La oposición limó asperezas y ahora el objetivo único es terminar con el Kirchnerismo

POLÍTICA 30 de agosto de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
ZBG644KCVJDRDGUMTI3NNSHZEY

“Tema terminado”. La frase fue pronunciada por Patricia Bullrich, al abandonar la cumbre de dirigentes de Pro en la Costanera. La escueta respuesta apuntó al nuevo round que la presidenta de Pro protagonizó con Horacio Rodríguez Larreta a raíz del operativo porteño frente a la casa de la vicepresidenta Cristina Kirchner. El expresidente Mauricio Macri participó del almuerzo.

Al explayarse sobre la tregua, sin embargo, Bullrich buscó dejar en claro que no retrocedió un centímetro en su postura crítica sobre el operativo de Seguridad de la Ciudad. “Hemos estado deliberando a cuáles son las miradas y cómo tratar asuntos como el que se dio el fin de semana. Nosotros hemos sostenido una posición en el sentido que la sociedad tiene que ser absolutamente protegida. Mantuvimos esta posición”, dijo.

“Hemos decidido dar por cerrado este hecho y hemos decidido también que cuando el gobierno toma decisiones, previa consultas respecto al apoyo que necesita, debe mantener la posición tomada. En el caso contrario simplemente no preguntar y de esa manera hacerse cargo de las decisiones que toma. Entonces será su posición”, añadió, para no dar marcha atrás con sus críticas. “Hemos quedado en ser cautos y claros”, concluyó.

Rodríguez Larreta no habló con prensa a la salida de Happening Costanera. Acordó que la diputada María Eugenia Vidal oficiara de vocera informal de su posición. La exgobernadora, alineada con Macri en la interna del Pro pero que el sábado por la noche acompañó al jefe de gobierno porteño en la sede de Uspallata, buscó poner fin a la disputa con Bullrich. “Ella dio su opinión y es un tema terminado”, señaló, en alusión a las críticas de la exministra por la decisión de la Ciudad de desplegar efectivos y vallas en el barrio de Recoleta y luego retirarlos, el sábado, tras el enfrentamiento entre militantes kirchneristas y la Policía de la Ciudad.

“En principio creo que ya dio su opinión, para nosotros es un tema terminado. Ya discutimos todo lo que tuvimos que discutir en el ámbito de este almuerzo. Las discusiones internas del partido no son de interés público. La Argentina hoy tiene muchos problemas graves, la inflación, los recortes”, añadió la exgobernadora.

El presidente del bloque Pro en Diputados, Cristian Ritondo, también intentó dar por concluido el altercado, aunque se mostró alineado con las decisiones de Rodríguez Larreta y distante de las críticas en público que lanzó Bullrich. “El que resuelve es el jefe de gobierno de la Ciudad, que es quien tiene que gobernar junto con los ministros y su equipo. Después, cada uno puede dar su opinión. Yo trato de darla en el seno interno del Pro”, afirmó.

“La reunión fue buena se charló sobre los cruces, que todo el mundo conoce, sobre lo que está pasando en la zona de Recoleta. Pero también abordamos un montón de otros temas que tienen que ver con lo que está pasando en el país”, destacó el exministro de Seguridad de Vidal.

El presidente del bloque Pro en Diputados, Cristian Ritondo, también intentó dar por concluido el altercado, aunque se mostró alineado con las decisiones de Rodríguez Larreta y distante de las críticas en público que lanzó Bullrich. “El que resuelve es el jefe de gobierno de la Ciudad, que es quien tiene que gobernar junto con los ministros y su equipo. Después, cada uno puede dar su opinión. Yo trato de darla en el seno interno del Pro”, afirmó.

Cerca de la una, puntuales, empezaron a llegar todos los dirigentes de Pro al restaurante en Costanera. Se sumaron a Humberto Schiavoni, el primero en arribar, según se pudo constatar en el lugar.

Primero ingresó Macri, quien llegó con su primo, el ministro de Gobierno porteño Jorge Macri. A su vez, Bullrich llegó acompañada por Federico Angelini, diputado por Santa Fe y vicepresidente de Pro a nivel nacional, justo cuando también ingresaba por la puerta colmada de cámaras el bonaerense Cristian Ritondo. Minutos después, mirando para abajo y con paso rápido, ingresó Vidal. Larreta repitió la misma estrategia y no hizo declaraciones. Solo se diferenció Diego Santilli que dijo: “Las discusiones tienen que ser internas”.

Consultado sobre las diferencias que expuso Bullrich por el operativo en torno al departamento de Cristina Kirchner en Recoleta, el diputado nacional confirmó: “Eso es un tema que vamos a discutir ahora entre nosotros internamente, es lo que tenemos que hacer. En términos de valores de seguridad nosotros representamos lo mismo”.

La antesala
La presidenta de Pro mantuvo y multiplicó en los últimos días sus críticas contra la estrategia de Larreta. “Nosotros tenemos algo que nos plantean siempre y es que tenemos poca capacidad para ponernos enfrente de los problemas, solucionarlos, gobernar y no dejarnos avasallar. Cuando pasan estas cosas fuertes, existe en la sociedad la idea de que nosotros no estamos en condiciones de hacerle frente al kirchnerismo, de hacerle frente a Cristina Kirchner”, sostuvo esta mañana en Radio Mitre y agregó: “Es muy importante que nosotros mostremos fortaleza. Venimos en una situación en la que el kirchnerismo ataca a la Ciudad desde hace mucho tiempo”.

Ayer, compartió en su cuenta de Twitter una recorrida por Adrogué y dijo: “Tenemos que demostrar que somos capaces de manejar el poder y que no nos corre ni Cristina de la esquina de su casa”. Bullrich le objeta al jefe de gobierno haber puesto vallas y desplegado un operativo y luego haber negociado con el gobierno nacional para sacarlas. En los sectores más duros del partido creen que al jefe de gobierno porteño “le faltó política”. Consideran que debería haber negociado antes con el gobierno nacional. Por el contrario, una vez tomada la decisión, hubieran preferido que siguiera adelante con el operativo.

El mismo sábado, horas después de haberlo apoyado a través de un comunicado de la mesa nacional, Bullrich se diferenció y expuso públicamente su disconformidad. Después de la conferencia del jefe de gobierno porteño, a la que fue invitada pero decidió no asistir ante el cambio de estrategia y porque el informaron que el único orador sería Larreta, disparó en Twitter: “Ni un paso atrás. No podemos seguir naturalizando lo que está mal ni tampoco seguir entregándole el país a esta gente”.

Pero en el larretismo decidieron no contestar y consideraron que fue una crítica “indirecta”. El enojo llegó cuando la líder del partido dijo en TN: “Cuando vos tomás la decisión de poner la valla, la mantenés. Y no te corrés de ahí. Lo que te están poniendo en duda no es la valla, eso es simbólico. Ponen en duda tu Gobierno. El Gobierno está en el que mantiene el orden. Y vos no podes entregar ese orden” y agregó: “Yo, cuando puse vallas, no las pasaron nunca”.

Tras esas declaraciones decidieron salir a contestarle coordinadamente y la acusaron de “ser funcional al kirchnerismo” por priorizar su carrera política. En una catarata de tweets le respondieron desde funcionarios porteños como Marcelo D’Alessando, Soledad Acuña, Fernando Straface y Jorge Macri hasta legisladores o incluso el diputado Santilli.

 

“Me llaman mucho la atención las declaraciones de Bullrich sobre el accionar de la Policía. Actuaron con firmeza, profesionalismo y responsabilidad, sin dejarse amedrentar incluso por dirigentes políticos devenidos en manifestantes. La actitud resulta funcional al kirchnerismo, que pretende caos y violencia. Es momento de unirnos y dejar de lado las mezquindades políticas”, afirmó D’Alessandro, ministro de Justicia y Seguridad.

Al almuerzo, convocado por Macri antes de la crisis interna, además del jefe de gobierno porteño y la líder del partido asistieron Fernando De Andreis y Federico Pinedo.

Por Lucila Marin para La Nación

Te puede interesar