Un disparate más: El PJ no logró juntar los votos para destituir a Granata

POLÍTICA 03 de septiembre de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
5ec3e5517bdb5

El intento de asesinato a la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, generó réplicas en la política santafesina. En medio de la ola de rechazos por el ataque, la diputada provincial Amalia Granata aseguró que estaba “todo armado” para que “suba en las encuestas”. El jefe de la bancada PJ, Leandro Busatto, salió con los tapones de punta y presentó una iniciativa para la “remoción” de la legisladora celeste. Más allá de la imposición del tema en la agenda, la rosarina podrá pasar el temblor y continuará en su banca.

El pedido de sesión especial y cuestión de privilegio solicitado por el bloque del PJ para “expulsar” a Granata de la Cámara baja santafesina generó un sacudón. El mensaje de la legisladora cayó bastante mal en todo el arco político que actuó o declaró a contramano de sus dichos. A pesar de eso, el justicialismo, que tiene siete bancas de 50, hizo el poroteo y se dio cuenta que le costaría llegar a los dos tercios necesarios para lograr su cometido. 

Parte de la centro izquierda expresó que acompañaría la destitución por lo que, de ese espectro, la propuesta podía sumar de dos a cuatro votos. De ahí en adelante la cuenta se tornaba compleja y poco alentadora para los intereses de los y las representantes justicialistas, que volvieron a moverse en tándem después de un tiempo considerable, algo que reconocieron en el mismo espacio. A pesar de eso, advirtieron que no iban a detener su ímpetu de cortar con “discursos de odio y antidemocráticos”.

 

Por los pasillos de la Legislatura espacios celestes que no superan los dos o tres votos dejaron trascender que estaban de acuerdo con remover a Granata, pero que si no se alcanzaban los votos necesarios no iban a exponerse. Lo mismo que algunos sectores que integran Juntos por el Cambio (JxC). El peronismo quedó casi solo en esta cruzada, aunque logró algo que hacía mucho no concretaba: imponer un tema en la agenda política de la Legislatura y los medios.

 


En el bloque del Frente Progresista, integrado en su mayoría por el socialismo y distintas ramas del radicalismo, lo dicho por la diputada celeste no cayó nada bien, aunque hubo una amalgama de diferentes reacciones ante las publicaciones. Dieron por hecho que no iban a acompañar el proyecto, aunque hay integrantes que no ven mal algún tipo de reprimenda o rectificación pública por parte de la rosarina.

 Por otra parte, el bloque del radicalismo conducido por Maximiliano Pullaro, de once integrantes, rechazó el atentado. Pero al momento de opinar sobre las declaraciones en redes sociales de Granata, si bien se desmarcó, prefirió gambetear la cuestión. Es decir, no acompañará la moción propuesta por Busatto.

El tema atravesó por completo a todos los bloques y una de las lecturas que primó en quienes rechazan duramente lo dicho por la diputada es el efecto que podría tener la expulsión. “¿Y si se torna un boomerang y vuelve el año que viene con más potencia?”, se preguntó un pasillero legislativo. “Corremos el riesgo de convertirla en una falsa mártir”, describió otro dirigente. Las ilusiones del justicialismo se esfumaron, pero en el PJ creen que marcaron un precedente y que “no todo da lo mismo”.

Fuente: Letra P. Sobre una nota del periodista Agustín VISSIO

Te puede interesar