A partir de mañana la luz será imposible de pagar para muchos hogares Argentinos

ECONOMÍA 31 de agosto de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
odXKBc4-J_1300x655__1

A partir del jueves entrará en vigencia por primera vez un esquema de segmentación de tarifas para los usuarios de electricidad de acuerdo a sus niveles de ingreso. Hasta el momento, las estimaciones oficiales son que 5,9 millones de hogares perderán los subsidios (se les quitará un 20% desde septiembre) y que en esta primera etapa tendrán un aumento promedio de $850 por factura.

Del total de los 14,9 millones de hogares de todo el país que reciben el servicio de energía eléctrica, 6,5 millones quedaron agrupados en el segmento de menores ingresos (Nivel 2) y no tendrán aumentos. Mientras que 2,5 millones quedaron en el segmento de ingresos medios (Nivel 3), mantendrán el subsidio y solo pagarán una tarifa más alta en el caso de superar el tope de consumo de 400 kwh mensual.

En tanto, el resto —5,9 millones de usuarios agrupados en el Nivel 1— comenzarán a perder los subsidios en forma gradual en tres etapas: a partir de septiembre, noviembre y enero próximos. El número de hogares es mucho más alto que lo previsto inicialmente. Durante la gestión de Martín Guzmán, por ejemplo, se estimaba que solo 10% de los usuarios perderían subsidios.

¿Cuál será el aumento desde septiembre? En los próximos días los entes reguladores oficializarán los cuadros tarifarios —varía según cada provincia— y las empresas comenzarán a recibir la lista de usuarios de los Niveles 2 y 3, al resto le comenzarán a facturar con los nuevos valores. En las facturas se verán reflejados los cambios a partir de octubre.

La estimación oficial es que los cuadros podrían estar vigentes la semana del 6 al 9 de septiembre para el AMBA y no habrá subas retroactivas a esa fecha. Por ejemplo, si el cuadro entra en vigencia el 9 de septiembre y la toma de datos del medidor de un hogar se hace el 10 de septiembre, de ese bimestre se toman solo un día con la tarifa nueva. Si la toma de datos se hace el 19 de septiembre solo se facturan 10 días con el aumento. Las empresas distibuidoras hacen mediciones todos los días y el cierre de facturación de cada usuario es diferente. Por eso el impacto pleno de los nuevos percios se verá durante octubre. Hay distribuidoras que hacen cortes mensuales y otras (como Edenor y Edesur) bimestrales.

Aumentos a los comercios y consorcios

La quita de subsidios también abarcará a los comercios, pequeñas empresas y consorcios, según confirmaron desde Energía. Se trata de usuarios generales (no residenciales) que tendrán subas en promedio entre 26% y 38% desde septiembre, de acuerdo a su consumo y su categoría: generales (donde entran comercios y consorcios), pymes y grandes clientes. Por otro lado, se está trabajando con otras dependencias del Estado para excluir a clubes de barrio y colegios. En esos casos, deben aportar los datos desde el ministerio de Deportes y de Educación.

Para los consorcios no habrá subsidios y fuentes oficiales estimaron que el impacto en las expensas por gastos comunes de electricidad rondaría el 2 por ciento. Desde la secretaría estiman que estos aumentos en clientes no residenciales no tendrán un gran impacto en la inflación y confían en que con el ahorro fiscal, a la larga, pueda compensar ese aumento.

Cruces de datos y actualización del formulario

Desde el área de Energía tienen claro que de los 5,9 millones de usuarios que van a perder los subsidios hay una gran cantidad que no cumple con los requisitos de altos ingresos y que no se anotaron por otros motivos. Saldrán a buscar a esos hogares a través de un trabajo con los entes reguladores provinciales. En esta etapa los usuarios con tarifa social fueron incluidos en el Nivel 2 (de bajos ingresos) de forma automática pero se requerirá que más adelante completen también sus datos. Los listados de los entes provinciales de usuarios con tarifa social están actualizados y permitieron hacer el cruce.

Sin embargo, no se pueden incluir automáticamente a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), ya que en la base de datos de Anses no figura cuál es el numero de suministro o medidor donde recibe el servicio de energía eléctrica, que no siempre coincide con el domicilio o el titular.

En un primer corte, solo el 30% de las personas inscriptas en el formulario coincidían con los datos de los padrones de los entes reguladores provinciales (algunos distritos tenían padrones desactualizados). Luego de una trabajo de análisis más detallado se llegó al 80% de coincidencia.

Pero aun queda un 20%. La Secretaría de Energía trabajará con nuevos cruces con el SINTyS (Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social) y avanza en un convenio con la AFIP. En otra etapa, se buscará minimizar los errores de inclusión (gente que mantiene el subsidio aunque no le corresponda) o exclusión y no descartan alguna sanción para los que hayan ingresado datos que no correspondan a sus ingresos reales.

Con todo, habrá tiempo para los que quieran hacer correcciones y el objetivo al que apuntan en el área de Energía es a poder hacer relevamientos automáticos en forma mensual para monitorear las variaciones en las condiciones de los inscriptos en el formulario. Por ejemplo, el piso de ingresos a partir del cual se pierden los subsidios es de 3,5 canastas básicas del Indec que hoy ronda los $390.000. Pero ese monto varía todos los meses y los ingresos de los hogares pueden no acompañar esas mismas subas mensuales y quedar por debajo del límite.

Fuente: Infobae

Te puede interesar