Reservas: el Gobierno negocia con exportadores para conseguir divisas y evalúa cambios en el “dólar soja”

ECONOMÍA 13 de agosto de 2022 Por Mariano Boettner*
4HQJFCJEAROBHRH4F7SF5S2SWU

El Gobierno espera en los próximos días iniciar un proceso de acumulación de reservas que le ayude a ensanchar el colchón de divisas en el Banco Central. La vía por la que ve un canal rápido es a través de acuerdos con exportadores, lo que enmarca la reunión de este viernes que sostuvo Sergio Massa con la Mesa de Enlace agropecuaria.

Como consecuencia de ese encuentro, el Gobierno aseguró que evalúa una serie de modificaciones al esquema denominado “dólar soja” que el Banco Central reglamentó hace dos semanas para incentivar que los productores aceleren la venta de granos a los exportadores. Es un sistema que fue puesto en marcha todavía con Silvina Batakis en el Palacio de Hacienda pero que recién esta semana comenzó formalmente con sus primeras operaciones, todavía pruebas piloto del sector agrario con montos mínimos.

Según comentó este viernes el secretario de Agricultura Juan José Bahillo, la cuestión de la liquidación de divisas para alimentar al Banco Central estuvo en la mesa de conversación con los dirigentes del agro. “Hay una necesidad de liquidar y fortalecer las reservas del BCRA. No hubo un pedido concreto, sino un compromiso para trabajar en conjunto para generar condiciones para incentivar la liquidación, porque eso permite mejorar las reservas”, dijo el funcionario horas después de la reunión en Escobar en declaraciones a C5N.

“Tratamos de encontrar puntos de síntesis para armar una agenda pensando en el futuro, y que puedan todos los sectores que componen la economía, tener previsibilidad para seguir invirtiendo”, agregó.

En ese sentido, el secretario de Agricultura mencionó que el equipo económico evaluará qué cambios puede hacer en el esquema de “dólar soja”, que le permite a los productores, con un 30% de los pesos que obtengan al vender sus granos, comprar dólares a precio MEP y tener libre disponibilidad sobre esas divisas, mientras que el restante 70% pueden depositarlo en una cuenta bancaria que lo protege de movimientos del tipo de cambio.

Bahillo aseguró que no está en consideración por el momento un cambio en la proporción de 30/70, pero sí que los dirigentes del campo manifestaron reclamos por tratarse de un trámite que requiere pasos administrativos y burocráticos que desalentaron a los productores agropecuarios a sumarse al esquema que reglamentó el BCRA.

Tras la reunión con el ministro Massa, Jorge Chemes (Confederaciones Rurales Argentinas) dijo que “quedamos que los técnicos de ambas partes se reunirán la semana que viene y que habrá una reunión nueva en 10 días. Esperamos que se muestren hechos concretos”, aseguró.

“El Gobierno tiene que tomar medidas que generen confianza. Fuimos escuchados y hablamos de temas que antes no se habían tratado, como una reforma impositiva profunda. Planteamos el inconveniente del dólar soja, y lo entendieron. No podemos esperar, el plazo es mañana pero no hubo pedido ni presión para que se venda la soja”, destacó el titular de CRA.

Hay una cifra que comenzó a circular esta semana entre los despachos oficiales: USD 1.000 millones. En el equipo económico tienen como primera expectativa en su plan de aceleración acordada de liquidación de divisas de exportadores poder sumar esa cantidad de dólares en las arcas de la autoridad monetaria. Hay un lado B de esa cifra: cómo puede hacer el Gobierno para detener la sangría diaria de reservas que sucede en paralelo.

Un informe de la consultora que dirige Emmanuel Álvarez Agis hizo una estimación sobre, por un lado cuántas son las reservas netas en poder del BCRA según la metodología que utiliza el FMI en el marco del acuerdo con la Argentina. En ese sentido, su estimación habla de unos USD 1.400 millones.

Pero otro cálculo de PxQ es que a esta altura del año el Banco Central tiene unos 214 millones de dólares menos que en diciembre de 2021, que es el número de base que acordaron el Poder Ejecutivo y el Fondo Monetario para establecer las metas de acumulación de reservas. Es por eso que, según la consultora, tanto la meta de fines de junio que se debate con el FMI a nivel técnico como la que finalizará el última día de septiembre están muy comprometidas.

La del segundo trimestre habría sido incumplida en unos USD 1.221 millones, mientras que la del tercer trimestre quedó mucho más lejos y necesitaría sumar el Gobierno USD 4.300 millones en el próximo mes y medio. Como referencia, el plan de “shock” de reservas que anunció Massa en su primer paquete de anuncios implicaban USD 5.000 millones en dos meses solo por la vía del saldo exportador.

Otra medida que intenta impulsar la exportación se conoció la semana pasada. El directorio de la entidad que preside Miguel Pesce aprobó y luego reglamentó el segundo estímulo de anticipo de exportaciones que Sergio Massa anunció como parte de su primer paquete de medidas. Se trata de una cuenta bancaria en dólares para que los exportadores puedan obtener una renta en caso de que las depositen en entidades financieras.

El BCRA emitirá una nota en dólares (Nodo) que licitará entre los bancos. Estos venderán los dólares de los exportadores al Banco Central a cambio de ese instrumento licitado y ese interés en moneda dura será la ganancia y la zanahoria que tendrán los exportadores para ingresar en el esquema.

Una tesis que se repite cerca del presidente del BCRA es que estiman que lo que resta de agosto será la última prueba exigente en el frente cambiario, con la idea de que será la última oleada de fuertes importaciones de energía. En los primeros diez días de agosto había demandado este sector unos USD 700 millones. En comparación con el año pasado el BCRA tuvo que pagar USD 6.600 millones más en importaciones de este tipo por efecto del salto de precios.

Todavía queda en el menú de variantes que explora el equipo económico para ensanchar el stock de reservas netas dos canales. Por un lado, la firma eventual de un préstamo repo por parte de bancos internacionales, que extraoficialmente se calculó en unos USD 2.500 millones como tope.

Otro serán los desembolsos de organismos internacionales de crédito. Esta semana habrá una novedad importante en ese frente: el martes el ministro de Transporte Alexis Guerrera anunciará en Bariloche con autoridades de la CAF un desembolso de USD 700 millones para modernizar el sistema de radarización.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar