A 30 días del final de su mandato, no hay certezas sobre el futuro de Miguel Pesce en el Banco Central

ECONOMÍA 25 de agosto de 2022 Por Fernando Meaños*
4JXGRFYURJZ3GPN6CH753S42UI

En un mes finaliza el mandato de Miguel Pesce al frente del Banco Central y según fuentes oficiales consultadas por Infobae no hay certezas acerca de su continuidad en el cargo. Si bien recibió el apoyo del Presidente Alberto Fernández durante el último recambio de gabinete, y logró esquivar la ola que dejó en el camino a otros funcionarios cercanos al primer mandatario, los cambios en el BCRA tendrán mayor profundidad. El próximo 23 de septiembre también tendrán que dejar su cargo otros 5 integrantes del Directorio.

La renovación ministerial que puso a Sergio Massa al frente del equipo económico trajo impactos en el Banco Central. Massa dejó en claro que su delegado en el BCRA es Lisandro Cleri, a quien propuso como vicepresidente el 1° de agosto pasado en su cuenta de Twitter. Massa también quiere que Cleri maneje el área de Operaciones del Central, una tarea que por usos y costumbres en el Central suele desarrollar únicamente el Presidente. Mientras eso se respete, no tendría mayores objeciones en que se renueve el mandato de Pesce.

Aún sin decreto formal de designación, en los hechos Cleri ya entró en funciones. Habla a diario con Pesce y otros directores y talla fuerte en la mesa de operaciones donde cada día se toman decisiones de extrema sensibilidad, como la intervención cambiaria y el manejo de los cuantiosos pasivos monetarios del Banco.

Experto en el arte de sostenerse en el cargo, para aspirar a ser reconfirmado Pesce tiene a su favor su indudable vínculo personal con Alberto Fernández. Y atado a eso, la distribución de espacios del Gobierno. Hay quienes creen que tras haberse producido la salida del Gobierno de Martín Guzmán y Matías Kulfas, un eventual alejamiento de Pesce dejaría al Presidente sin ningún funcionario económico de relevancia de su cercanía.

Quienes apuestan a que Pesce logrará ser reconfirmado después del 23 de septiembre, destacan que en plena ola de renuncias y cambios, el vicejefe de Gabinete Juan Manuel Olmos, de habitual perfil bajo, salió a hacer declaraciones públicas para transmitir el apoyo presidencial a Pesce. “Eso no está en duda”, afirmó Olmos sobre la continuidad del titular del Central, una palabra que puede tomarse como la del propio Presidente.

El Directorio del Banco Central tiene 10 integrantes cuyos mandatos duran 6 años y se renuevan por mitades. Y la crisis ministerial encontró al cuerpo con todas las vacantes cubiertas. La renuncia de uno de sus directores, Arnaldo Bocco, abrió un lugar para el ingreso de Cleri. Pero su designación se demora ya que si reemplazara a Bocco lo haría como director y no como vicepresidente. La vicepresidencia del BCRA está a cargo de Sergio Woyecheszen, uno de los directores que finaliza su gestión el próximo 23 de septiembre y que no parece tener intenciones de dejar ese lugar.

La vacante que generó Bocco, además, tiene otro aspirante: Eduardo Hecker, quien dejó la presidencia del Banco Nación dejó esa posición de una manera particular. Le pidieron la renuncia porque necesitaban darle un cargo a Silvina Batakis ya que luego del abrupto final de su brevísima gestión en el ministerio de Economía no podía quedarse sin nada. Luego, le prometieron a Hecker un lugar en el directorio del Banco Central, casi por el mismo motivo que a Batakis le dieron la presidencia del Nación.

Además de Pesce y Woyecheszen, hay otros cuatro integrantes del directorio a quienes les queda solo un mes de mandato: Zenón Biasgosch, cercano a Roberto Lavagna y experto en temas de lavado de dinero, Claudia Berger, Betina Stein y Claudio Golonbek. Este último, cercano a Pesce, ocupa la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias, el organismo del BCRA que supervisa a los bancos. Al mismo tiempo, hay otros 4 integrantes con mandato asegurado hasta el 23 de septiembre de 2025: el vicepresidente segundo Jorge Carrera, de larga trayectoria como funcionario de línea en el BCRA, el massista Pablo Carreras Meyer (reemplazante de Diego Bastourre, también ex funcionario de línea) y Agustín D’Attellis (reemplazante de Guillermo Hang). Ambos reemplazados eran cercanos al ex ministro Martín Guzmán.

El kirchnerismo puro no está ausente en el reparto de los espacios de decisión. El santacruceño Waldo Farías, ex ministro de Economía de su provincia y ex director de la entidad, ocupa la Sindicatura y oficia de delegado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el BCRA.

Más allá de la resolución que tome el gobierno dentro de un mes en cuanto a Pesce y los 5 directores, hay otro lugar relevante por definir que es el representante del ministerio de Economía ante el Banco Central, quien participa de las reuniones de Directorio con voz pero sin voto. Esa función viene siendo cubierta por el secretario de Finanzas, Eduardo Setti, aunque se especula que podría recaer en Gabriel Rubinstein cuando comience a ejercer como viceministro. De hecho, Rubinstein ocupó ese rol durante la gestión de Roberto Lavagna en el ministerio de Economía.

El mandato de Pesce que finaliza el próximo 23 de septiembre fue el que había iniciado seis años atrás Federico Sturzenegger, quien llegó a la presidencia del Central en diciembre de 2015, con el inicio del gobierno de Mauricio Macri. El decreto que lo habilitó para ejercer el cargo solamente duró algunos meses, ya que completó el mandato de 6 años iniciado por Marcó del Pont en 2010 y que también habían ejercido Juan Carlos Fábrega y Alejandro Vanoli. Por ese motivo, el 23 de septiembre de 2016, a solo 8 meses de haber asumido, hizo falta un segundo decreto del Poder Ejecutivo para que Sturzenegger pueda continuar en funciones. Ese mismo decreto es el que ahora necesita Pesce para no dejar el cargo. Algo similar había ocurrido en febrero de 2010: Mercedes Marcó del Pont asumió la presidencia del BCRA pero solo hasta el 23 de septiembre de ese año, para completar el mandato que había iniciado Martín Redrado el mismo día de 2004. En septiembre de ese año, un nuevo decreto de Cristina Fernández de Kirchner le permitió seguir en el cargo hasta su renuncia a fines de 2013.

Si bien los decretos de designación de los otros 5 directores tienen el 23 de septiembre próximo como fecha de finalización, el único decreto de designación que no dispone expresamente una fecha de finalización es el de Pesce, algo que generó algunas dudas. No obstante esa picardía a la hora de la redacción de los decretos, lo cierto dentro de 30 días la continuidad del presidente del Banco Central y de la mitad del directorio deberá ser refrendada por Alberto Fernández.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar