y difícil. Ahora se ha empezado a normalizar de a poco.

Sin embargo, algunos productos no aumentaron, como por ejemplo, los grandes productores de acero o cemento. Es decir, no aumentaron esa semana pero todos los meses vienen incrementando sus precios entre un 3%, 4%,5% o 6%.

La semana pasada hubo artículos importados que pretendían cobrar un 10% o 30% más. En la medida que el mercado siga razonablemente tranquilo la situación comienza a normalizarse pero claro los precios desde un piso más alto.

P.: Cuanta es la relación de lo importado en la industria de la construcción?

G.W.: La inmensa mayoría de los insumos civiles son nacionales. En cambio las obras de más tecnología, por ejemplo, una usina, una estación transformadora, una planta de tratamiento de agua o cloacas, tienen mucho insumo importado. También las maquinas viales son importadas y sus repuestos. Algunas de las fábricas instaladas en el país tienen insumos importados, por ejemplo, el mineral de hierro es importado o chapas.

P.: ¿Cómo está la actividad de la construcción?

G.W.: La construcción está en un alto nivel de actividad. Venimos creciendo ininterrumpidamente desde mediados del 2020 porque la obra pública estuvo exenta del confinamiento, es decir nunca paró.

Y, simultáneamente la obra chica privada, es decir la refacción y construcción de viviendas familiares también comenzó a crecer. Estos dos segmentos traccionan la actividad y, en menor medida la obra privada grandes.

P. ¿Cómo está la construcción de viviendas?

Por el momento no se observa un gran movimiento en el mercado inmobiliario y tampoco se ven grandes inversiones de fábricas o de empresas de servicios públicos.

El mercado inmobiliario está paralizado, por dos motivos. Uno porque los inversores se han retirado del mercado inmobiliario dado que el negocio tradicional de comprar en pozo y vender cuando el producto está terminado haciendo una diferencia desapareció. No se vende el producto terminado.

Por otro lado, alquilar es un pésimo negocio que no tiene ninguna rentabilidad. Por estas causas es que se han retirado los inversores.

Y, solo quedan los inversores individuales que se han reducido porque no hay crédito hipotecario. Para acceder a una vivienda hoy hay que pagar al contado y no son muchos los que lo pueden hacer.

P.: ¿Cuantos trabajadores se incorporaron a la construcción desde la pandemia hasta ahora?

G.W.: En promedio hemos tomado cerca de 100 mil trabajadores luego de la pandemia y estamos aproximadamente en 470 mil trabajadores entre los pertenecientes a UOCRA y administrativos o fuera de convenio. En el año 2017 se llegó a 527.000 trabajadores. Aún no estamos alcanzando el máximo histórico pero estamos bastante cerca de lograrlo.

P.: ¿Es cierto que nuevamente comenzó a moverse el mercado de oficinas o inmuebles para empresas?

G.W.: Se nota un pequeño repunte en la venta de oficinas, la gente está volviendo parcialmente a la actividad presencial.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar