“Gildo” Castellano, o la manera más vergonzosa de hacer política

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN
6AD1A8B3-56E1-40C5-9060-846543D9856A

Castellano confirmó que va por su cuarto período, que no es otra cosa que seguir atornillado al poder sin darle paso a las nuevas generaciones. 
Es sin lugar a dudas una de las actitudes más egoístas de la política, o quizá la parte más fea.

12 años enquistados en el poder es una verdadera exageración, 16 ya es una falta de respeto a la democracia misma.

En Argentina el peronismo desde hace más de 75 años no logra entender lo que es un sistema republicano, Castellano en Rafaela tampoco.

El Intendente debe entender que por más ganas que tenga, más entusiasmo y, seamos benévolos, mejores intenciones, la alternancia forma parte de la democracia misma.

Es necesario dejar el egoísmo de lado y darle paso a las nuevas generaciones, esas que viene con ideas más frescas, sin compromisos asumidos que redundan negativamente en la administración de cualquier Estado.

Que a nadie le quepa la menor duda que en la  decisión del intendente priman muchos intereses en juego y que ninguno es beneficioso para la ciudad.

Castellano actúa sin importarle la ciudad que él dice tanto querer y lo hace pensando en sus propios intereses.

Entre Luis Castellano y el formoseño Gildo Insfran no hay diferencias, los dos hacen abusos de las instituciones, y hablar de Insfran es decir lo más rancio y decadente de la política Argentina.

Ojalá en Castellano prime la cordura y entienda que su actitud es de un menosprecio supino hacia sus mismos compañeros de militancia, es como decirles “ninguno de ustedes sirve, yo soy el mejor, sin mi no hay futuro”. Ojalá entienda qué hay ciclos que se cumplen y que es mejor darse cuenta a tiempo y no que la realidad se lo diga de la manera más cruel.

Castellano actúa como Insfran, o quizá en el fondo sea igual que el tirano gobernador de Formosa.

Te puede interesar