El Presidente condenó los incendios en el Delta del Paraná y dispuso la intervención de las Fuerzas Armadas para combatirlos

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
ZIVQZX2SEJAQFMGVMPKS4FPYVA

El presidente Alberto Fernández se refirió este sábado a los incendios que afectan las islas del Delta del río Paraná y que ayer provocaron la llegada de una densa nube de humo a la región del AMBA, afectando la respiración y la visibilidad en barrios porteños. Ante este escenario, el mandatario aseguró que el Gobierno nacional no va a “permanecer pasivo ante acciones descalificables que generan desastres ecológicos”.

En esa línea, también subrayó que se dispuso “la actuación inmediata de las Fuerzas Armadas” para frenar el fuego y que, a su vez, se activó “el Comando Conjunto de Zona de Emergencia de Santa Fe, Entre Ríos y norte de Buenos Aires”, con el fin de brindar asistencia y colaboración.

“No podemos tolerar que continúe habiendo incendios en el Delta que afectan al ambiente y a la salud de millones de argentinos y argentinas”, expresó el jefe de Estado a través de una serie de mensajes en sus redes sociales. Acompañó sus palabras junto a algunas fotografías de la catástrofe y los operativos en el lugar.

Y detalló: “La Secretaría de Coordinación Militar en Emergencias y un equipo de asesores militares ya se encuentran en el lugar evaluando la situación y organizando las tareas de apoyo. Se desplegaron tres helicópteros Buey II, 1600 brigadistas, unidades de apoyo naval fluvial de la Armada, Batallón de Ingenieros Anfibio 121, Batallón de Ingenieros 1, Batallón de Ingenieros 2 de Concepción del Uruguay, Compañía de Ingenieros y Agrupación de Ingenieros 601″.

Además, Fernández destacó que el Ministerio de Ambiente de la Nación ya ha realizado “las denuncias correspondientes y está colaborando con la Justicia para determinar responsabilidades”.

En tanto, desde la cartera que conduce Juan Cabandié destacaron que a los recursos operativos que ya trabajaban en las zonas de focos ígneos se sumaron recientemente dos helicópteros —uno con con helibalde y otro para traslado de personal—, un avión hidrante y 11 brigadistas de la Policía Federal Argentina.

En total, son 13 los medios aéreos desplegados por Nación: los tres anteriormente mencionados se agregaron a tres aviones hidrantes, tres helicópteros con helibalde y un avión observador del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), dos helicópteros para traslado de personal pertenecientes al Ministerio de Defensa, un helicóptero de la provincia de Buenos Aires y una embarcación de Parques Nacionales.

Las autoridades puntualizaron que en los parques nacionales Islas de Santa Fe (ubicado en el departamento santafesino de San Jerónimo) y Ciervo de los Pantanos (en el noroeste de Buenos Aires) operan un helicóptero con helibalde perteneciente al SNMF junto a brigadistas y personal de la Administración de Parques Nacionales (APN).

El panorama en todo el país

En su reporte de este sábado, el SNMF precisó que hasta el momento hay focos activos de incendios en cuatro provincias: Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y San Luis.

En territorio bonaerense las llamas persisten en las localidades de Zárate (Atucha); Baradero (Gaucho, Gaucho viejo, Baradero), Talabera Irigoyen y Casita Nueva, San Fernando, Otamendi y Ciervo de los Pantanos (Campana).

También todavía se registra fuego en Continente y Bautismo, pero en estos casos los siniestros se encuentran “contenidos”, es decir, el foco “mantiene su actividad pero por los trabajos realizados se detuvo el avance del fuego/frente”.

Por otra parte, el organismo nacional precisó que en suelo entrerriano se mantienen activos los focos que afectan a Charly 2, Falso Alsina, El Cuadro, Ybicuy, Falso Alsina, Islas, Dormilon y Savio (en Gualeguay) y Laguna chata, Barrancoso, Negro y Vuelta del Caracol (en Victoria).

Lo mismo sucede en Chacabuco (El Ceibo), provincia de San Luis, y en las localidades santafesina de La Boca y Las Colonias (San Carlos).

Por el contrario, el informe calificó como “extinguidas” las llamas que se registraron en Jujuy, Córdoba, Tucumán, Chaco y las localidades catamarqueñas de Santa María (SM1 y SM2) y El Alto (Es Nuestro).

Mediante el monitoreo satelital en el Delta del Río Paraná que realiza la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) desde la Unidad de Emergencias y Alertas Tempranas, se determinó que el fuego ya afectó al menos 95.000 hectáreas en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe.

La CONAE presentó en las últimas horas mapas de calidad de aire sobre la zona afectada por los incendios tomadas desde Rosario hasta la Ciudad de Buenos Aires. A partir de los datos obtenidos, se informó también que persiste la presencia de contaminantes atmosféricos, que impactan sobre la salud humana y el calentamiento global.

Ayer, Cabandié recorrió y sobrevoló ayer la zona afectada. Luego remarcó “el aumento de la temperatura global que aumentó en comparación con 10,15, 20, o 30 años atrás”, y agregó: “No hay que descartar otro factores que inciden como la sequía y la bajante de la cuenca hídrica del Paraná que tiene tres años consecutivos”.

A su vez, el ministro evaluó: “Tenemos que irnos al año 94, cuando Argentina toma el modelo sojero y empieza a capitalizar cada vez más el monocultivo y en las provincias de Entre Ríos, Buenos Aires y Santa Fe, cuando la soja expulsó al ganado del continente a las islas del Delta del Paraná”. “Estamos hablando de dos millones de hectáreas, principalmente de Entre Ríos”, resaltó.

En ese sentido, acotó: “Lo que sucede es que la avaricia del sector productivo, que en vez de esperar que se renueven naturalmente las pasturas o conformarse con la superficie de pastoreo para el ganado, queman pajonales, pasturas para renovarlas antes de las lluvias de primavera y esto es lo que estamos viviendo hoy”.

“Esta es la razón principal, hay algo vinculado también a proyectos inmobiliarios, quemar para preparar la tierra, un cambio de suelo con futuro de proyectos inmobiliarios, pero el 90 por ciento es quema de pajonales para extender la superficie de pastura del ganado”, subrayó el ministro.

Y finalizó: “Acá hay culpables, hay 100 o menos delincuentes que están perjudicando a 5 millones de personas. Entonces, si queremos analizar esta problemática desde la perspectiva ambiental, háganlo, pero esto es un tema productivo, tiene consecuencias ambientales pero las razones de porqué tenemos estos fuegos, es un tema productivo”.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar