El reordenamiento del PJ detrás de Cristina Kirchner expuso las grietas de la oposición en el Congreso

POLÍTICA 29 de agosto de 2022 Por David Cayón*
YG564TILXRC3LDFWEPHLSEBFIY

Las coaliciones se mueven en espejo: cuando una está bien, la otra se esfuerza por mostrar unidad y, cuando una se endurece, la otra hace exactamente lo mismo. Algo así se pudo ver en los últimas días en los posicionamientos públicos del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio.

Luego de la presentación de Cristina Kirchner en su canal de YouTube, el Frente de Todos, en particular, y el peronismo, en general, no dudó. Lo que parecía un mosaico de diferentes colores se transformó en un único color y quedó establecido de esa manera. Si tocan a Cristina Kirchner, tocan a todos.

Del otro lado de la grieta se buscó una reacción similar pero, a diferencia de lo que mostró el peronismo, los sectores de Juntos por el Cambio mostraron divergencias que salieron a la luz en lo que hoy es la caja de resonancia de todas las discusiones de las coaliciones: el Congreso.

Desde Juntos por el Cambio hubo una primera reacción respecto del alegato del fiscal Diego Luciani, que lleva la causa de Vialidad en donde entre los imputados está la Vicepresidenta. Comunicado mediante, salieron a responder que las pruebas eran “contundentes” y que no había dudas al respecto. Pasado el primer acto reflejo, apareció un discurso moderado en donde lo importante es que la justicia actúe. Pero la presentación de Cristina Kirchner, las movilizaciones y las palabras del presidente Alberto Fernández respecto del fiscal Nisman, volvieron a cambiar el escenario.

“Cuando aparecen los más radicales de ellos, los nuestros se radicalizan más”, explicó una fuente de Juntos por el Cambio que conoce bastante bien el proceso interno. “Si aparece La Cámpora, aparecen los halcones. Pareciera que se busca contrastar irracionalidad con irracionalidad”, agregó.

Parte de esto se pudo ver en el pedido de juicio político que Juntos por el Cambio presentó el pasado jueves en la Cámara de Diputados y que llevaba la firma de 114 de los 115 diputados que conforman el interbloque. El único que no firmó fue Facundo Manes y su explicación fue el reflejo de la interna que se vive dentro del bloque.

“Lo que dijo el Presidente es bochornoso, repudiable, yo lo rechazo totalmente. Es gravísimo, pero los países fracasan por las instituciones y el pedido de juicio político es una medida extrema”, argumentó el neuro especialista en diálogo con “De acá en más” en Urbana Play. “No firmé, pero no era el único que no quería hacerlo, varios me llamaron para decirme que estaban en desacuerdo”, agregó.

Para el diputado radical los dichos “desagradables” del Presidente no ameritan un juicio político. Y le apuntó a quienes lo incentivaron. “Lo hicieron sabiendo que no están los votos, los presentaron a la tarde para salir en todos los noticieros”, agregó.

Diferentes fuentes del interbloque de JxC reconocieron a Infobae que no estaban de acuerdo con el pedido y que el mismo había salido de los sectores duros de la coalición. “Los halcones ven las movilizaciones, La Cámpora en la calle y toman vuelo, se radicalizan”, explicó uno de ellos.

Tanto es así que la titular del PRO, Patricia Bullrich, casi en simultáneo, salía en otra emisora señalando que Manes se equivocaba. “Hubo prácticamente unanimidad para firmarlo y tener una posición institucional”, sostuvo en diálogo con radio La Red y agregó respecto de la decisión de Manes que “lo pone a él en un lugar de tomar distancia de su coalición y su partido”.

La palabra clave en los dichos de Bullrich fue “casi” porque en realidad no hubo unanimidad. Hubo divergencias por lo menos en dos de los tres bloques dominantes de Juntos por el Cambio en Diputados.

“No hubo una posición unánime, se optó por avanzar todos juntos, pero la verdad es que para una parte de los diputados fue una puesta en escena innecesaria. Para un tema como este hace falta tener una discusión seria, no corriendo atrás de los hechos”, explicó un tercer diputado.

Pero no solo eso, sino que rápidamente desde otros sectores de la Cámara de Diputados también salieron a marcarle la cancha a los duros de Juntos por el Cambio. El primero de ellos fue el peronista Alejandro “topo” Rodríguez, presidente del interbloque Federal, quien dijo que “la asimilación entre los fiscales Nisman y Luciani, en palabras del Presidente de la Nación, adquiere una gravedad relevante”.

Sin embargo, respecto al pedido de juicio político al jefe de Estado, Rodríguez dijo que Facundo Manes “tiene razón cuando sostiene que no se pueden realizar pedidos de juicio político de forma prematura, por la gravedad institucional que esto implica”.

La opinión del peronista bonaerense miembro del interbloque Federal no es menor teniendo en cuenta que es quien, por si quedaba alguna duda, hecha por tierra cualquier intención de juicio político, ya que la comisión que lleva el tema está conformada por 16 diputados del FdT, 14 de JxC y uno por la tercera fuerza que es el propio Rodríguez.

“Creo que no es sólo una idea de Manes, aunque es el único que lo ha dicho de frente, con coraje. Tras bambalinas ya se sabe, y se dice, que esto del pedido de juicio político terminará siendo funcional a la estrategia de Cristina y del kirchnerismo duro, que quieren construir la idea de que acá hay una persecución al peronismo. Y eso no es así. Acá lo que existe es un proceso judicial en marcha. Que no se cuelguen ahora del peronismo para distraer la atención”.

En el Senado las diferencias por el pedido de juicio político se trataron con la mayor de las discreciones. “Como tiene que empezar en Diputados nos dio ventaja para no tener que salir rápidamente a emitir una opinión”, explicó un senador de JxC.

El único que habló públicamente fue el presidente del interbloque, Alfredo Cornejo, quien dijo que el juicio político “aunque pueda no prosperar, genera una señal de que no se puede estar todo el tiempo trasgrediendo el clima de convivencia que necesita un país y una sociedad”.

Pero, más allá de los dichos de Cornejo, el bloque de la oposición mantuvo el silencio. “Nadie va a hablar. En Diputados fue difícil, no hay que seguir poniendo leña al fuego”.

Mientras tanto, el PJ en sus diferentes versiones aprovecha el proceso de unidad y apura en la Cámara baja una sesión para la próxima semana en donde buscará aprobar la prórroga de impuestos y el consenso fiscal. “No venimos teniendo muchos momentos de unidad, votamos en conjunto, pero no había unidad. Esto unió a todos y vamos a avanzar”, reconoció, entusiasta, un legislador del Frente de Todos.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar