¿Qué pasa que quieren "limpiar" al Fiscal Martín Castellano? ¿Investigó a un "pez gordo"?

RAFAELA 04 de agosto de 2022 Por Ramiro FORTIS
MARTIN CASTELLANO
FISCAL MARTÍN CASTELLANO

Cuando un fiscal que no tiene un padrino político investiga a un "pez gordo" , habitualmente se lo intenta "limpiar" con argumentos falsos que siempre son los mismos y paradójicamente se lo responsabiliza de una supuesta inacción. Eso pasa acá en Rafaela y en todo el país, no es nuevo. Nos preguntamos si es lo que le está pasando al fiscal Castellano, funcionario que no se diferencia en nada de una justicia timorata y lenta, que en muchos casos carece de recursos, tanto técnicos como humanos y muchas veces en deficiencias de origen. Habría que buscar a quién investigó Castellano y quizá las respuestas se puedan encontrar. Es peligroso lo que pasa con este fiscal y no se ve que sus pares tomen una posición activa en lo que se ve es un avance imposible de soportar en un sistema democrático y republicano.

El poder político siempre quiere tener jueces y fiscales amigos, es una de sus pretensiones más preciadas y en algunos casos dejan todo por conseguir esos propósitos. Rafaela desde hace un buen tiempo viene siendo un verdadero "botín de guerra" al respecto, llegando al extremo que en la actualidad en los juzgados civiles solo hay una jueza a cargo de los cuatro juzgados a causa de la gula de Omar Perotti por tener jueces amigos que le cubran sus espaldas para cuando le toque dejar el poder. Si bien pareciera que en ese punto se está destrabando la cuestión, aún queda mucho trabajo por hacer y si bien se ve una luz al final del túnel, nada está resuelto por ahora.

Con la Fiscalía Regional pasa algo más o menos parecido y desde hace un tiempo a está parte todos los cañones apuntan al Fiscal Martín Castellano, un funcionario que con sus virtudes y defectos no se aparta mucho de lo que son todos los fiscales que revisten en la circunscripción con sede en Rafaela.

La falta de recursos materiales es la moneda común, y si a ello se le suma una presión por todos conocida, se puede concluir que hay mucho por hacer y recorrer para que la sociedad esté tranquila con quienes tienen la obligación de ser la voz acusadora de la sociedad.

El resonante caso del juego clandestino, que en nuestra ciudad tiene más intereses de los que uno se pueda imaginar, es causa de una inusitada persecución en contra de quien en su momento tuvo a su cargo la investigación del mismo. El Fiscal Martín Castellano hoy es presa de un interés por desplazarlo, con un autor intelectual con nombre y apellido.

Conseguir el objetivo buscado nos dejaría a la sociedad en su conjunto en una marcada desventaja, y al poder judicial con una mancha más a las que hoy tiene.

El desprestigio de la justicia se justifica en actitudes como estas, y es menester que aquellos que tienen a su cargo la tarea de investigar el accionar de los funcionarios judiciales, tengan una real perspectiva de las causas de denuncias de supuestos mal ejercicio de funciones, que no son otra cosa que escudos engañosos para procurar instalar a nuevos funcionarios afines que les "cuiden" las espaldas.

La sociedad no puede estar tranquila cuando las personas que tienen que impartir justicia o investigar actos ilícitos, son puestos en sus cargos mediante artificios sucios y manejos espurios.

Te puede interesar